Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los genes del dolor

Los casos de Jo Cameron y del niño faquir nos acercan a la esencia del sufrimiento

Lee en materia la fascinante historia de Jo Cameron, la mujer sin dolor. Su anestesista, Devjit Srivastava, no la creyó la primera vez que tuvo que dormirla para una operación de muñeca. La mujer le había dicho que lo la anestesiara, porque ella no sentía nunca un dolor. Srivastava, seguramente con buen criterio profesional, no le hizo ni caso, pero poco a poco se fue dando cuenta de que Jo Cameron decía la verdad. Su caso ha llegado esta semana a la literatura médica, apoyado por un buen estudio genético que ha aclarado su naturaleza. Cameron tiene dos mutaciones que aumentan en su cerebro la concentración de cannabinoides endógenos (los que no hay que fumar, porque ya los llevas puestos de serie), y eso la libera no solo del dolor físico, sino también del psíquico, toda vez que la mujer se declara feliz, optimista y parlanchina. Lo más fácil es pensar que Jo es la versión en carne del gran Lebowski (hermanos Coen, 1998), aquel tipo que desayunaba porros y nunca dejaba caer su concentración de cannabis en sangre. Pero el asunto es mucho más interesante que todo eso.

La historia de Jo Cameron me ha recordado de inmediato al viejo caso del niño faquir, que fue noticia hace 13 años. Aquel niño de Lahore, Pakistán, era un usuario habitual de los servicios médicos. Un día llegaba con los pies escaldados por haber caminado sobre las brasas, otro con los brazos atravesados por cuchillos. No sentía dolor, y murió a los 14 años al tirarse de un tejado. Los médicos de Lahore y de Cambridge encontraron pronto a seis familiares del niño que tampoco sentían dolor, y eso los llevó hasta el gen responsable en esa familia.

Como revela el caso del niño faquir, la incapacidad de sentir dolor puede resultar muy peligrosa. Este chaval y sus familiares afectados tienen heridas y amputaciones en la lengua y los labios: si se muerden la lengua de niños, no les duele y pueden seguir mordiendo todo lo que quieran, a veces hasta arrancarse la mitad del órgano. Según crecen, van aprendiendo que esa actitud no es conveniente. Suelen estar llenos de heridas y cardenales, y las fracturas de huesos les tienen que ser diagnosticadas, a menudo después de semanas en que notan algo raro en la pierna, pero no sienten el menor dolor. La escocesa Jo Cameron cuenta también que a menudo se quema en la cocina, y que solo el olor a jamón asado le ayuda a retirar la mano del fuego.

Por último, es interesante comparar la genética del niño faquir con la de la mujer escocesa. La mutación del faquir de Lahore afectaba a un canal de sodio de las neuronas receptoras del dolor, las que pueblan nuestra piel y emiten señales dolorosas espina dorsal arriba. Las mutaciones de Jo Cameron no afectan a nada de eso: sus neuronas receptoras de la piel funcionan a la perfección, y envían espina arriba las señales dolorosas. Es el cerebro el que no responde a ellas. Y lo hace gracias a los cannabinoides endógenos, esos que no necesitas fumar. O, para ser más exactos, que no necesita fumar Jo Cameron.

La ciencia de la semana es un espacio en el que Javier Sampedro analiza la actualidad científica. Suscríbete a la newsletter de Materia y lo recibirás cada sábado en tu correo, junto con una selección de nuestras mejores noticias de la semana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información