Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
España, con menos humos

Detenido por amenazar a una enfermera que le reprochó fumar en el hospital

Es un paciente de 31 años que se puso agresivo también con la Ertzaintza en el hospital de Cruces de Barakaldo

Tras las primeras quejas, la primera denuncia y la primera insumisión, llega el primer detenido por la nueva ley antitabaco. La Ertzaintza arrestó ayer en el hospital de Cruces (Barakaldo, Vizcaya) a un hombre de 31 años que insultó y amenazó a una enfermera después de que esta le llamara la atención por fumar dentro de las instalaciones sanitarias, ha informado hoy la policía vasca. Fumar dentro de un hospital, en realidad, ya estaba prohibido por la primera ley antitabaco de 2005, la reforma lo que introduce es la prohibición de fumar también "en los espacios al aire libre o cubiertos comprendidos en sus recintos".

Los hechos ocurrieron sobre las 12.30 de ayer, cuando la policía acudió al hospital tras un aviso del servicio de seguridad del hospital que alertaba de un altercado protagonizado por un paciente. Este hombre, que se encontraba ingresado en una de las plantas del hospital, se enfrentó a una auxiliar de enfermería tras pedirle esta que dejara de fumar. Lejos de apagar el cigarrillo, la insultó y la amenazó. Al llegar la patrulla policial, el paciente adoptó una actitud agresiva con los agentes y tuvo que ser reducido y detenido. El arrestado, de origen senegalés y que no tenía antecedentes policiales, recibió el alta médica para poder ser trasladado a la comisaría. Hoy se ha presentado ante el juez.

Horas después, en ese mismo centro hospitalario, un médico fue agredido por un paciente fumador después de que le pidiera que apagara el pitillo. El paciente actuó violentamente contra el médico, según testigos,quien posteriormente presentó una denuncia en la Ertzaintza.

Cuando se cumplen tres días de su entrada en vigor, dos de ellos laborales, la ley antitabaco continúa cumpliéndose sin grandes obstáculos y la propia ministra de Sanidad, Leire Pajín, resaltó ayer que se estaba aplicando "con toda normalidad, como se esperaba", pero animó a los ciudadanos a denunciar los incumplimientos que detecten. Y, a juzgar por los primeros datos de las organizaciones de consumidores, lo han hecho en abundancia. La primera que ha hecho balance, Facua, ya había registrado a última hora de ayer más de 860 denuncias.

A esta cifra habría que añadir las que puedan tener otras organizaciones y, sobre todo, las de los propios sistemas de inspección de las comunidades, que son las encargadas de hacer cumplir la ley, o las que se hayan recibido en las comisarías. Los bares, cafeterías y restaurantes de Andalucía son los que según las quejas ciudadanas más incumplen la nueva norma. A mucha distancia le siguen Madrid y Cataluña. A las quejas del sector hostelero le siguen en número las de hospitales y estaciones de autobuses y ferrocarril. Especialmente denunciada ha sido la madrileña estación de Atocha.

En el País Vasco, el Gobierno ha registrado 35 quejas por incumplir la ley antitabaco y la ONG Facua ha recibido otras 20 reclamaciones. Las infracciones se habían quedado, hasta hoy, en lo "anecdótico".

Zapatero niega "afán prohibionista" en la nueva ley

En sus primeras declaraciones al respecto tras la entrada en vigor de la nueva ley, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha negado que la reforma obedezca a un "afán prohibicionista" y la ha atribuido a más bien a la obligación de velar por la salud de los fumadores pasivos. En una entrevista en Onda Cero, el presidente ha explicado que él fuma "muy poco" y confía en que la restricción le ayude a reducir aún más el consumo de tabaco "hasta que desaparezca" el hábito, como espera que ocurra con muchas otras personas.

Está "muy demostrado", ha argumentado, que el tabaco no perjudica sólo la salud de quien lo consume, sino también de quienes lo sufren "pasivamente", y el Gobierno tiene la obligación de velar por la salud pública también de ese colectivo. Normas similares "existen en países del entorno", ha añadido, y "no nos debería extrañar" que se apruebe también en España". De hecho, se ha mostrado convencido de que la medida cuenta con el respaldo "del 80%" de los ciudadanos.

Más información