Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Acceso permitido a fumadores. Los no fumadores, bajo su responsabilidad"

Levantan acta contra un bar de Castellón que objeta ley antitabaco.- El agredido en Cáceres insiste en que seguirán produciéndose casos como el suyo con la prohibición de fumar en bares

Inspectores de la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana han levantado hoy acta contra un bar de Castellón en el que se permite fumar desde que ayer sus dueños se declararan "objetores" de la nueva ley antitabaco porque, según dicen, sus ingresos descendieron entre el 75 y 80% los días que la aplicaron. Se trata del segundo local objetor del que se tiene noticia tras el asador de Marbella, que también ha sido denunciado. Uno de los propietarios del bar Espirit de Castellón, Fernando Tejedor, ha asegurado que su decisión de incumplir la legislación es "firme" y se debe a que tanto para él como para su socio lo prioritario es "defender el negocio y más en época de crisis".

Los inspectores han levantado un acta en la que consta que el bar, situado en la avenida de Valencia de Castellón, está incumpliendo la legislación, después de comprobar que "la gente estaba fumando" en el local, "los ceniceros tenían colillas" y en las puertas hay carteles en los que se "indica claramente que el bar es para fumadores". Al dueño del bar no le han "nombrado sanciones" ni le han explicado a cuánto ascenderá la multa, según ha dicho, pero asegura que resolverá la situación "como sea" y dejará que sus clientes fumen, como indica el letrero en las puertas del establecimiento, en el que se lee: "Acceso permitido a fumadores. Los no fumadores, bajo su responsabilidad". Tejedor ha señalado que el 2 y el 3 de enero abrieron las puertas del local cumpliendo la legislación y detectaron que "la caja bajó entre un 75 y un 80%", mientras que "la luz, los pagos y las facturas vienen igual". En realidad no, ya que la luz ha subido en enero y también el gas y el butano.

"No quedaba otra alternativa"

"No podemos sobrellevar todo esto, es un jaleo. Mi socio y yo decidimos que no quedaba otra alternativa que tirar para adelante. El bar lo hemos tenido lleno durante toda la mañana", ha explicado. El propietario ha anunciado que están dispuestos a movilizar a más hosteleros e invitarles a que imiten su actitud, para lo que crearán un blog en el que "recoger firmas y todo lo que piensa la gente de la ley", y que saldrán "por la ciudad" con el objetivo de que los vecinos les apoyen y firmen en contra de la ley. "No sabemos la respuesta que va a tener la iniciativa pero vamos a intentar que sea positiva, porque un momento de crisis como éste no es el adecuado para aplicar una ley así", ha afirmado, al tiempo que ha admitido que no fuma y que su compañero, que sí lo hace, lo suele hacer fuera del establecimiento.

Por otro lado, el dueño de un local de Montehermoso (Cáceres) que fue agredido por un cliente al que había pedido que apagase su cigarrillo ha insistido en que con la nueva normativa seguirán produciéndose casos como el suyo. Según ha señalado el agredido, Juan Francisco Valhondo, "sí" volverán a darse este tipo de sucesos porque "el problema está en que uno fuma y el otro no". Ha indicado que el que no fuma "va a recriminar" al que sí lo hace y "cuando uno toma una copa o dos o tres, incluso sin tomar, se peleará, igual que pasa con los partidos de fútbol". Valhondo tuvo que recibir más de 18 puntos en la frente el pasado domingo por un golpe con una botella o un vaso que le propinó el cliente durante la trifulca.

Valhondo ha explicado que otro cliente y él mismo solicitaron al hombre que fumaba que apagara su cigarro. Éste le hizo caso pero, 10 minutos después, el cliente que le había avisado y el que había estado fumando "iniciaron una pelea". En ese momento el propietario de la bolera salió a "defender" su local y sacó hasta la puerta al joven que anteriormente había fumado, quien volvió a entrar para buscar a su hermano, "que estaba con él". Fue entonces cuando el cliente que había fumado le propinó el golpe "con una botella o un vaso".

Entre objetores, trifulcas e inspecciones -hasta 2.000 inspectores buscan humo en los lugares prohibidos-, continúa la polémica en torno a las últimas declaraciones del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, que ayer comparó la ley con la persecución de los nazis a los judíos. Para el PSOE, padece "comprensión deficiente del sistema democrático" y por eso "le parece mal" que los ciudadanos puedan denunciar el incumplimiento de una ley.