Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas quiere analizar carne de vacuno en toda la UE

Unas 2.500 muestras serán sometidas a análisis de ADN

El escándalo de la carne de caballo vendida como si fuera ternera coloca a Europa en una difícil tesitura. Por una parte, las autoridades comunitarias insisten en que no se trata de una crisis sanitaria, sino de un fraude en el etiquetado de alimentos comercializados en Francia, Irlanda y Reino Unido. Pero Bruselas también se ve obligada a disipar los temores que siempre despiertan los fraudes alimentarios. El camino de en medio lo enseñó ayer el comisario europeo de Salud, Tonio Borg, que recomendó a los 27 países de la UE que lleven a cabo en las próximas semanas pruebas de ADN de muestras aleatorias de carne dispuesta a venderse para mostrar si su sistema de trazabilidad es realmente fiable.

La Comisión pretende que cada uno de los 27 países de la UE —se hayan visto afectados por el escándalo o no— lleven a cabo controles en el mercado sobre productos comercializados como ternera para detectar si tienen el más mínimo rasgo de carne de caballo. La idea, lanzada por el comisario después de reunirse con los ministros del ramo de los países más afectados (Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Suecia, Rumanía y Polonia), consiste en que a lo largo del próximo mes se analicen unas 2.500 muestras de productos cárnicos de forma aleatoria.

Pero la Comisión y los ministros ayer reunidos también quieren zanjar cualquier duda sobre la seguridad de lasañas preparadas y otros productos bajo sospecha. Para ello, pide a los países que analicen 4.000 muestras para ver si en los establecimientos en los que se trabaja con carne de caballo hay restos de fenilbutazona, un antiinflamatorio que se utiliza para el dolor en las articulaciones de los caballos. Estas pruebas se tratan tan solo de una medida preventiva. Los socios deberán informar a Bruselas de los resultados de las pruebas, que serán cofinanciadas por la Comisión. Irlanda, presidente de turno de la UE, había reclamado una “respuesta colectiva” ante la crisis.

Más información