Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Este es nuestro momento, ahora somos mejores que el sida"

La segunda jornada de la Conferencia de esta enfermedad apuesta por una generación libre del virus y una mayor inversión en ciencia para hallar una vacuna

Hillary Clinton y otros participantes en la jornada del lunes.
Hillary Clinton y otros participantes en la jornada del lunes. AFP

La segunda jornada de la Conferencia Internacional del Sida 2012, que está teniendo lugar estos días en la ciudad de Washington, se centró ayer en temas de gran relevancia en la lucha contra el VIH. Entre ellos los más destacados fueron el impacto de los nuevos avances científicos en los sistemas de salud, la necesidad de una inversión económica que facilite el hallazgo de una vacuna que erradique la epidemia y la obligación de replantear las restricciones que afectan a los trabajadores sexuales y a aquellos que se inyectan droga para combatir así el estigma social y la criminalización todavía presentes en muchas naciones. Cada una de las charlas que tuvieron lugar el lunes en el Centro de Convenciones de la capital de Estados Unidos compartieron un mismo núcleo: una nueva generación libre de sida.

"Una generación libre de sida significa que ningún niño nacerá infectado, que mejoraremos la prevención y que atajaremos el contagio. Tal vez el VIH siga con nosotros, pero el sida puede que no", aseguró Hillary Clinton, secretaria de Estado de EE UU, en una conferencia introducida por la Nobel de Medicina François Barré-Sinoussi. “Esta semana conseguiremos toda la información que podamos y no vamos a malgastar ni un segundo. Mi mayor pesadilla es que no se consiga acabar con la epidemia, debemos dejarnos el alma en esta lucha. Este es nuestro momento, ahora somos mejores que el sida”, enfatizó Phil Wilson, presidente del Instituto Afroamericano de Sida, durante el mismo acto.

La secretaria de Estado anunció durante su discurso el envío de 40 millones de dólares para apoyar la implantación de la circuncisión voluntaria, medida preventiva que reduce el contagio del virus según explicó Clinton. “Si vamos a conseguir una generación sin sida tenemos que tener en cuenta a todos los sectores de la población y ayudar a los más desfavorecidos. A lo largo de los años he visto el estigma que ha habido y que sigue habiendo con el VIH, no hay que negarlo más, debemos hablar de lo que nos incomoda porque es la manera de combatirlo”, agregó.

No todo el mundo en Estados Unidos considera que se va a conseguir el fin de la epidemia del VIH. Por ejemplo, para algunos expertos, este objetivo todavía es muy lejano, "sobre todo para las personas que sobreviven vendiendo su cuerpo con fines sexuales o que se inyectan sustancias". “Su situación actual en este país está retrasando que pronto haya una generación libre de infección por este virus, ya que las leyes actuales dificultan su acceso a la prevención y al tratamiento”, según se recoge en un estudio presentado este lunes en la conferencia. Una realidad que grandes científicos como Diane Havlir, profesora de medicina en la Universidad de California, definen de alto riesgo. “Existen normas discriminatorias en este país como la de la prostitución que mantienen lejos de estos servicios sanitarios a estos grupos de población”, aseguró en conferencia de prensa Serra Sippel, presidenta del Centro de Salud e Igualdad de Género de EE UU.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Salud y “héroe nacional” según Clinton, recordó durante la jornada que ha tenido el privilegio de participar en las 19 Conferencias de Sida que han tenido lugar a lo largo de los años, y añadió varios datos a tener en cuenta en la lucha contra el VIH: “En Washington tenemos una prevalencia de infecciones que es igual a la de otros países en desarrollo. Estamos implantando un programa agresivo para la lucha contra el sida en la capital. Y la forma de terminar con esta enfermedad es gracias a las fundaciones que nos dan las herramientas –dinero– a los investigadores, para conseguir avances que luego podemos implantar en los sistemas de salud y así ayudar a la sociedad”.

“Aunque no tenemos los medios científicos –como una vacuna– para acabar con la infección del virus, sí contamos con armas como la prevención para sajar la enfermedad del sida”, añadió. El trabajo del Fondo Global o de organizaciones como la Fundación Gates es “fantástico”, dijo Fauci, “pero cada país tiene su responsabilidad". "Es necesario crear planes de actuación incisivos en relación a la infección como programas de educación infantil, usar el tratamiento como prevención y ayudar en el terreno”, añadió.

Los avances en investigación llegan en un punto de inflexión histórico, en un momento en el que los líderes mundiales discuten sobre las prioridades de inversión dentro del marco de una crisis financiera que afecta a todo el planeta. “Debemos aprovechar la oportunidad que se nos presenta y para ello debemos adaptarnos a un entorno en constante cambio y que vive una situación económica complicada”, explicó Elly Katabira, presidente de la Sociedad Internacional del Sida. “Hay que seguir invirtiendo en ciencia, este es mi mensaje para todos los hacedores políticos que van a estar presentes esta semana en esta conferencia”, agregó Havlir.

“Lo primero que debemos hacer para poder responder de forma eficaz al sida es conseguir una vacuna. Es cierto que existe un esfuerzo real de los Gobiernos y de los científicos que investigan en este campo, pero todavía estamos muy lejos. Con lo que sí contamos es con métodos como la prevención que nos pueden ayudar a controlar la enfermedad, pero hasta que no haya una vacuna no podremos decir que hemos ganado la batalla, por lo que hay que luchar con fuerza para conseguir más inversiones en ciencia y se acelere el proceso”, puntualizó Bill Gates, filántropo y fundador de Microsoft, durante la jornada.

“EE UU se ha propuesto invertir de 22 a 25 billones de dólares al año hasta 2015 para acabar con esta pandemia”, agregó el Senador de EE UU por Massachusetts John Kerry. “El desafío que se nos plantea es muy difícil, pero no nos debe preocupar donde estábamos hace cinco años; tenemos que estar preparados para lo que está por venir dentro de 10 o 20. Habrá países que afirmen que no pueden usar dinero de su presupuesto, pero yo estoy en un Gobierno y sé que es posible”, mantuvo Kerry. El senador concluyó que los medios de comunicación deben informar más sobre el VIH, que los Gobiernos deben respaldar mucho más a la ciencia y que se debe apoyar a los países que por diversas razones no pueden hacerse cargo de sus enfermos: “En EE UU es necesario que desde los miembros del Congreso hasta el ciudadano de a pie crea y sepa que el sida es una realidad que nos afecta a todos”, finalizó Kerry.

Más información