Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El olvido de Afganistán

Los próximos meses se presentan bajo el signo de la tragedia. Al colapso de la economía propiciado por la victoria talibán, se suma la hambruna causada por una excepcional sequía y todo ello envuelto en el desentendimiento internacional

Mujeres afganas esperan pan gratis frente a una panadería este lunes en Kabul (Afganistán).
Mujeres afganas esperan pan gratis frente a una panadería este lunes en Kabul (Afganistán).MOHD RASFAN (AFP )

Los próximos meses se presentan para Afganistán bajo el signo de la tragedia. Al colapso de la economía propiciado por la victoria talibán, se suma la hambruna causada por una excepcional sequía y todo ello envuelto en el desentendimiento internacional. El ministro del Interior, todavía reclamado por el FBI, promete acabar con el terrorismo si el Emirato talibán es reconocido. Y en espera de ello, el ‘número dos’ del régimen, el mulá Baradar, lanza una llamada a las “obligaciones humanitarias” del mundo, exentas de “prejuicios políticos”. Lástima que ese humanismo no incluya a las mujeres. La restricción de sus libertades aumenta semana tras semana, con medidas que van del cierre de las escuelas secundarias para niñas a una obligación en ascenso de cubrirse en la senda del burka. En esta deriva lo anecdótico deviene símbolo y las tiendas prohíben las figuras integrales de maniquíes cuyas cabezas son cortadas. Para las que se atrevan a protestar: redadas, palizas y desapariciones. Proliferan los casos de activistas identificadas, buscadas y sacadas de sus casas. Un círculo vicioso de penuria y persecución.

Por su parte, el vecino Pakistán comienza a acusar los efectos indeseados del prolongado apoyo a los talibanes y de una estrategia visiblemente fallida que distingue entre “buenos y malos” talibanes, entre grupos yihadistas útiles en las guerras externas por delegación (Afganistán, Cachemira) y abominables por atentar en territorio nacional. En las actuales circunstancias, los “buenos” y los “malos” se apoyan y operan desde Afganistán. Ni siquiera ha servido la valla fronteriza levantada por las autoridades paquistaníes, provocando de un lado un desvío migratorio hacia Turquía, con Europa como destino, y por otro la ira de los pastunes afganos que no reconocen la legalidad de la frontera y siguen anhelando una nación que acoja a los 50 millones de pastunes que viven entre ambos países. La reacción no se ha hecho esperar y por las redes circulan vídeos en los que se puede ver a oficiales talibanes retirando tramos de la verja e imprecando a los militares paquistaníes.

El episodio ilustra una mutua desconfianza que trasciende al pragmatismo de la antigua alianza, y se suma a la preocupante talibanización de Pakistán, cuyo primer ministro, Imran Khan, se ha plegado ante las movilizaciones callejeras. Las protagoniza Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP), un grupo que tiene en la lucha a muerte contra la blasfemia su leitmotiv y que a pesar de su reciente creación en las elecciones del 2018 pasó a ser la quinta fuerza política. Pekín mientras tanto reconoce la necesidad de colaborar con la comunidad internacional, mantiene prudentemente un perfil bajo, y confía en la amistad con Irán, Rusia y Pakistán. Por el momento las únicas certezas son la inminente crisis humanitaria y el olvido de Afganistán. @evabor3

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Eva Borreguero

Es profesora de Ciencia Política en la UCM, especializada en Asia Meridional. Ha sido Fulbright Scholar en la Universidad de Georgetown y Directora de Programas Educativos en Casa Asia (2007-2011). Autora de 'Hindú. Nacionalismo religioso y política en la India contemporánea'. Colabora y escribe artículos de opinión en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS