Opinión

Palabras y gestos

Quienes crean que en política demostrar una emoción sincera es síntoma de fragilidad deberían revisar su comportamiento con la misma exigencia que la actualización de su discurso