Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Yo ahora mismo no me vendría a vivir a España”

Nadezda Apostolova, mejor farmacóloga joven de Europa, denuncia la fuga de cerebros

La española recibe el premio por investigar los efectos de un antirretroviral contra el VIH

La investigadora de 34 años
La investigadora de 34 años

La investigadora Nadezda Apostolova, de 34 años, fue reconocida como la mejor farmacóloga joven de Europa, por la Federación de Sociedades Europeas de Farmacología. Apostolova ha dedicado los últimos tres años de su carrera a investigar los efectos colaterales del Efavirenz, un popular antirretroviral utilizado en el tratamiento del VIH. Según ella misma explica, su trabajo consiste en estudiar el daño que tal medicamento produce a nivel hepático y en el metabolismo de quienes lo consumen. Para eso trabaja en un grupo integrado por otros diez científicos, en el departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia. El equipo también está dedicado al análisis de antirretrovirales y está liderado por el catedrático Juan Esplugues.

La investigación, a todas luces apasiona a Apostolova. Por eso dejó su país natal, Macedonia, para buscar un mejor destino en el cual desarrollar su carrera. Llegó a España con una beca, hace diez años y ha permanecido en el país en parte también porque se casó con un español y ha obtenido la nacionalidad.

Recortar en sanidad es muy arriesgado, porque si se recorta, muere gente

Nadezda Apostolova

Apostolova enfatiza en que cuando decidió venir a España a seguir sus estudios lo hizo considerando el buen nivel de la ciencia en el país, así como también la calidad de vida que este ofrecía. Por eso hoy le preocupan los recortes que se están dando en la ciencia y la sanidad.

"Está claro que en la situación actual los recortes son necesarios, pero lo que ocurre con la sanidad y la educación es diferente. Los recortes en estos sectores producen efectos negativos. Recortar en sanidad es muy arriesgado, porque si se recorta, muere gente", asevera Apostolova.

"Para tener proyectos nuevos es necesario tener méritos y para lograr esos méritos es necesaria la investigación. Pero ya no hay presupuesto para investigadores, ni para técnicos, ni para becarios", se lamenta.

La fuga de cerebros es inevitable. Ni siquiera inevitable, es una realidad

Nadezda Apostolova

A nivel científico teme que los menores recursos destinados a la ciencia impliquen un retroceso en los avances que había conseguido el país en los últimos años en esta materia. "España en algún momento fue receptora de cerebros, de gente como yo. Y ahora mismo yo no me vendría", afirma.

"La fuga de cerebros es inevitable. Ni siquiera inevitable, es una realidad", comenta la investigadora, que no descarta tener que dejar el país una vez que concluya el contrato Juan de la Cierva con el que cuenta.

Por ahora, Apostolova seguirá dedicada a estudiar el medicamento. Sostiene que pese a que en los últimos 30 años se han hecho grandes avances en la lucha contra el VIH este sigue siendo una pandemia a nivel global. Asegura que todavía queda mucho por hacer y por eso le gratifica poder aportar, con lo que ella considera "un granito de arena".