_
_
_
_
_

Once marcas de bebidas vegetales que son la leche

De soja, de arroz, cáñamo, almendra o avena, con un extra de espuma para el café y sin azúcar para cocinar recetas dulces o saladas: llámales 'leches' o como te dé la gana, pero estas bebidas están buenísimas.

Hay muchas alternativas vegetales a la leche
Hay muchas alternativas vegetales a la lechePEXELS/ROMAN ODINTSOV

La de soja fue la primera en aparecer en las estanterías de los supermercados y comercios generalistas, pronto se le sumaron la de avena, la de arroz, la de coco y las de frutos secos de todo tipo: actualmente la oferta de bebidas vegetales es extensa y, a veces, incluso confusa. Las hay de un solo ingrediente principal o combinadas, con aceite para dar más cuerpo, en edición barista para que espumen y se puedan disfrutar en un café bien cremoso, con azúcares añadidos o sin ellos, hidrolizadas, para cocinar -dulce o salado- y un sinfín de posibilidades (y no parece que la tendencia se vaya a revertir).

Hace un tiempo ya te ayudamos a elegir la más adecuada; hoy parte del equipo comidista y algunos expertos que han accedido a ayudarnos en esta misión -baristas, pasteleros veganos, comunicadoras de cómo comer sano y rico sin ingredientes de origen animal- recomendamos las que más nos gustan, por qué éstas y no otras y para qué solemos usarlas.

Bebida de soja sin azúcar 100% cultivo local Vive Soy

La leche de soja que más satisface las necesidades de nuestra italiana de referencia Anna Mayer es la de Vive Soy-una de las tropecientas que tienen- sin azúcar, sin endulzantes, y con calcio. “Me gusta bastante con el café porque tiene cuerpo suficiente como para no echar de menos la leche de vaca, y el sabor es bastante neutro con un ligero toque de vainilla, pero realmente poco”. Es un poco más cara que otras -sobre 1,70 euros el litro- y en Santiago, donde vive, solo la encuentra en los supermercados Eroski, a los que peregrina aposta para comprarla, para que nos hagamos una idea de cuánto le gusta respecto a las demás. Precio: sobre 1,70 euros el litro.

Bebida de avena barista the original Oatly

Preguntamos a Julia Valls de La Deseada coffee -un local madrileño donde mandan el café, los dulces caseros, la tortilla de patata y un croissant de jamón y queso con una pinta gloriosa- por su bebida vegetal favorita y nos recomienda la de avena barista the original Oatly. “Tenemos ésta porque es la que creemos que hace mejor crema y también porque el sabor vegetal es menos agresivo (aparte de que no tiene azúcares añadidos)”, apuntan Julia y Juan, el barista de la casa. “Con el chai, por ejemplo, nos parece que su sabor liga muy bien; además si preparas un café con una leche vegetal barata, se nota mucho y no está bueno”. Una explicación que tienen que dar a menudo, ya que no es precisamente barata y tienen que cobrar un plus por ella. ¿El secreto de su sabor? Un regulador de acidez y una receta que van perfeccionando constantemente desde el departamento de I+D. Precio: sobre 2,40 euros el litro.

Bebida de soja Vemondo 0% azúcares añadidos

Un 14,5% de habas de soja y agua: esos son los únicos ingredientes que contiene esta bebida de Vemondo, la sección vegana de los supermercados Lidl. Al no tener ningún añadido no hace crema o espuma, pero tiene la ventaja de ser perfecta para cocinar tanto platos dulces como salados (bechamel, veganesa, etc). Por el mismo motivo -la falta de añadidos- tiene una textura ligera y un sabor bastante herbal, a soja pura y dura, que no admite término medio: o lo adoras o lo odias. Precio: 0,99 euros (muchas veces está de oferta a menor precio).

Bebida de arroz y avellana de YoSoy

“No soy un gran consumidor de leches vegetales -sí, yo les llamo leches, venid a denunciarme-, pero de las que he probado una de las que más me ha convencido ha sido la de arroz y avellanas de YoSoy”, nos cuenta el jefe comidister Mikel López Iturriaga. “No es que sea una explosión de sabor, pero cumple su cometido con dignidad cuando por el motivo que sea no quieres tomar leche de vaca”. La ha utilizado en algún postre y también para preparar gachas de avena para desayunar, sin queja ninguna. También le gusta que su composición sea simple: “Agua, arroz (16%), avellanas (un pequeño 3%, pero es lo que toca para que sea una bebida y no una crema), y una pequeñísima cantidad de sal (0,06%)”, descifra con más gracejo que Open Food Facts. Precio: sobre 1,90 euros el litro.

Bebida de almendra barista de Alpro

David Garrido, distribuidor en Hola Coffee y barista en Misión Café está encantado con la leche Alpro de almendra. “Es una marca bastante cercana, y mola que no sólo tenga las leches y cosas hipsters: el branding puede parecer de marca blanca, pero la calidad es muy buena”. Valora mucho que se pueda hacer el Latte art y no se corte con la acidez del café de especialidad (además de traerle recuerdos de pequeño de su yaya haciendo café en casa y preparando el desayuno, que no es poco). Está preparada con almendras del Mediterráneo y tiene poquísimo azúcar añadido: menos de un 2%. Precio: alrededor de 2,20 euros el litro.

Bebida de soja sin azúcar Alpro

El pastelero y profesor de pastelería vegana Toni Rodriguez -donde hace y enseña a hacer croissants, mousses, tartas, helados y muchas otras maravillas sin un solo ingrediente de origen animal- también nos recomienda una bebida Alpro, en este caso la de soja sin azúcar. “Cremosa, estable, de sabor rico y sin azúcares, la uso tanto para pastelería -tiene lecitina y nos ayuda a emulsionar las recetas- como para tomar el café”. Rodriguez apunta que durante mucho tiempo, Alpro no tuvo una leche sin azúcar en España, y desde que apareció esta -rica en proteínas, sin azúcares ni edulcorantes que se apoderen del sabor suave de la soja de origen sostenible- sus cafés y postres están mucho más contentos. Precio: sobre 1,85 euros el litro.

Bebida de cáñamo Eco Mill

Marta Martínez, al frente del portal Mi dieta vegana, autora de tres libros de alimentación vegana y Máster Universitario en Nutrición y Salud sabe bastante de bebidas vegetales porque hace bastantes años que dejó la leche de origen animal. La de cáñamo de Eco Mill le parece “perfecta para batidos”, ya que al tener lecitina de girasol emulsiona dejando una sensación más cremosa que otras. Además de eso solo lleva semillas y aceite de cáñamo, almidón de tapioca y agua (ni azúcar, ni sal, así que sirve tanto para recetas dulces como saladas). Una advertencia a los alérgicos severos: se fabrica en una planta donde se manipulan frutos secos. Precio: alrededor de 2,60 euros.

La bebida vegetal que no sabe a bebida vegetal de Ecocesta

Si alguien se pregunta por qué un consumidor de bebida vegetal puede querer una que sepa a leche de vaca, tenemos muchas respuestas a esto. La primera, que hay alérgicos a su proteína que no pueden tomarla; la segunda que la inmensa mayoría de gente que deja de tomar la de origen animal no lo hace porque no le guste su sabor, sino por respeto a los animales o la huella ecológica que tienen las explotaciones ganaderas extensivas. Esta, que combina arroz, soja y coco, sin azúcares añadidos, triunfa entre este perfil de consumidores y se llevó un premio Sabor del Año Top Innovación en 2021. También tiene buena textura y no es excesivamente cara. Precio: sobre 1,60 euros.

Bebida de arroz Amandín

Una bebida rica perfecta tanto para tomar café como en batidos o preparaciones saladas: la bechamel sale especialmente rica y cremosa (algo que es interesante no solo para recetas veganas, sino también por si tienes que alimentar a algún alérgico a la proteína de vaca). Al tener un 20% de arroz -además de aceite de girasol alto oleico y una pizca de sal marina- tiene una textura bastante cremosa, con un punto dulce muy suave procedente de los azúcares del arroz. Hay que removerla antes de servir, para emulsionarla y porque los sólidos tienden a precipitarse al fondo del envase. Precio: alrededor de 2,20 euros.

Bebida de avena Vemondo

La bebida de avena de Vemondo es la segunda opción de Anna Mayer, bastante fácil de encontrar en los supermercados de Lidl y a un precio muy razonable. “Aquí también buscaba algo sin azúcares ni endulzantes de ningún tipo, y con una cantidad determinada de calcio: me gusta para tomarla a solas, el sabor es suave, pero con el café funciona un poco peor, ya que está algo aguada (y eso que lleva algo de emulgente)”. A pesar de eso hace espumita si se monta con la varilla, y al no tener azúcar es apta para cocinar en recetas tanto dulces como saladas. Precio: 0,85 euros.

Bebida de avena barista edition Minor Figures

La bebida vegetal más cremosa que he probado nunca, hace una espuma espectacular -simplemente agitándola en un tarro cerrado ya funciona, si quieres acelerar el proceso o diluir algo en ella puedes usar una sencilla batidora de mano- y también es perfecta para emulsionar cremas de verduras, puré de patatas o cualquier receta salada que se pueda beneficiar de su textura. Me la descubrieron en Cloudstreet Bakery Fluvià -y suelo comprarla allí mismo-, no es barata pero con muy poca cantidad se consiguen muy buenos resultados. Para mi gusto funciona especialmente bien, además de con el café, con variedades de té de sabor potente, con matcha y en batidos. Precio: sobre 2,50 euros.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_