Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ejemplos de digitalización del campo keniano

Agri-wallet y DigCow son plataformas móviles que permiten a los pequeños agricultores y ganaderos, respectivamente, acceder a crédito y manejar mejor sus explotaciones

Agri-wallet es una plataforma que ofrece financiación a pequeños agricultores kenianos. Imagen cedida por la empresa.
Agri-wallet es una plataforma que ofrece financiación a pequeños agricultores kenianos. Imagen cedida por la empresa.

Kenia depende en gran medida de los pequeños agricultores para garantizar que haya suficiente comida en el país, aunque estos sufran miles de dificultades. Debido al tamaño de sus tierras, dos hectáreas o menos, la mayoría de los productores no pueden acceder a los recursos financieros ni a los mercados. Además, muchos carecen de conocimientos agropecuarios actualizados, por lo que les resulta complicado producir cosechas de calidad de forma más eficaz. A su ayuda salen, sin embargo, soluciones innovadoras como Wefarm, DigCow, Arinifu, Tulaa, Yielder, Agri-wallet y otras muchas. Cada vez son más y los pequeños productores pueden ponerse a la altura de la situación.

Según Gidraf Wachira, director de Desarrollo Empresarial de Dodore Kenya, Agri-wallet es una plataforma financiera digital para móvil especializada en agricultura que tiene mecanismos para conectar a diversos actores de la cadena de valor del sector. Desarrollada en 2018 por Dodore Kenya ha situado a los pequeños productores agrícolas y ganaderos en el centro, puesto que les permite ahorrar, pedir préstamos y comprar insumos. “Por un lado, los conectamos con los proveedores, empresas de productos agropecuarios locales, que les proporcionan los que necesitan, y por el otro, con el mercado, con compradores”, añade.

“Somos una empresa muy pequeña, pero ambiciosa, y aspiramos a ayudarles, por modestos que sean. Si aumentan su productividad en un 30%, sé que hemos cumplido con nuestra misión, por pequeña que sea”, afirma Wachira. En abril de 2019, la plataforma ganó el Reto de Tecnología Agrícola Disruptiva organizado por el Banco Mundial y está entre las 10 tecnologías digitales agrícolas elegidas para formar lo que el organismo denomina "estrategia destinada a dar de comer al país".

Según el último informe sobre perspectivas de la población de la ONU de 2019, en 2050 habrá 9.700 millones de habitantes. El crecimiento se producirá principalmente en países en desarrollo, y más de la mitad, en África. Esto significa que la demanda de alimentos también aumentará, y Agri-wallet cree que financiar a pequeños productores agrícolas es su granito de arena para ayudar a alcanzar el objetivo mundial de Hambre Cero establecido por Naciones Unidas para 2030.

Para garantizar una producción de mayor calidad y rentable, agricultores y ganaderos, en especial pequeños propietarios, necesitan toda la ayuda que puedan, tanto económica, como de información y de acceso al mercado. Según Wachira, en este momento la mayoría no consigue financiación, porque la banca tradicional y el sistema de microcréditos exigen avales, de los que carecen casi todos ellos. “Muchos no son dueños de la tierra que cultivan porque, o bien es una explotación familiar o bien es arrendada. Lo que les damos con Agri-wallet es una financiación flexible para insumos. Cuando a un productor se le apoya económicamente, su capacidad productiva mejora”, remacha.

Agri-wallet es único, además, porque su financiación es asignada. Sólo se puede retirar el dinero de la cuenta en la plataforma para insumos agrícolas y no para otros gastos, como mensualidades de colegios, etcétera. “Dirigirlos específicamente a la compra de bienes agropecuarios reduce el número de morosos provocado por el desvío de fondos. Los productores nos presentan a sus proveedores locales y nosotros los incluimos. Después, pueden retirar fondos de la cuenta de ahorros de Agri-wallet para adquirir solo en las tiendas registradas”.

Los pequeños productores agropecuarios carecen en su mayoría de información verificada, y acuden a sus vecinos para informarse sobre prácticas agrícolas

“La producción agropecuaria es muy especial, porque los ingresos se obtienen con cuatro meses o más de retraso. Incluso productores con ventas millonarias, en la estación de siembra carecen muchas veces de dinero para comprar”. Wachira cree que se debe a una pobre cultura de ahorro y a la falta de disciplina económica: "Cuando nos reunimos con los productores, les enseñamos economía básica y a usar la cuenta de Agri-wallet. Les pedimos que ahorren parte del dinero en el momento en el que reciben el pago porque eso les permitirá reinvertir en su explotación. El coste de producción oscila principalmente entre el 10% y el 30%, de modo que les pedimos que ahorren el 10% en su cuenta Agri-wallet, mientras que el 90% va a su cuenta móvil de M-Pesa o a su cuenta bancaria, lo que prefieran, o en parte a pagar el préstamo, si tienen alguno”.

Sin embargo, la financiación de insumos ofrecida a los pequeños productores no se devuelve mensualmente, sino cuando los compradores pagan a los productores, entre tres y seis meses después. “A los productores se les cobra un interés del 1% mensual, lo cual resulta muy asequible para ellos. Pero no esperamos que devuelvan el dinero mensualmente, sino en el momento en el que le venden. Somos una empresa de nueva creación y seguimos buscando un modelo concreto que beneficie a los productores pero al mismo tiempo nos asegure que no vamos a quebrar. De modo que los intereses cobrados podrían cambiar, hasta que encontremos un equilibrio”, aclara. Ahora mismo cuentan ya con 15.000 productores suscritos a la plataforma, y esperan llegar a 100.000 este año. También 42 compradores, que esperan aumentar a 80. Y 110 tiendas proveedoras ya de productos agropecuarios de 20 condados.

El modelo de negocio de Agri-wallet depende en gran medida de muchas agroempresas pequeñas y medianas que adquieren los productos a agricultores y ganaderos. Los compradores reciben financiación específica en forma de descubierto bancario que pueden utilizar para pagar a los productores agrícolas con prontitud, porque la mayor parte del tiempo no disponen del capital de explotación necesario para pagar en el momento. Por el descubierto utilizado se les cobra un interés mensual del 1,5%.

Most farmers in East Africa are affected by unreliable rainfall. We salute, Innovative farmers like Binenama, sharing...

Publicada por Wefarm en Viernes, 22 de marzo de 2019

Gidraf Wachira explica que a veces los compradores necesitan el descubierto durante unos días, y en este caso, el interés es de 0,05% al día. "Cada comprador obtiene un descubierto dependiendo de su necesidad; no tenemos un límite. Las pequeñas y medianas agroempresas funcionan con condiciones de crédito a escala local o internacional, de modo que aplican las mismas a los productores; en cambio, los agricultores y ganaderos quieren que les paguen sus productos al contado y en efectivo. Los productores acaban vendiéndole a un intermediario a un precio menor para recibir el pago en efectivo inmediatamente”.

La falta de agricultura contractual en Kenia, prosigue, dificulta el crecimiento de las explotaciones. Cuando la agricultura sea una actividad con orientación comercial, los productores no tendrán problemas para vender sus productos; reducirán el desperdicio y el acaparamiento en espera de que suban los precios. Un agricultor con un contrato de fácil salida al mercado solo cultiva lo que el comprador estipula en el contrato.

Según Gidraf, la Fundación Mastercard les ha concedido, a través del Fondo para la Prosperidad Rural (FRP, por sus siglas en inglés), una importante subvención para que amplíen sus actividades. El dinero que prestan lo reciben principalmente de la Fundación Rabobank a un interés especial para subvenciones. “Tenemos un procedimiento de impago que implica comunicación constante con el cliente. No hay comisión sobre transacciones; la cuenta de Agri-wallet no cobra ninguna comisión”. Según Gidraf, por los datos de los que disponen, el productor agrícola en Kenia ronda de media los 50 años. Tienen ya unas costumbres asentadas, de modo que la plataforma de Agri-wallet tenía que ser muy sencilla. La plataforma, basada en SMS, usa órdenes muy fáciles. 

La información es inútil si no llega a destino

Por vital que sea, la información es inútil si no llega a quienes la necesitan. Los pequeños productores agropecuarios carecen en su mayoría de datos verificados, y acuden a sus vecinos para orientarse sobre dudas o prácticas agrícolas. Esto convierte muchas pequeñas explotaciones en una actividad de ensayo y error, con beneficios mínimos. Sin embargo, en 2018, Farmingtech Solutions creó una aplicación revolucionaria para ayudar a los productores de leche a convertir su actividad en rentable. La aplicación Digicow es una herramienta de gestión gratuita para ayudar a las pequeñas explotaciones lecheras a aumentar su rendimiento mediante prácticas basadas en los datos y en el uso de información verificada a través de su plataforma de formación digital disponible 24 horas.

Digicow se usa en toda Kenia y tiene ya más de 5.000 pequeños productores de leche suscritos

Según Simon Njenga, director de Marketing Digital y Tecnologías de la Información de Farmingtech Solutions, Digicow tiene cinco pestañas: de suscripción, de registro de datos, de formación e informes, y de chat, este último dividido en dos: un chat en el que los registrados pueden consultar a otros ganaderos, y otro en el que pueden consultar a un experto cuando tengan dudas sobre la gestión diaria de una explotación lechera.

“Cuando se les bombardea con demasiada información, los ganaderos se confunden. Nuestra aplicación analiza la información y los datos registrados por los ganaderos y se la devuelve en sencillos informes digitales, que les ayudan a tomar las decisiones oportunas”, comenta Njenga.

Peninah Wanja, fundadora de Farmingtech Solutions, se crio en una granja y vio de primera mano cómo su madre luchaba para cultivar la tierra a base de ensayo y error. Wanja, que ahora está casada y tiene su propia granja, conoce los retos a los que se enfrentan los pequeños productores debido a la falta de información y datos. Y así nació Farmingtech Solutions en 2014 y más tarde, en 2018, Digicow. “Peninah trabaja como directora de extensión agrícola en la delegación del Ministerio de Ganadería en la ciudad de Kikuyu, perteneciente al condado de Nairobi. Sabe lo escasos que son los funcionarios públicos de extensión agraria, y por eso los granjeros tienen muchas dificultades para acceder a ellos. Digicow hace de funcionario de extensión agraria, proporcionando información gratuita a los ganaderos productores de leche”, explica Jemimah Wanjiku, directora de Desarrollo y Alianza Empresarial en Farmingtech Solutions. La proporción entre funcionarios de extensión agraria y explotaciones agropecuarias en Kenia es de uno por cada 1.093, frente a la de uno por cada 400 recomendada por la FAO.

La aplicación Digicow es muy sencilla de usar: los ganaderos deben registrar todos los datos de su granja y seguir actualizando las actividades cotidianas de esta. En el caso de que el ganadero compre comida para los animales o llame a un veterinario, la aplicación efectúa un análisis que le proporciona informes económicos y de cría en tiempo real. “Lo bueno de esta aplicación es que envía a los ganaderos SMS con recordatorios de fechas importantes, como las de inseminación, preñez y parto. A partir de esos informes, pueden calcular qué tal funciona su empresa. Los informes son realmente simples, de modo que todos entiendan los datos que reciben. Los ganaderos también pueden consultar con un experto de nuestro chat”, añade Wanjiku.

Según Njenga, Digicow ofrece también asesoramiento. Esta prestación sirve de monitor secundario de incidencias que permite a los ganaderos controlar lo que ocurre en la granja cuando ellos están ausentes. “Puede ver los informes y comprobar qué ocurre en tiempo real”.

Para poder usar la aplicación, se debe tener un teléfono inteligente. Farmingtech Solution se dirige a pequeños ganaderos que en su mayoría no los tienen, lo cual les dificulta la entrada en el mercado. Por eso, la empresa ha desarrollado otro producto llamado Tegea, que ofrece acceso a formaciones similares a las de Digicow, pero mediante llamada telefónica. “Los audios están traducidos a diferentes idiomas, para que puedan escoger el que quieran, ya sea kikuyu, luo, kalenjin o muchos otros. Lo que ofrecemos con Tegea son puros servicios de extensión agraria mediante llamada telefónica, pero no les permite llevar registros”, puntualiza Njenga.

La aplicación ocupa de 10 a 11 Mb, lo que podría ser muchísimo considerando la capacidad de memoria que tienen los teléfonos de la mayoría de ganaderos. Pero dado que les ayuda a mejorar la productividad, ellos le dan prioridad sobre otras aplicaciones de entretenimiento, como Instagram, a las que sobre todo por la edad —la mayoría ronda tiene más de 50 años—, no dan demasiada importancia. “La aplicación puede usarse también sin acceso a Internet, en especial para mantener los registros, de modo que no es necesario disponer de datos móviles constantemente”, aclara Njenga.

Digicow se usa en toda Kenia y tiene ya más de 5.000 pequeños productores de leche. Al mes se suscriben de media 200 y la utilizan habitualmente 1.750. Según Wanjiku, al principio los productores no veían muy útil pasarse a los medios digitales, porque estaban acostumbrados a su manera de trabajar, a preguntarles a sus vecinos qué les dan de comer a las vacas y piensan que los servicios de extensión agraria carecen de importancia. Los ganaderos tampoco se fiaban de la organización, porque no entendían qué podría hacer con sus datos.

Kenia avanza por el buen camino. La agricultura ya no es solo para los viejos y los que no tienen formación; todos empiezan a dedicarse a ella

“Tuvimos que hacer que cambiaran de actitud estando siempre disponibles y hablando con ellos constantemente. Ahora se recomiendan unos a otros la app Digicow y piden ayuda en nuestro chat de expertos. Trabajamos en alianza con la Organización de Investigación Agrícola y Ganadera de Kenia (Karlo, por su acrónimo en inglés), que nos proporciona información verificada que nosotros simplificamos en los audios que enviamos a los ganaderos”, añade.

Farmingtech Solutions tiene dos empleados a tiempo completo y tres empresas asesoras a tiempo parcial. “Sabemos que estamos creando un impacto cuando los pequeños granjeros hablan sobre el aumento de su productividad de leche y la reducción del intervalo entre crías de 1,5 a un año. Eso verdaderamente nos inspira. Esperamos que con esta aplicación podamos influir en el crecimiento económico de África mediante las explotaciones lecheras”, afirma Wanjiku.

En 2018, la aplicación obtuvo el segundo puesto de plataformas agrícolas digitales en los Premios de Inclusión Digital. En los Premios de Empresas Agrícolas, obtuvo el segundo puesto como solución para móvil preferida por los ganaderos en 2019. La aplicación se encuentra también entre las 10 tecnologías agrícolas escogidas para formar la estrategia de “tecnología digital disruptiva”, pensada para alimentar al país, según el Banco Mundial.

En los próximos tres años, Farmingtech Solutions espera tener suscritos en Digicow a 300.000 pequeños productores de leche. También llegar a un millón de vacas con los servicios de atención veterinaria en tres años. Y en cinco, espera expandirse al mercado de África oriental.

“Kenia avanza por el buen camino. La agricultura ya no es solo para los viejos y los que no tienen formación; todos empiezan a dedicarse a ella. Los jóvenes empiezan a trabajar en el sector agrícola inmediatamente después de terminar sus estudios de secundaria y dejan de buscar trabajo como empleados administrativos”, asegura Wanjiku.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información