Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las primeras denuncias por fumar

El Gobierno registra 35 quejas por incumplir la ley antitabaco y la ONG Facua recibe otras 20 reclamaciones - Las infracciones se quedan en lo "anecdótico"

El Gobierno valora satisfactoriamente el comportamiento de los ciudadanos ante la nueva ley antitabaco, aunque considera que aún es muy pronto para sacar conclusiones firmes sobre el cumplimiento de la misma en el País Vasco. Ayer fue el segundo día -el primero en una jornada laboral- desde la entrada en vigor de la normativa nacional que prohíbe fumar en los lugares cerrados y la Dirección vasca de Drogodependencias ya ha recibido 35 denuncias o quejas, en su mayoría por la presencia de fumadores que hicieron caso omiso a las advertencias de apagar sus cigarrillos. La ONG Facua-Consumidores en Acción, por su parte, tramitó 11 denuncias en Vizcaya, cinco en Álava y cuatro en Guipúzcoa, de un total de algo más de 700 presentadas en todo España.

Un cliente se encierra en el baño de un bar para fumar un cigarrillo

El Ejecutivo autonómico tiene previsto realizar antes de dos meses un balance sobre el cumplimiento de la ley antitabaco, que en sus primeras horas de aplicación está siendo "muy aceptable", según fuentes del Departamento de Empleo y Asuntos Sociales. "Hay que darle tiempo al tiempo", añaden. El estudio que va a poner en marcha pretende detectar las deficiencias, los puntos oscuros y las mejoras que se pueden introducir a futuro.

Los hosteleros coinciden con el Gobierno en que los incumplimientos responden a "situaciones puntuales" que se han quedado en lo "anecdótico". "Nosotros hemos hecho los deberes y [la reglamentación] se está cumpliendo sin problemas", apunta Quino Martínez, secretario general de los hosteleros guipuzcoanos. Un "sondeo rápido" entre sus asociados confirma que la nueva ley antitabaco se está aplicando "sin problemas".

El portavoz de los hosteleros vascos, Ángel Gago, constató que la adaptación a la nueva realidad sin humo en sus locales se está llevando a cabo "con normalidad absoluta" y sin protestas reseñables. Los establecimientos lucen ya visibles los carteles que prohíben fumar en el interior y han desaparecido los ceniceros. "Parecía que se iba a acabar el mundo y, sin embargo, todos los hemos acatado sin problemas", aseguró el camarero del bar Txalaparta, en San Sebastián.

Entre las anécdotas, el dueño del bar Tribuna Norte de la capital guipuzcoana relató que un cliente se encerró en los baños para fumar un cigarro "a escondidas, como cuando éramos jóvenes". No pudo hacer nada porque no le sorprendió cuando estaba cometiendo la infracción.

El Gobierno vasco aseguró que en estos momentos no tiene capacidad para sancionar las infracciones hasta que el Parlamento autonómico apruebe, previsiblemente en febrero, la normativa vasca. Eso sí, las denuncias y quejas que se formulen hasta entonces serán tramitadas por si incumplen la normativa. No obstante, muchas de las protestas hacen alusión a "despistes" e "incumplimientos involuntarios" por parte de fumadores, según fuentes del Ejecutivo.

La Dirección de Drogodependencias va a analizar todas las quejas que está recibiendo para comprobar de qué forma se cumple la nueva normativa. Este servicio atiende las reclamaciones y ofrece información en el número 902 471 818 y en la web www.euskadi.net/tabakoa. Hasta ayer recabó 81 solicitudes de información, principalmente de hosteleros que preguntaban por aspectos puntuales de la ley y las sanciones que contempla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 2011