Los estancos temen una caída de ventas

"Ya solo falta que nos pongan una cruz negra y una calavera en la entrada del estanco". La responsable del Estanco Vergara, en San Sebastián, se quejaba ayer de la "persecución" que sufren los fumadores y de la incidencia que esto está teniendo en su negocio.

Los estanqueros temen un descenso de sus ventas por la aplicación de la ley que impide fumar en lugares cerrados: "Es evidente que nos va a perjudicar, porque el consumo de tabaco va a ser menor en bares y restaurantes", aseguró quien regenta el Estanco Vergara. A esta preocupación se suma la incidencia que está teniendo en sus negocios el último aumento del precio del tabaco. Y también apuntan el hecho de que a comienzos de año muchos fumadores hacen propósito de dejar su hábito.

Por otro lado, los hosteleros vascos anunciaron que en mayo realizarán una encuesta a 600 empresas del sector para determinar si la ley está perjudicando económicamente a sus negocios. Gago aseguró que los empresarios han pedido que los establecimientos retiren las máquinas expendedoras de tabaco como señal de "protesta pacífica", porque "dejan poco dinero al hostelero". Los hosteleros cobran un incentivo de 0,15 céntimos por cajetilla vendida, y pagan un canon trienal de 180 euros al Comisionado del Tabaco por tenerlas. Un camarero recomendó "olvidarse de las máquinas de tabaco y cultivar la barra, porque ahí está nuestro negocio".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS