Columna

Elecciones

Siempre flipo con la profesión de fe, el amor incondicional a una ideología, la comunión o la histeria entusiasta ante los líderes políticos en esos mítines o verbenas