_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La libertad de morir

Argentina sufre una epidemia de dengue: 210.000 casos este año y 160 fallecidos. La vacuna cuesta 130 euros; el sueldo medio son 190

Un cartel en un establecimiento de Buenos Aires informaba el día 5 a los clientes de que los repelentes de mosquitos están agotados.
Un cartel en un establecimiento de Buenos Aires informaba el día 5 a los clientes de que los repelentes de mosquitos están agotados.Matias Baglietto (REUTERS)
Leila Guerriero

El 5 de mayo de 2023, la OMS, siete millones de muertos oficiales después (en verdad se calculan 20 millones), dio por finalizada la pandemia de covid-19. Mariana Mazzucato, presidenta del Consejo sobre la Economía de la Salud para Todos de esa organización, escribió en este diario acerca del rol que deberían tener los gobiernos ante una nueva pandemia. Hablaba sobre la necesidad de cambiar la relación entre el sector público y el privado para que, ante esa situación, las vacunas o medicamentos necesarios no se rijan solo por la ley del mercado. En la Argentina atravesamos una epidemia récord de dengue: 210.000 casos desde comienzos de año, cuatro veces más que en ese periodo de 2023, 160 muertos. Existe una vacuna. Se aplica en vacunatorios privados. Cuesta 130 euros. El sueldo promedio es de 190. El repelente, que evita la picadura del mosquito transmisor, está agotado. Semanas atrás, se ofrecían “rociadas” a cinco euros: uno pasaba por un sitio, le rociaban repelente, pagaba y seguía su camino. No hay campañas de prevención por parte del Gobierno. Nadie conocía al ministro de Salud hasta que días atrás dio una entrevista. Dijo que la vacuna no se incluirá en el plan de vacunación, pero que “si tu médico te hace una receta para que te inocules (...) está más que permitido. Es una decisión personal”. No hace falta receta: solo dinero. Agregó que el stock de repelentes depende de los fabricantes, pero que el Gobierno ―cuyo presidente, Javier Milei, cree que “el Estado es una organización criminal”―, ha tomado una medida: permitir su importación. El 27 de mayo se celebrará la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra para discutir, entre otras cosas, protocolos pandémicos. Los habitantes del planeta no saben qué será de ellos cuando llegue la próxima peste, pero si eso sucediera dentro de los siguientes cuatro años ―lo que dura el mandato de Milei―, los argentinos llevaremos ventaja: sabremos que vamos a morir.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Leila Guerriero
Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_