Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El plagio es la peor corrupción que puede haber en la universidad”

Fernández Díaz reclama más autonomía universitaria como consagra la Constitución

Hace 11 meses, Roberto Fernández Díaz (L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1954), rector de la Universidad de Lleida, fue elegido presidente de la conferencia de rectores (CRUE). Sus compañeros le encomendaron que tendiese puentes con la sociedad catalana en pleno desafío independentista, pero desde marzo se centra en los escándalos de los másteres de la Universidad Rey Juan Carlos. El 26 de septiembre, un acto en el Congreso escenificará el esfuerzo de este catedrático de Historia Moderna por impulsar una ley de universidades. Su prioridad: la autonomía universitaria.

Pregunta. ¿Con qué herramientas detectan irregularidades?

Respuesta. Somos 200.000 trabajadores. No hay ningún rector, vicerrector, gerente, decano o jefe de departamento imputado por ninguna irregularidad. Ese es nuestro distintivo. En el marco de ese comportamiento ejemplar, es humanamente inevitable que pueda surgir un comportamiento corrupto. Hablamos de un instituto de una sola universidad (en referencia al Instituto de Derecho Público de la URJC). Pido que no se haga del caso una categoría. No tenemos ningún inconveniente en demostrar nuestros controles y mejorarlos.

P. ¿Cómo pueden estar seguros los ciudadanos de la credibilidad del sistema universitario?
R. Un ejemplo. Cuando un rector va a comer con alguien, nos hemos autoimpuesto una cantidad que no se puede sobrepasar. Esa factura se detalla y, al menos, tres o cuatro instancias de la universidad sabrán con quién, cuándo y cuánto se ha gastado el rector. Me pongo a pensar cómo ser corrupto en mi universidad y no sabría cómo hacerlo sin que se enterara todo el mundo. Hay muchos controles internos. En los másteres, no se pueden imaginar la burocracia que hay, el tiempo que dejamos de emplear a otros asuntos... Pedimos que nos acrediten y nos dejen actuar y que después el Estado pida rendición de cuentas cuando lo considere pertinente.

P. En RNE ha asegurado que la Universidad no tiene autonomía porque los políticos “mandan mucho”.
R.
En la reforma de la ley de universidades pedimos más autonomía real. Está consagrada en la Constitución, pero no es tal. Somos más un vicerrector de los gobiernos, que un rector de nuestras universidades. La autonomía universitaria es muy escasa en lo económico, la contratación de personal o en los títulos. Somos uno de los países que menos autonomía universitaria tiene, según la Asociación Europea de Universidades (EUA). El 24 de 29.

P. ¿Las universidades deben asumir mayor responsabilidad?
R. Todo lo que sea evitar la burocratización redundará en beneficio de la investigación y la docencia. Tenemos que asumir más autonomía, lo que conlleva una mayor autorresponsabilidad. Queremos conseguir que los claustros tomen sus decisiones y sean consecuentes.

P. En el caso de la tesis de Pedro Sánchez consideró que la actuación de la Camilo José Cela fue “impecable”, pero hay muchos casos de plagio evidente que quedan sin castigo.
R.
No hay peor corrupción en la universidad que el plagio. Más que el tema económico o cualquier otro, el plagio intelectual es la peor corrupción que puede haber en la universidad, porque quiebra la confianza de todo. Estamos para dar conocimiento nuevo de la realidad y que sea de calidad por el método científico. Cuando eso no se produce, no hay cosa que penalice más. Es muy difícil de probar el plagio, por eso se han montado plataformas informáticas. Los juristas de la universidad te animan a llevar un plagio a juicio, pero es muy difícil de probar. ¿Habría que cambiar puntos de la ley para evitar triquiñuelas jurídicas? Pues igual sí.

P. La mitad de las 50 universidades públicas no tienen la figura del inspector de servicios, que supervisa su legalidad.
R. Entre 2009 y 2015 hemos perdido 6.200 trabajadores. Supongo que los rectores al configurar su plantilla han decidido que por el tamaño de su universidad prescinden de ellos. Lleida no lo tiene, hay suficiente seguridad de gerencia. No creo que haya ninguna universidad que si se le dota lo rechace.

P. ¿Se crean másteres como fuente de ingresos?
R. No creo que responda a un criterio de mercantilización, sino a que alguien en una comisión de estudio de una facultad dice: “Nos iría muy bien un máster en tal cosa”... Y se ponen a trabajar gratis. Los másteres nacen para ir vinculando la universidad a las salidas laborales. De hecho, en el último ranking QS somos el país, junto con Reino Unido, que más ha mejorado en empleabilidad. El beneficio que se saca de los másteres es el chocolate del loro. Además, lo que cobra un coordinador de máster oficial es ridículo, nadie se pone a hacerlo por dinero. Igual que nadie hace de decano por dinero. Yo gano 900 euros netos al mes por ser rector, más el sueldo de catedrático.


P. La CRUE ha recibido duras críticas por no pronunciarse tras los escándalos de Pablo Casado y la exministra de Sanidad Carmen Montón. ¿No cree que deban dar explicaciones?
R. El día de la rueda de prensa del caso Cifuentes, no había terminado de leer el segundo párrafo y algunos medios ya acusaban a la CRUE de corporativismo. Fui el único que convocó una rueda de prensa a pecho descubierto, ni Cifuentes ni el rector lo hicieron. No pedí su dimisión porque no me correspondía. La crisis en Europa no es el euro, sino de la objetividad. Estamos cayendo en el darle a tu tribu lo que quiere leer. Los millones de estudiantes que han pasado por la universidad en los últimos 40 años han levantado el país. No encuentro otro periodo de la historia de España en el que se haya progresado con tanta celeridad. ¡Algo habrá tenido que ver la Universidad!

“Los líderes políticos nos han dicho sí a una nueva ley”

“Me he entrevistado con todos los líderes políticos —menos uno, que envió a su segundo por problemas de agenda— y me han dicho sí a una nueva ley de universidades”, se felicita Roberto Fernández Díaz. El presidente de los rectores ha convocado el próximo 26 de septiembre a los sindicatos, las asociaciones de alumnos y a los diputados de todo el arco parlamentario a un acto en el Congreso de los Diputados en el que se leerá un comunicado con las principales propuestas para la reforma de la ley de universidades al ministro del ramo Pedro Duque. El acto lo presidirá Ana Pastor.
“Ahora que España ha conseguido estar en un plano internacional notable, sensato para los recursos que se nos han dado, no puede quedarse parada. Tiene que ver qué cosas tiene que hacer para estar mucho mejor. Yo lo que quiero es un sistema potente: A Harvard y Oxford no va todo el mundo. Lo que quiero es que el señor de Vigo vaya a Derecho y sea tan bueno como el de la Pompeu. Mirar lo que hacen los demás y lo que hay que reformar. Aquí, autocomplacencia, ni mijita, porque el resto de países pedalean y no son tontos”.
“En lugar de cosas parciales aprobadas por Gobiernos distintos o impulsos de grupos parlamentarios distintos, hagamos una única ley. Reformable, porque todas las leyes actúan por ensayo y error”, propone el rector.

Más información