Una exposición contra el abandono del Sahel: “El silencio y el olvido matan”

La muestra ‘Las Tres Fronteras’, de Juan Luis Rod y José Naranjo, se sumerge en la guerra donde convergen los límites de Malí, Burkina Faso y Níger. Es una de las más duras, complejas e invisibilizadas del continente africano

El campo de refugiados de Goudébou, cerca de Dori, en el norte de Burkina Faso, acoge a unos 8.500 refugiados malienses que huyeron de su país a partir de 2012.
El campo de refugiados de Goudébou, cerca de Dori, en el norte de Burkina Faso, acoge a unos 8.500 refugiados malienses que huyeron de su país a partir de 2012.Juan Luis Rod

El conflicto del Sahel occidental es uno de los más duros y complejos de África. Ha provocado, en los últimos diez años, unos 25.000 muertos y un éxodo de más de tres millones de personas que han huido de sus hogares. Entre 2019 y 2021, el fotógrafo Juan Luis Rod y el periodista José Naranjo viajaron al centro de Malí, el norte de Burkina Faso y el oeste de Níger para contarlo de primera mano. Ahora, exhiben su trabajo en una exposición, de 65 fotografías y cuatro textos explicativos, que sumerge al visitante en las causas y consecuencias de una guerra que está lejos de haber acabado. “La filosofía de la muestra es que el silencio y el olvido matan”, declara Naranjo, que lamenta la poca atención, tanto mediática como social, que ha recibido este conflicto. “Si no hablamos de él, es como si no existiera”, sentencia.

Aquí, una muestra de la exposición:

“Pregúntale a cualquiera dónde está el Sahel. Nadie lo sabe”, protesta Naranjo. El Sahel —que hace referencia a las áreas africanas a orillas del desierto del Sáhara— es una región de extrema pobreza y vulnerabilidad que sufre con severidad el impacto del cambio climático. En este difícil contexto, distintos grupos yihadistas han logrado echar raíces, sobre todo en las zonas rurales, y plantar cara a Estados que no han sido capaces de frenar su avance. La insurgencia comenzó en enero de 2012 en el norte de Malí, pero hoy se extiende por dos terceras partes de este país, ha entrado de lleno en Burkina Faso y en el oeste de Níger y amenaza con alcanzar a Togo, Benín y Costa de Marfil, donde ya se han producido los primeros incidentes graves. “En la zona de las tres fronteras, hay una violencia que yo no he visto nunca”, asegura el periodista, que reside en Senegal desde 2011 y ha cubierto la guerra de Malí, las epidemias de ébola en Guinea, Sierra Leona, Liberia y Congo, el terrorismo en el Sahel y las rutas migratorias africanas.

Vista general de una parte de la exposición 'Las Tres Fronteras' que se puede ver en la sede de Casa África en Las Palmas de Gran Canaria hasta el 16 de septiembre.
Vista general de una parte de la exposición 'Las Tres Fronteras' que se puede ver en la sede de Casa África en Las Palmas de Gran Canaria hasta el 16 de septiembre.Joan Tusell (Casa África)
Pregúntale a cualquiera dónde está el Sahel. Nadie lo sabe
José Naranjo, periodista

Sobre las causas de esta violencia, Naranjo explica: “El problema es la falta de justicia. El Estado es prácticamente inexistente. Se ha roto el contrato social, no se proveen servicios básicos. La pobreza es extrema. Y hay grupos armados que se aprovechan de ese contexto para llevar a cabo todo tipo de violencias en su beneficio. El principal problema, en realidad, es la falta de horizontes para un montón de gente en el Sahel. La falta de respuestas, de soluciones”. Para él, sin embargo, la violencia no es consustancial de África. “De hecho, las guerras más sangrientas de la historia han ocurrido en Europa, y en África hay lugares con paz y justicia. El conflicto, en todo caso, es algo inherente al ser humano”, justifica. En su opinión, esta perspectiva deriva de una falta de interés general por entender las contiendas del continente africano, que precisan de “tiempo y esfuerzo”.

Así, la exposición Las Tres Fronteras, que se exhibe en la sede de Casa África, en Las Palmas de Gran Canaria, pretende mostrar el impacto de una guerra olvidada. Lo hace a través de las vidas de los desplazados y refugiados en las localidades burkinesas de Dori y Barsalogho, de las escuelas improvisadas para los niños que huyeron de sus casas y la desaparición del turismo en las ciudades malienses de Sevaré y Mopti, de los estigmatizados pastores de la etnia peul o de los esfuerzos por recuperar la confianza de las comunidades en los pueblos nigerinos de Abala, Takasasam o Inizdan, en la región de Tillabéri.

Vista de otra de las composiciones de las imágenes que conforman la exposición 'Las Tres Fronteras'.
Vista de otra de las composiciones de las imágenes que conforman la exposición 'Las Tres Fronteras'.Joan Tusell (Casa África)

Sobre las fotografías, el fotoperiodista Juan Luis Rod señala: “En Burkina Faso, nos centramos en los refugiados y los desplazados internos, en personas que huyen de la violencia una y otra vez. En Malí, en la educación, pues ya hay más de 1.400 escuelas cerradas. Allí, el conflicto no solo está matando, sino que está hipotecando a toda una generación. En Níger, nos focalizamos en la seguridad, en los militares y las fuerzas de defensa. Tienen una iniciativa muy interesante, las caravanas de la paz, que intentan convencer a las familias de que sus hijos no se metan en los grupos yihadistas. También tienen programas para yihadistas arrepentidos”.

En Malí, el conflicto no solo está matando, sino que está hipotecando a toda una generación
Juan Luis Rod, fotógrafo

Después de tres años cubriendo la guerra del Sahel, Rod reconoce que sigue sin comprenderla del todo. Para él es “extremadamente compleja”. “No sé con seguridad por qué nace, ni por qué sigue. Hay tantos agentes… Pobreza extrema, crisis de seguridad alimentaria, poca presencia del Estado, religión, conflictos intercomunitarios, cambio climático… Lo que sé es que está enquistada y que no va a parar, y que cada vez se va a extender más”, reflexiona. “Yo lo que quiero, junto con Pepe [José Naranjo], es contar lo que está pasando, lo que vemos y escuchamos. En definitiva, sacarla de la periferia informativa”, concluye.

Juan Jaime Martínez, jefe del área de cultura de Casa África, asegura que el conflicto del Sahel es un tema “de mucho interés” para la entidad, que trabaja para acercar África y España. Su misión es fomentar el conocimiento mutuo y fortalecer las relaciones con los países africanos a través de la confianza. Para ello, organizan anualmente más de 200 actividades de tipo económico, social, cultural, institucional y político. “Decidimos montar esta exposición para seguir poniendo el foco en esta región, cada vez más insegura e inestable. Queremos ponerla sobre la mesa, sensibilizar. Que la ciudadanía conozca un conflicto que afecta a la seguridad a nivel mundial”, explica Martínez. “Es muy pertinente. En Mali, al menos 132 civiles fueron asesinados por yihadistas el fin de semana pasado”, concluye.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS