Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España destruye 7,7 hectáreas de costa al día, según Greenpeace

La construcción masiva en el litoral es "imparable", según los ecologistas, y se extiende a los últimos rincones bien conservados: Murcia, Almería, Huelva, Rías Baixas, Cantabria y Asturias

La costa española está mal y seguirá estándolo. Esta es la conclusión a la que llega Greenpeace en su estudio anual sobre el estado del litoral. En casi 20 años (1987-2005) se ha destruido el equivalente a ocho campos de fútbol diarios en la costa, denuncia la organización, a un ritmo de 7,7 hectáreas al día. La Comunidad Valenciana, Asturias y Cantabria ocupan el podio de las autonomías donde más se ha incrementado la construcción de viviendas, comercios e industria entre 1987 y 2005, según la entidad. "Hay suelo recalificado y comprometido para construir cerca 20 millones de viviendas. No parece que estemos aprendiendo ninguna lección", se ha quejado su delegada en Cataluña, Ana Rosa Martínez, durante la presentación del informe. Greenpeace pide que se respeten las zonas protegidas, que se aplique la Ley de Costas "de una manera profunda" y que se "fortalezcan los planes para luchar contra la contaminación".

El 44% de la población española, subraya la organización ecologista, vive en la costa, que apenas supone el 7% del total del territorio. El fenómeno "imparable" de la destrucción del litoral en la última década se ha extendido a los últimos rincones bien conservados: la Región de Murcia, Almería, Huelva, Rías Baixas, Cantabria y Asturias. Por comunidades, Cataluña es la que más litoral ha destrozado (39,6%). Le siguen la Comunidad Valenciana (38,05%), Andalucía (25,89%), Cantabria (23,53%) y Murcia (22,08). Estos porcentajes se basan en datos de 2005 del Observatorio de la Sostenibilidad del Suelo de España, según ha explicado Greenpeace. "Las cifras en la actualidad son seguramente mucho más altas, pero el Observatorio no las ha vuelto a publicar", ha explicado Pilar Marcos, responsable de la Campaña de Costas. La entidad baraja cifras más actualizadas (pero menos rigurosas), que apuntan a que Andalucía ha desbancado a Cataluña, con el 59% de la costa construida.

"Ha fracasado el cambio de modelo"

El informe destaca que Cantabria hace ya dos años que ha rellenado con hormigón y desecado la mitad de sus estuarios y zonas intermareales; Cataluña tiene solo el 11% de su litoral no protegido libre de edificaciones; la Comunidad Valenciana ha incrementado el 95% la construcción en el litoral desde 1987 y tiene un puerto deportivo cada 11 kilómetros; y en Euskadi la mitad de la población se concentra en la costa aunque constituye solo el 12% del territorio.

Apunta también que Galicia ha recalificado más suelo en la última década que en toda su historia; Islas Baleares es la región que más territorio ha ocupado en 10 años, el 41,4%; en Islas Canarias, la superficie urbana creció un 54% entre 1997 y 2002, y en la región de Murcia el crecimiento urbanístico se elevaba al 52,6%.

En 2009, la organización culpó a las Administraciones de amenazar el litoral con obra pública. La situación en 2010 no ha variado. "Ha fracasado el cambio de modelo. Seguimos pensando que la construcción nos sacará del agujero", ha denunciado esta mañana Martínez. "Quien ha permitido esto son las Administraciones. La central y las autonómicas", ha añadido el responsable de las campañas en contra de la contaminación de la entidad, Julio Barea.

Greenpeace ha presentado varias fotografías del antes y el después del boom inmobiliario. Algunas postales son muy ilustrativas, como la de Benidorm (Alicante). Antes, una costa de casitas bajas. Ahora, un avispero de moles de 15 pisos o más. Greenpeace propone una ristra de datos explicativos: entre 1990 y 2000 la urbanización en España aumentó un 25,4%; en 2006 se planificó la construcción de 1,5 millones de viviendas en la costa; al año siguiente los Ayuntamientos propusieron la construcción de tres millones de viviendas... Y de la subida, a la caída. En 2008, la venta de pisos en la costa descendió un 30%, según la organización. El año pasado había un millón de viviendas sin vender, casi la mitad en la costa mediterránea.