Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin acusa a EE UU de querer frenar a Rusia con sanciones y a China con la guerra comercial

El mandatario promete mejorar el nivel de vida de sus conciudadanos en un maratoniano programa de televisión

Putin, durante la emisión de 'Línea Directa' este jueves en Moscú.
Putin, durante la emisión de 'Línea Directa' este jueves en Moscú. REUTERS

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha asegurado este jueves en su maratoniana sesión anual de respuestas a preguntas de sus conciudadanos que EE UU desea frenar el desarrollo de Rusia y China, que un ataque a Irán sería catastrófico para la región, que la única respuesta de Moscú ante las sanciones de Occidente es fortalecer su economía y que desea dar una oportunidad al nuevo Gobierno de Ucrania para mostrar su disposición a cumplir los acuerdos de Minsk, que teóricamente pusieron fin al conflicto bélico en el este de Ucrania. En las más de cuatro horas que duró el programa de televisión Línea Directa, el presidente ruso respondió 81 preguntas del más de millón y medio enviadas por los rusos en forma de llamadas telefónicas, vídeos y mensajes de texto, cuestiones centradas la mayoría de ellas en problemas locales.

La tensión existente en las relaciones de Washington con Moscú y Pekín se debe principalmente a razones económicas, como demuestra, según Putin, lo ocurrido con la firma china Huawei. Estados Unidos la ha acusado de espionaje y la incluyó en una lista negra porque, según Putin, "China se ha convertido en un competidor" serio para Washington. Con respecto a Rusia, sucede lo mismo, solo que Washington ha usado la política como pretexto para imponerle sanciones. Esta situación "va a continuar", señaló el presidente ruso, que piensa que las cosas se complicarán aún más debido a la campaña electoral estadounidense, que acaba de arrancar.

"Sabemos lo que ocurre en la política interior en EE UU. Incluso si el presidente [Trump] quisiera dar unos pasos en nuestra dirección, y negociar sobre determinadas cosas, hay numerosas limitaciones relacionadas con las otras instituciones de poder" norteamericanas. "Más aún ahora que tendrá que tener en cuenta las exigencias que impone la campaña electoral, que ya ha comenzado", opinó.

El mismo día que Irán derribaba un dron estadounidense, el mandatario ruso subrayó la necesidad de contención al formular posibles respuestas a esa crisis. "Estados Unidos dice que no excluye el uso de la fuerza (...) Sería un desastre para la región, provocaría un estallido de la violencia y el aumento del número de refugiados", declaró Putin.

Incluso "si de pronto nos rindiésemos y dejásemos de lado nuestros intereses nacionales fundamentales", señaló, "no habría cambios sustanciales" en la posición de Occidente con respecto a Rusia, país sometido a sanciones económicas, diplomáticas y políticas debido a la anexión de la península de Crimea en 2014 y al apoyo del Kremlin a los rebeldes prorrusos en Ucrania.

Putin insistió en que las sanciones y contrasanciones han hecho daño a ambas partes: "Según cálculos de expertos, como resultado de las restricciones impuestas Rusia ha dejado de recibir cerca de 50.000 millones de dólares desde 2014 a la fecha […]; la Unión Europea cerca de 240.000; EE UU 17.000; Japón 27.000". Esas pérdidas "se reflejan en los puestos de trabajo de esos países, incluidos los de la UE. Ellos pierden la oportunidad de acceder a nuestro mercado", afirmó.

Zelenski tiene gracia, pero lo que ocurre en Ucrania no es una comedia, sino una tragedia

Como ya es costumbre, Putin se refirió también a ciertos aspectos positivos de las sanciones impuestas a Rusia, ya que los han obligado a desarrollar áreas industriales en las que antes no podían competir y a esforzarse por sustituir las importaciones. La agricultura también recibió un nuevo impulso después de que el Kremlin impusiera limitaciones a los productos de los países que se habían unido a las sanciones."Si queremos ocupar un lugar digno bajo el sol, debemos ser más fuertes, ante todo, económicamente", manifestó.

Con respecto a Siria, Putin dijo que Rusia no traiciona ni vende a sus aliados, pero que siempre está dispuesta a conversar con los países interesados —"Turquía, Irán, EE UU y otros"— para encontrar soluciones a los problemas. Lo más importante ahora, señaló, es lograr que todos ellos países se pongan de acuerdo en la formación del comité coordinador que debe ocuparse del problema político del país.

Preguntado sobre la posibilidad de un ataque estadounidense contra Irán, respondió que eso "sería una catástrofe para la región" con imprevisibles consecuencias. Y a un ciudadano que le reprochó la debilidad ante el supuesto aumento por parte de Ucrania de los ataques artilleros contra los rebeldes de Donbás, Putin contestó que no quería agudizar la situación pero sí deseaba darle la oportunidad al nuevo presidente Volodímir Zelenski de resolver los problemas y cumplir los acuerdos de Minsk. Putin señaló que Zelenski "tiene gracia", pero lo que ocurre en el país vecino "no es una comedia, sino una tragedia".

La mayor parte de las preguntas fueron sobre problemas nacionales y locales, y en su intervención el mandatario reconoció que el nivel de vida de los rusos es hoy peor que hace unos años, pero aseguró que hay señales de recuperación. El centro de información del programa denunció haber sido víctima de un ciberataque masivo desde el exterior, que fue rechazado por los especialistas rusos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información