Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprovecha las protestas en Cataluña para intentar desbloquear los Presupuestos

La vicepresidenta insiste en que la aprobación de las cuentas públicas de 2019 sería beneficiosa para la Generalitat

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, en un acto con la Federación Española de Municipios y Provincias.

Las protestas contra los recortes aplicados por la Generalitat en Cataluña desde 2011 han abierto un escenario que el Gobierno quiere aprovechar para que ERC y PDeCAT apoyen los Presupuestos de 2019. Los partidos independentistas votaron a favor de la moción de censura contra Mariano Rajoy pero se niegan a hacer lo mismo con las cuentas públicas del año que viene. El argumento en el que se escudan es la situación de los impulsores del procés en prisión. Las dificultades de la Generalitat, que afronta la cuarta jornada de protestas laborales y sociales, han llevado a la vicepresidenta Carmen Calvo a invitar a estos partidos a que den su apoyo a los Presupuestos. El aumento de la presión sobre el Govern para aprobar los presupuestos catalanes reactiva el triple acuerdo que propone Ada Colau. La alcaldesa de Barcelona y líder de los comunes plantea un pacto global que permita la aprobación de los Presupuestos del Ayuntamiento, la Generalitat y el Gobierno.

La número dos del Ejecutivo de Pedro Sánchez ha recordado este jueves que la responsabilidad del Govern de Quim Torra, integrado por Esquerra y la antigua Convergència, es "gestionar Cataluña porque para eso gobiernan y los eligieron". "A los ciudadanos siempre hay que escucharlos y a los problemas darles respuesta y el Gobierno español está en esa disposición. Por eso estamos haciendo unos Presupuestos Generales que serán buenos para Cataluña", ha añadido Calvo antes de la entrega de premios por la lucha contra la violencia de género en la sede de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Pablo Iglesias también ha aprovechado para presionar al Govern. "Los trabajadores de la Generalitat van hoy a la huelga, sumándose a las movilizaciones de sanidad pública, bomberos y universidad. Años de austeridad pesan como una losa sobre Catalunya, que necesita que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado", se ha pronunciado el líder de Podemos horas antes de que el vicepresidente económico de la Generalitat, el republicano Pere Aragonès, se sentara esta tarde con Catalunya en Comú para intentar sacar adelante unas nuevas cuentas y no tenerlas que prorrogar por segundo ejercicio consecutivo. En caso de aprobarse los Presupuestos Cataluña recibiría 1.500 millones de euros, cifra por debajo de los 1.700 millones que los comunes piden de inversión social. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, principal negociadora de los Presupuestos, ha desplegado una campaña de última hora para intentar convencer en especial a ERC de que cambie de idea y apoye las cuentas. El vicepresidente de la Generalitat es consciente de lo que podrían ayudar las cuentas pactadas por PSOE y Podemos, mucho más expansivas, al propio Gobierno catalán y a los servicios sociales y las inversiones en Cataluña. En plena batalla con los médicos y otros funcionarios, el Gobierno aún confía en que ERC reflexione y se imponga el pragmatismo de su líder, Oriol Junqueras. Si entraran en los Presupuestos, se abrirían muchas puertas, incluso el posible apoyo de los Comunes a las cuentas catalanas, coinciden varios dirigentes del Gobierno, de los independentistas y de Podemos consultadas.

El resultado de las elecciones andaluzas del domingo también puede jugar como una presión más para los independentistas, que verán el ascenso de Ciudadanos que tanto temen. Pedro Sánchez, que acude a la cumbre del G20 en Buenos Aires (Argentina), pondrá a partir del lunes a todo su equipo a intentar sacar los Presupuestos. Si no se logra convencer a ERC, el presidente decidirá finalmente no presentarlos y empezará a partir de enero a aprobar decretos con medidas positivas de gasto público que será muy difícil de rechazar para los grupos que apoyaron la moción de censura e incluso para otros como Ciudadanos. Sánchez quiere aún vivir muchas cumbres antes de verse forzado a convocar elecciones, algo que sin Presupuestos le resultaría muy difícil no hacer al Gobierno.

Entretanto, el próximo 12 de diciembre están convocados a la huelga los 160.000 funcionarios de la Generalitat y trabajadores de empresas públicas. Los funcionarios catalanes son los únicos que no han recuperado las pagas extras de 2013 y 2014. Dos tercios de los médicos de atención primaria están en huelga desde el lunes -el sector denuncia que ha perdido el 30% de su poder adquisitivo desde 2011- y las matrículas universitarias figuran entre las más elevadas.

"Llevamos mucho tiempo diciendo algo que creo que hoy cobra mucho sentido. Hemos de ser leales, pero también trabajar por los problemas de Cataluña. Nosotros estamos en esa disposición porque es lo que importa en la política y lo que importa para cualquier gobierno", ha incidido la vicepresidenta. El Gobierno cree que los problemas de la Generalitat, que responsabiliza al Ejecutivo de la falta de financiación para cubrir sus gastos, podrían hacer cambiar la posición de ERC y PDeCAT. Lo contrario sería dar por rota la mayoría que hizo posible el cambio de Gobierno hace seis meses, como ya dio por hecho el líder de Podemos el pasado viernes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >