Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles esperan 93 días para ser operados en la sanidad pública, 11 menos que en 2017

Madrid, País Vasco y La Rioja registran las demoras más cortas, mientras Canarias, Murcia y Cataluña tienen los peores registros

Intervención quirúrgica en el hospital Clínic.
Intervención quirúrgica en el hospital Clínic.

Las listas de espera en la sanidad pública española aún no se han recuperado del duro golpe sufrido con los recortes y los datos revelan que las diferencias entre comunidades se han enquistado, con unos plazos que llegan a triplicarse según donde viva el paciente. Este es el dibujo que ofrecen los datos semestrales hechos públicos ayer por el Ministerio de Sanidad, correspondientes al corte del pasado 30 de junio.

Los cifras globales de toda España muestran una espera media de 93 días entre los 584.000 pacientes que requieren ser intervenidos. Aunque estos datos son algo mejores que los registrados un año antes —con 11 días y 20.000 pacientes menos—, aún quedan lejos de las demoras de apenas dos meses previas a la crisis.

Madrid, La Rioja y el País Vasco son las tres comunidades con esperas más cortas, menos de 50 días, mientras que los habitantes de las Islas Canarias, Castilla-La Mancha y Cataluña pasan más de cuatro meses aguardando una llamada del hospital.

Los expertos consultados consideran que los datos hechos públicos “no son buenos” y que “muestran que el sistema sanitario aún no se ha recuperado de los recortes, que llegaron a superar el 10% del presupuesto sanitario”, afirma José Ramón Repullo, profesor del Instituto de Salud Carlos III. “Son datos que reflejan una realidad desigual y esperas que no son adecuadas para un sistema sanitario que responda adecuadamente a las necesidades de los pacientes”, añade Joan Carles March, de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

Esperas aún mayores para la consulta con el especialista

Si la espera para entrar en quirófano llega a ser el triple según en qué comunidad viva el paciente, el tiempo para acceder a la consulta del especialista llega a quintuplicarse. El País Vasco, con 22 días de media, es en este caso la comunidad con menores plazos, mientras Canarias, con 105, también figura a la cola entre todas las comunidades autónomas.

Las diferencias son aún mayores si se pone el foco en las especialidades. Cataluña, por ejemplo, registra las esperas más largas en ginecología, que ascienden a 119 días, la mayor demora en España entre todas las especialidades. A su lado, los ciudadanos del País Vasco y La Rioja apenas deben esperar dos semanas, y los de Baleares y Castilla-La Mancha, tres.

La disparidad es una de las notas más llamativas de la información ofrecida por Sanidad, con grupos bien definidos de comunidades con cifras muy distintas. Madrid y La Rioja (con 47 días) y el País Vasco (48) forman el de cabeza, al que solo logran acercarse comunidades como Galicia (60), Navarra (62), Asturias (63) y Castilla y León (65).

Las Islas Canarias, en el otro extremo, se mantiene como lo ha hecho durante los últimos años a la cola, con 147 días de espera, seguida de Castilla-La Mancha (137 días) y Cataluña (132). Estas tres comunidades se encuentran a mucha distancia del resto, ya que la siguiente con mayores demoras es Aragón, con 80 días.

La mayor parte de comunidades han mostrado un comportamiento muy parecido en los últimos años. Si los recortes dispararon la demora media de 61 días a más de 100, estas cifras empezaron a reducirse entre 2013 y 2016, cuando experimentaron un importante repunte. Desde entonces, han vuelto a reducirse moderadamente, aunque algunas comunidades muestran un comportamiento alejado del resto.

Andalucía, por ejemplo, es la que peor tendencia ha registrado desde 2013, cuando estaba justo por detrás de las tres comunidades de cabeza, con apenas 57 días de espera quirúrgica. En los últimos cinco años, sin embargo, mientras el grueso de comunidades reducía sus demoras, en Andalucía crecían hasta situarse en 73 el pasado junio. Un comportamiento parecido, menos marcado, lo ha registrado Madrid.

Otras comunidades han registrado la tendencia inversa, logrando reducir mucho más que la media las esperas. El caso más llamativo es el de Navarra, que ha pasado de una demora de 134 días en 2012, a menos de la mitad. Aragón, Cantabria, Baleares y Castilla-León son las otras comunidades que mayores reducciones han logrado, mientras la Comunidad Valenciana y Murcia si sitúan en un lugar intermedio: mejores datos de partida que la media, pero sin conseguir reducciones significativas durante los últimos años.

Para los expertos, las listas de espera son “un indicador sensible, que nos alerta de que algo va mal, pero también poco específico, porque hay muchísimos factores que pueden incidir en ellas”, sostiene March. Entre ellos, constata, están las “medidas específicas que pueden adoptarse para mejorar este indicador, como derivaciones a clínicas privadas, que tienen un efecto temporal y no suponen ninguna mejora estructural”. Otras dependen de los recursos económicos de cada comunidad: “Cuando la mayor parte de las comunidades recibieron las competencias sanitarias, en 2002, lo hicieron con unas dotaciones económicas que el tiempo ha demostrado que no eran ajustadas y que requieren una revisión”, añade Repullo.

También influyen las características específicas de las poblaciones atendidas. “La insularidad de Canarias, por ejemplo, es un problema añadido para el que no se ha encontrado la fórmula, mientras Madrid se beneficia de un elevado porcentaje de la población que es atendida por otras vías, ya sea por la alta presencia de funcionarios que tienen sus mutuas o la fuerte penetración de las aseguradoras privadas”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información