Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Puerto Rico: el momento es ahora

Estamos listos para ocupar un lugar en el escenario emergente en las Américas

Gobernar es el mayor acto de responsabilidad pública. Hacerlo con un horizonte ético y práctico definido, que responda al contexto histórico y a las oportunidades es el mayor reto que encarna Puerto Rico en estos momentos. Gestionar su economía desde una perspectiva que agregue soluciones a los problemas urgentes y encuentre modos de promover el desarrollo, estimular el crecimiento y generar valor, es la responsabilidad que con mucho empeño encaminamos al presente. Y Puerto Rico tiene mucho que ofrecer.

Es cierto que la isla atraviesa un momento de transformación fiscal, producto de un modelo que estimuló la deuda pública sin un manejo efectivo de la inversión requerida y del gasto. Se gobernó sin consideración al futuro y el futuro se tornó presente. La responsabilidad se reparte entre mucho y poco añade detenernos en la búsqueda de culpables. Para trascender este trance hay que hacer lo que es prudente. Para comenzar, trabajamos en una reforma tributaria que resuelva las inequidades existentes con el ciudadano mientras conversamos con nuestros acreedores para generar confianza en el trámite de cumplir con nuestras obligaciones. El objetivo es sencillo: advenir a un estadio donde la responsabilidad fiscal sea clara y verificable. Este desafío tiene respuestas y trabajamos para concretizarlas. Lo demás se consigue con una visión clara de lo que la isla hace bien.

Advenir a un nivel donde la responsabilidad fiscal sea clara y verificable. Lo demás se consigue con lo que la isla hace bien

Puerto Rico es la entrada más competitiva a la economía estadounidense en virtud de su localización geográfica, su oferta contributiva de cero impuestos y su cultura dual. En materia de negocios los costos de operación son los más bajos dentro de la jurisdicción norteamericana, lo que nos convierte en la mejor puerta para acceder a un mercado potencial de 500 millones de personas. Y para rematar, hablamos el mismo idioma.

Varios factores fortalecen esta circunstancia. Poseemos la infraestructura de transporte y comunicaciones necesaria para sostener cualquier tipo de actividad sintonizada a la economía global. Ofrecemos las salvaguardas jurídicas y financieras para respaldar operaciones de la mayor complejidad, y tenemos el recurso humano apropiado para este tipo de entorno. El conjunto de todos estos elementos conforma claramente una enorme ventaja competitiva que desarrollamos con tenacidad porque creemos firmemente en ella.

Muestra de la voluntad para beneficiarse de las oportunidades existentes es la decisión de la empresa alemana Lufthansa Technik de establecer en el aeropuerto de Aguadilla un moderno centro de mantenimiento para aviones comerciales que creará un novedoso ecosistema empresarial, único en la región. Esta operación a su vez generará múltiples oportunidades de eslabonamiento para empresas afines que se beneficiarán de las fortalezas que en este renglón se produzcan. Además, Lufthansa Technik no es la primera en advertir el conjunto de condiciones favorables que la isla ofrece. Banco Santander y MAPFRE, entre otras, vieron los beneficios y confiaron en las garantías existentes para iniciar sus operaciones en Puerto Rico y hoy sus utilidades crecen a un ritmo confiable. Otros se disponen a emular a estas visionarias empresas.

Estamos conscientes de la complejidad del momento que vivimos y sabemos que para dar vuelta a la página habrá que construir terreno nuevo para que prevalezca un sentido de responsabilidad colectivo. Pero como buenos emprendedores sabemos también que las oportunidades rara vez ofrecen un escenario ideal para aprovecharlas. En este sentido la ocasión se aborda tal como está, mientras se gestiona su evolución con los recursos disponibles y un sistema corroborable de medición de resultados que ayude a alcanzar las metas propuestas.

Somos un lugar ideal para el intercambio comercial y cultural tanto con Estados Unidos como con el resto de América Latina

Habrá quien desde su particular balcón observe a Puerto Rico y opine que la cuesta que tiene de frente es demasiado empinada. Sin embargo, desde arriba es fácil hacer pronósticos porque la perspectiva engaña. Quién tiene los pies bien plantados en la tierra sabe que el camino tiene ondulaciones, que sólo se advierten desde abajo y que pueden y deben aprovecharse. Somos un lugar ideal para el intercambio comercial y cultural tanto con Estados Unidos como con el resto de América Latina.

De cara a los desarrollos en materia de colaboración regional, el momento es ahora. Como se dijo precisamente en estas páginas sobre la reciente Cumbre de las Américas en Panamá, "Con la imagen del apretón de manos de Barack Obama y Raúl Castro, el siglo XX americano muere finalmente y se abre una nueva etapa." Puerto Rico está listo para ocupar su lugar en este nuevo escenario emergente. Quienes así lo crean posible sabrán capitalizar en este momento único.

Alberto Bacó es Secretario (ministro) de Desarrollo Económico de Puerto Rico. Twitter: @BacoFomento