Newsletter Americanas
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La rebelión de las niñas

Darle voz a la niña que no fue escuchada es quizás uno de los procesos más dolorosos para quienes hemos sufrido violencia sexual en la infancia. Así lo han hecho muchas latinoamericanas valientes, cuyas denuncias resuenan hoy con fuerza en la región

Una protesta contra un profesor acusado de abuso en un colegio de Medellín, Colombia, el pasado 8 de marzo.
Una protesta contra un profesor acusado de abuso en un colegio de Medellín, Colombia, el pasado 8 de marzo.RS

Esta es la versión web de Americanas, el boletín de EL PAÍS América que aborda noticias e ideas con perspectiva de género. Para recibirlo cada domingo puede suscribirse en este enlace.

Darle voz a la niña que no fue escuchada es quizás uno de los procesos más dolorosos para quienes hemos sufrido violencia sexual en la infancia. Durante esa etapa tan importante para el desarrollo, muchas veces, las personas en las que más confiamos se convierten en los protagonistas de nuestras peores pesadillas, con quienes además tenemos que convivir como si no pasara nada. Hasta que los enfrentamos. Tal como han hecho muchas latinoamericanas valientes, cuyas denuncias resuenan hoy con fuerza en la región.

Desde México hasta Chile, las acusaciones por agresiones sexuales y violencia de género no paran. A la vista de todos, cada día más testimonios son expuestos públicamente en colegios, preparatorias, universidades y otros espacios donde las más jóvenes gritan con fuerza que no se sienten seguras. Día tras día, nuevas historias salen a la luz desde lo más secreto de los hogares y se hacen visibles para la sociedad.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Las nuevas generaciones de mujeres están dejando en claro que a ellas tampoco las van a callar. Se están rebelando en busca de un cambio y cuando menos incomodan. “En San Pedro [Garza García] también pasa”, dicen los testimonios que día con día emergen en ese municipio de Nuevo León, en el norte de México, un lugar conocido por tener la mayor renta per cápita de América Latina. En muchas de las denuncias compartidas por la cuenta Mujeres San Pedro, que comenzaron el 8 de marzo, se habla de abuso sexual por parte de primos, hermanos y otros familiares. Y no son extrañas si se miran las estadísticas. El 90% de las violaciones de niñas en este país suceden en el seno de la familia, de acuerdo con la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).

Las paredes que separaban el espacio privado del público están desapareciendo. Muestra de ello es Brisa de Angulo, una joven colombiana criada en Bolivia que esta semana rompió otra barrera para visibilizar el problema al convertirse el martes pasado en la primera mujer en lograr llevar su caso de abuso sexual por parte de un familiar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Tenía 15 años la primera vez que su primo Eduardo, de 27, abusó sexualmente de ella en su casa, en la ciudad de Cochabamba. “Me violó cada día por ocho meses y me lavó el cerebro para que no dijera nada a nadie”, le contaba el martes pasado a la periodista Mar Centenera, después de su primera audiencia en contra del país donde creció. Ese mismo día, una tía y una prima le decían cosas horribles. “Como que soy una mentirosa”, comentaba.

El silencio es un muro difícil de romper, pero las estudiantes han descubierto que juntas gritan más fuerte. A ellas tampoco las han podido silenciar. La universidad pública más grande del norte de México, la Universidad Autónoma de Nuevo León, fue el escenario de una de las protestas que resonaron más fuerte a inicios de marzo. Las alumnas reclaman que el protocolo contra la violencia machista no funciona y las deja en total desamparo frente a los agresores. Ha habido protestas similares en Estados como Quintana Roo, Guadalajara, Puebla y Durango. En este último, una joven fue amenazada con un arma de fuego dentro de una universidad por haber denunciado a un compañero, el mismo día que una niña de 15 años fue violada por profesores y alumnos en los baños de una preparatoria técnica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en Ciudad de México.

En Colombia, las más pequeñas también se han sumado al movimiento ‘Me Too’ y han salido a denunciar bien alto que son víctimas de acoso y violencia por parte de algunos profesores, como cuenta desde Bogotá Sally Palomino. Son niñas de 13 a 15 años que están alzando la voz en todo el país, en unas denuncias que evidencian la impunidad de la que gozan los maestros en los colegios públicos, amparados bajo la figura de servidores estatales. Y en Chile, las denuncias de acoso en colegios le están planteando el primer reto al Gobierno de Gabriel Boric, que se define como feminista. Un caso, conocido como “La Manada de Providencia”, ha encendido la mecha y ha hecho que se disparen las acusaciones por comportamientos de connotación sexual, un delito cuya definición no está presente en la legislación chilena, como explica Antonia Laborde desde Santiago en este artículo.

Como un ave fénix, la lucha feminista está renaciendo con voz de niña esta primavera en Latinoamérica. Como el mítico animal que simboliza la resiliencia, ha resurgido de entre las cenizas de todas las voces que han sido silenciadas. Sus alas han tomado el impulso de las más jóvenes, que gritan más fuerte y por todas. Mi niña interna sonríe al pensar que marzo de este año será recordado como el final de una era en la que la comodidad de nuestro silencio, al menos, habrá terminado.

Nuestros recomendados de la semana:

Alicia Reynoso y Stella Maris con sus compañeras en los días de servicio.

Las mujeres de Malvinas libran su propia guerra contra el olvido

Alicia Mabel Reynoso y Stella Maris Morales son dos de las 14 enfermeras que asistieron a los soldados argentinos que peleaban contra el Reino Unido en las islas. 40 años después, luchan por ser reconocidas como excombatientes: “Si nos tomaron como un adorno se confundieron”, advierten.
Una mujer pinta un mural a favor del aborto legal y gratuito durante las protestas de este martes en Santiago de Chile. La iniciativa legislativa aprobada modifica el Código Penal, pero todavía falta redactar el articulado y discutirlo luego en el Senado.

El derecho al aborto entra en la propuesta de la Constitución chilena

La Carta Fundamental en la que trabaja la convención se plebiscitará en septiembre.
Berlin (Germany), 01/04/2022.- A passer-by walks past a graffiti mural showing a slap-in-the-face scene that took place at the 2022 Academy Awards ceremony, sprayed on a wall at Mauerpark public park in Berlin, Germany, 01 April 2022. The artwork by Dominican artist Jesus Cruz Artiles, aka Eme Freethinker, portrays US actor Will Smith slapping US comedian Chris Rock in the face during the incident at the Oscars over an assumed verbal insult of Smith's wife, US actress Jada Pinkett Smith. (Alemania) EFE/EPA/CLEMENS BILAN

Radiografía de un bofetón: los siete elementos machistas alrededor de Will Smith y Chris Rock

La broma, la reacción del actor, la actitud del patio de butacas o el discurso posterior son cuestiones con un trasfondo patriarcal que siguen blanqueando la violencia y el sexismo.
'La pintora y la modelo', de Celia Paul (2012).

Soy mi propio sujeto, por Paula Bonet

A las mujeres se nos suele definir con respecto al hombre que tenemos al lado, y, si el hombre es poderoso, su figura se convierte en una sombra que nos deja en la penumbra, incluso si está muerto.
L'escriptora nord-americana Siri Hustvedt a la seva casa de Brooklyn, Nova York, el septiembre del 2019.

Siri Hustvedt: “Hay que hacer saltar por los aires categorías como lo masculino y lo femenino”

La escritora, convertida en referente de la relación entre literatura y neurociencia, publica ‘Madres, padres y demás’, donde explora los orígenes de la misoginia y la visión masculina de la cultura.
Portada de 'Respondona', de bell hooks.

‘Respondona’, el acto de valor de bell hooks

Un volumen recoge el recorrido feminista y activista contra el racismo de la poeta y ensayista estadounidense, fallecida en 2021.

Unas sugerencias:

➡️ Una mujer a seguir, por Naiara Galarraga Gortázar:

La intelectual brasileña Djamila Ribeiro, durante la entrevista el 21 de marzo en su casa de São Paulo. / Lela Beltrão

Cuando la jefatura de EL PAÍS me animó a buscar en Brasil personas interesantes para las entrevistas de la última página, pensé que la primera debía ser una mujer negra. A fin de cuentas, por género y color son la mayoría. La filósofa y activista Djamila Ribeiro era la candidata perfecta porque dos grandes asuntos de nuestro tiempo —el racismo y el feminismo— son los pilares de su obra. Aunque es un auténtico fenómeno en Brasil, tardó poco en buscar un hueco en su agenda para recibirnos en su casa para hablar de la imagen de armonía racial que históricamente ha vendido Brasil, de ausencia de mujeres en la política, de cuotas o del pelo de las mujeres de origen africano. Lugar de enunciación es el único de sus libros en español. Pero tiene varios más en portugués con títulos mucho más sugerentes como Pequeño Manual Antirracista, ¿Quién teme al feminismo negro? O el recién publicado Cartas a mi abuela. Puedes leer la entrevista que le hice aquí.

2022 03 21: Djamila Ribeiro durante una entrevista en su casa de Sao Paulo
2022 03 21: Djamila Ribeiro durante una entrevista en su casa de Sao PauloLela Beltrão

💻 Un proyecto artístico, por Gladys Serrano

En los últimos años, con el auge del movimiento feminista se han multiplicado las obras de artistas que usan distintas plataformas para denunciar la violencia contra las mujeres y exigir equidad de género. Una de ellas es la mexicana Dora Bartilotti, autora del proyecto de arte participativo Voz Pública, que busca amplificar la protesta en contra de la violencia de género en el contexto urbano latinoamericano.

Su propuesta de activismo creativo cuenta con una plataforma de participación colectiva, donde mujeres y personas no binarias comparten de manera anónima relatos relacionados a experiencias de violencia de género. Las aportaciones en forma de testimonios anónimos le sirven a Bartilotti de insumo para las otras dos etapas de su obra: un textil electrónico y una serie de Laboratorios urbanos llamados ‘La Rebelión Textil’. Aquí puedes ver algunas imágenes de su proyecto.

¡Muchas gracias por acompañarnos y hasta el próximo domingo! (Si les han enviado esta newsletter y quieren suscribirse para recibirlo en su correo, pueden hacerlo aquí).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

María Julia Castañeda

Redactora en EL PAÍS México. Enfocada en contar historias con perspectiva de género. Es graduada en Periodismo por el Tecnológico de Monterrey y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS