Sanidad levanta la alerta sobre el consumo de aceite de girasol

Las partidas contaminadas están controladas y fuera de circulación.- El ministro de Sanidad, comparecerá esta semana en el Congreso a petición propia

El Ministerio de Sanidad y Consumo anunció anoche que retira la recomendación que emitió el pasado viernes de evitar el consumo de aceite de girasol y que "todo el aceite de girasol que este lunes estará a la venta en los establecimientos de distribución no procede de Ucrania". La medida se produce tres días después de el mismo ministerio lanzara una alerta sanitaria tras detectarse la presencia de contaminantes en partidas importadas desde ese país europeo.

Tras el levantamiento de la recomendación queda aún por saber bajo qué marcas se comercializaron las partidas contaminadas. Sanidad ha asegurado que dará a conocer este dato este lunes, momento a partir del cual los consumidores podrán volver a utilizar el aceite de girasol con absoluta tranquilidad.

Más información

Comparecencia de Soria

El ministro Bernat Soria, ofrecerá también este lunes una rueda de prensa sobre "el proceso que ha puesto fin a la alerta alimentaria emitida el viernes" y comparecerá este semana en el Congreso a petición propia para explicar cómo ha gestionado su departamento la alerta por la comercialización del este aceite, han anunciado fuentes de este departamento.

Desde que el ministerio lanzara la recomendación sobre el consumo del aceite de girasol se han producido numerosas críticas desde diversos sectores hacia Gobierno por la decisión de lanzar una alerta sanitaria sin prohibir el consumo del aceite y sin informar que marcas eran las afectadas por la partida contaminada.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria fue la que desaconsejó a los ciudadanos el consumo tras haberse detectado contaminación por hidrocarburos en partidas llegadas de Ucrania. Al contrario que la Comisión Europea (CE), que confirmó la existencia del aceite en Francia, Italia, Holanda, Reino Unido y España, explicó que, según los análisis efectuados, el riesgo ante su consumo se situaba en el nivel más bajo de la escala europea, pues no pone en peligro la salud humana.

La compañía francesa Saipol fue la que importó por el sureño puerto francés de Sète una partida de 2.600 toneladas de aceite de girasol contaminado procedente de Ucrania, de las que envió a España 125, según fuentes oficiales francesas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción