Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE reanuda la devolución de refugiados a Grecia

Berlín ha solicitado ya el retorno de 392 migrantes irregulares al país por el que entraron a la Unión

Protesta en Atenas contra la limitación de la reunificación familiar en Alemania.
Protesta en Atenas contra la limitación de la reunificación familiar en Alemania. AFP

La Unión Europea, con Alemania a la cabeza, se dispone a reactivar en Grecia una de las normas más cuestionadas del Tratado de Dublín, el que establece los criterios y mecanismos de asilo en la UE: la devolución de solicitantes de asilo al país de llegada. A poco más de un mes de unas elecciones generales en las que la crisis migratoria se ha revelado tema primordial en campaña, Berlín pretende devolver a Grecia a los llegados en los últimos cinco meses, para que tramiten el asilo en el país por el que entraron a la Unión Europea, como estipula Dublín. La decisión no compete sólo a Alemania; otros miembros de la UE han empezado también a solicitar el retorno, en virtud de una recomendación de la Comisión Europea, que en diciembre planteó a los países miembros la devolución gradual de los migrantes irregulares llegados desde el 15 de marzo de este año.

Dicha regulación no se aplicaba desde 2011 al estimar que Grecia, sumida en una pavorosa recesión y objeto entonces de dos rescates financieros —el tercero llegó en 2015—, no tenía los instrumentos necesarios para implementarla; esa difícil coyuntura se agravó además a lo largo de 2015 y 2016, los más álgidos de la denominada crisis de los refugiados, cuando cientos de miles de personas —en su mayoría refugiados de la guerra siria— llegaron a Grecia desde Turquía. Pero la inminencia de las elecciones, y la inflamable cuestión migratoria —que alimenta por ejemplo la subida del xenófobo Alternativa para Alemania (AfD, en sus siglas alemanas)—, han empujado a Berlín a presentar este martes la primera solicitud formal, de 392 casos. El servicio de asilo griego confirmó ese mismo día haber recibido ya más de 400 peticiones. Siete de ellas, de nacionales sirios, han sido aceptadas.

Alemania ha recibido desde 2015 a unos 1,3 millones de peticionarios de asilo, principalmente a través de la ruta de los Balcanes. En los últimos meses, ha seguido acogiendo una media de 15.000 solicitantes mensuales, pero en junio seguían pendientes de evaluación alrededor de 165.000 expedientes.

Austria, Bélgica, Reino Unido, República Checa, Francia, Luxemburgo, Holanda y dos países que no forman parte de la UE, Noruega y Suiza, han solicitado también el retorno de cifras menores de refugiados, según el servicio griego de asilo. “Aceptaremos [la devolución de] unas pocas docenas en los próximos meses; el número que podamos recibir y acomodar con las condiciones adecuadas”, manifestó a comienzos de semana el ministro griego de Inmigración, Yanis Muzalas, a una televisión local. En declaraciones a la televisión pública alemana ARD, el martes, Muzalas reconoció que ha habido "presiones desde países de la UE" para que Atenas vuelva a admitir expulsiones a su territorio.

Desde que el cierre de las fronteras balcánicas, en marzo de 2016, convirtiera Grecia en una ratonera para más de 60.000 migrantes, la primera modalidad de acogida (campamentos improvisados en infraestructuras en desuso) está siendo sustituida gradualmente por el alojamiento en apartamentos u hoteles, gracias a un programa patrocinado por la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) e implementado por las distintas Administraciones griegas. La situación, no obstante, es dramática en las islas del Egeo, principal puerta de entrada al país, y el ligero repunte de llegadas en los últimos días (247 sólo el martes, frente a cifras insignificantes durante el invierno) no hace sino empeorar la sobrepoblación y el hacinamiento de los centros isleños.

En virtud de un acuerdo de septiembre de 2015, los países miembros de la UE se comprometieron a acoger a 160.000 migrantes de Grecia e Italia, principal país de entrada en la actualidad a través de la ruta del Mediterráneo central. Cuando sólo falta un mes para que expire el programa, también denominado “sistema de cuotas”, han sido reubicados menos de 30.000.

Más información