Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segundos

Pienso en esa mujer y me pregunto cómo se sentirá al saber que todo lo que creyó vivir era mentira

Reacciones en el Paseo de Lluís Companys a la suspensión de la declaración unilateral de independencia en octubre de 2017.
Reacciones en el Paseo de Lluís Companys a la suspensión de la declaración unilateral de independencia en octubre de 2017.

Esas dos fotos contrapuestas le dieron la vuelta al mundo. Han servido para confeccionar memes de todos los temas y estilos, desde partidos de fútbol hasta discursos políticos. Seguro que se acuerdan. Día 10 de octubre de 2017, paseo de Lluís Companys, Barcelona. En la foto de la izquierda, una mujer de mediana edad, con camisa blanca, brazos en alto y la boca abierta en un grito de euforia, celebra el instante en que el president Puigdemont declara unilateralmente la independencia de Cataluña. En la foto de la derecha aparece la misma mujer ocho segundos más tarde. Su rostro muestra ahora un gesto propio de las máscaras trágicas del teatro griego y tiene los brazos doblados, las manos abiertas como si estuviera a punto de taparse la cara para borrarse a sí misma de la primera foto. No sé quién es, no la conozco, pero estoy segura de que para ella, para todas las personas que a su alrededor exhiben la misma alegría, la misma desolación, esos ocho segundos existieron de verdad y hasta fueron, tal vez, los más importantes de sus vidas. Sin embargo, los líderes de aquel proceso los han ido desmintiendo, uno tras otro, en el juicio que se sigue contra ellos en el Tribunal Supremo. Tratan de convencer a los jueces de que la independencia nunca se proclamó, de que la república catalana jamás llegó a existir, de que en realidad no llegaron a desobedecer ninguna de las advertencias de los letrados del Parlament, del Gobierno central, del Tribunal Constitucional, porque aquel día no iban en serio. La DUI fue un acto político, han declarado, un simulacro, una declaración de intenciones. Yo pienso en esa mujer, que se hizo famosa seguramente a su pesar, y me pregunto cómo se sentirá ahora, al saber que todo lo que creyó vivir era mentira.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información