ESTADOS UNIDOS
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cumpliendo nuestros compromisos en la crisis climática

El presidente Biden está mostrando al mundo que la democracia funciona y puede generar prosperidad y seguridad, no solo para unos pocos privilegiados, sino para todos los ciudadanos

Joe Biden firma Ley de Reducción de la Inflación de 2022 el pasado 16 de agosto en la Casa Blanca, en Washington.
Joe Biden firma Ley de Reducción de la Inflación de 2022 el pasado 16 de agosto en la Casa Blanca, en Washington.Susan Walsh (AP)

Desde mi llegada a España, me ha impresionado el fuerte compromiso que han mostrado los españoles para hacer frente al cambio climático. Estados Unidos también está comprometido a hacer lo que sea necesario ante la urgencia de la crisis climática. En su primer día en el cargo, el presidente, Joe Biden, confirmó que Estados Unidos volvería a formar parte de los Acuerdos Climáticos de París. El pasado 16 de agosto, Biden y el Congreso de EE UU hicieron historia y tomaron medidas de gran alcance para abordar la crisis climática.

Al firmar la histórica Ley de Reducción de la Inflación de 2022, el mandatario ahora lidera la acción más decisiva que Estados Unidos jamás haya emprendido para crear soluciones de energía limpia en la economía del país y reducir nuestras emisiones de carbono.

Esta ley invierte 369.000 millones de dólares en programas de infraestructura y energía limpia y pone a Estados Unidos en el camino de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030 y alcanzar emisiones netas cero no más tarde de 2050. Garantiza que las oportunidades de energía limpia puedan llegar a todos los estadounidenses y reduce los costes de la energía. Cada familia en el país norteamericano ahorrará un promedio de 500 dólares al año en sus facturas de energía al comprar electrodomésticos más eficientes, actualizar sus sistemas de energía domésticos y comprar vehículos eléctricos. Además, la ley no solo apoya la innovación, la resiliencia y el acceso a la energía limpia, asequible y accesible, sino que también enfatiza las necesidades de aquellas comunidades que están marginadas, desatendidas y sobrecargadas, promoviendo así la justicia ambiental. La ley ofrece resultados que crean nuevas posibilidades de prosperidad y seguridad.

Esta ley consigue más que solo poner a Estados Unidos en el camino para cumplir sus objetivos climáticos, lo que por sí mismo comporta beneficios globales. También moviliza e incentiva al sector privado, incluidas las empresas españolas con su importante trayectoria en energía limpia, para explorar nuevas oportunidades e invertir en la gran cantidad de sectores afectados por esta ley, incluidos la manufactura, la energía solar, los parques eólicos, granjas offshore e hidrógeno limpio. Los créditos fiscales creados por la norma generarán decenas de miles de oportunidades de crear nuevos empleos, incluidos puestos de trabajo de fabricación de energía limpia. El próximo mes, Estados Unidos será el anfitrión de la reunión ministerial de energía limpia y la ministerial para la Integración de la misión en Pittsburgh, una ciudad con una economía industrial y energética heredada que se ha transformado en una potencia de innovación y tecnología limpia. En Pittsburgh, Estados Unidos, España y otros 29 países asegurarán nuevos compromisos climáticos a través de grandes apuestas en innovación y brindarán nuevas oportunidades para nuestra fuerza laboral industrial con excelentes trabajos en energía limpia, infraestructura y tecnología.

Aprobar esta legislación no fue fácil, pero se escuchó la voz de la mayoría del pueblo estadounidense, a través de sus representantes electos, y el país ahora está en camino de cumplir sus objetivos climáticos. En la Cumbre para la Democracia del año pasado, a la que también asistió Sánchez, Biden citó al fallecido congresista estadounidense y activista de derechos civiles John Lewis, afirmando que “la democracia no es un estado, es un acto”. A través de la aprobación y promulgación de esta legislación, estos actos democráticos, no solo cumplimos nuestros compromisos con un problema global, sino que mostramos al mundo que la democracia puede lograr sus objetivos.

En el tiempo que trabajé con el presidente y la doctora Biden en la Casa Blanca, pude comprobar de primera mano cómo su enfoque en el bienestar de las familias trabajadoras individuales motiva las decisiones del presidente y es fundamental no solo para la política interna de EE UU, sino también para nuestra política exterior. El presidente está mostrando al mundo que la democracia funciona y puede generar prosperidad y seguridad, no solo para unos pocos privilegiados, sino para todos los ciudadanos. Nuestra próxima tarea, por lo tanto, es convencer al resto del mundo para que tome medidas similares, no solo haga promesas, para cumplir con nuestros objetivos climáticos compartidos. A medida que nos acercamos a la próxima reunión COP27 de noviembre, Estados Unidos liderará este movimiento con el poder de nuestro ejemplo, junto con España, que aprobó su Ley de Cambio Climático en 2021.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los titulares de este verano han estado dominados por preocupantes olas de calor y sequías, la propagación de incendios forestales y el desafío de la inflación. Pero trabajando juntas, las democracias pueden encontrar las soluciones sostenibles y prácticas que demandan nuestros ciudadanos. Espero profundizar la alianza entre Estados Unidos y España en la acción climática para beneficiar a nuestros pueblos y nuestro planeta.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS