Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los protagonistas de ‘Élite’, de chicos corrientes a superestrellas

María Pedraza, Miguel Bernardeau o Ester Expósito crecen en las redes sociales y las firmas publicitarios les buscan

Parte del reparto de 'Élite', durante el estreno de la serie el pasado octubre.
Parte del reparto de 'Élite', durante el estreno de la serie el pasado octubre. GTRESONLINE

Jóvenes, guapos y carismáticos, la popularidad de los intérpretes de Élite se ha disparado en todo el mundo gracias al abrumador éxito de la serie, la segunda producción original española de Netflix. Mientras celebran que habrá una segunda temporada, los actores y actrices de moda atraen a marcas como Samsung o Coca Cola, se convierten en modelos, posan en las alfombras rojas y triunfan en las redes sociales, donde sus seguidores se han multiplicado por 100 y ahora se cuentan en millones.

Algunos se hicieron famosos gracias a La Casa de Papel, la serie de habla no inglesa más vista de Netflix, que dio a conocer a la protagonista de Élite, María Pedraza, a su pareja en la vida real, Jaime Lorente (Denver) y a su también compañero Miguel Herrán (Río), ganador de un Goya en 2016. Se sumaron rostros desconocidos para muchos hace solo unos meses, todos en la veintena, como Ester Expósito, Omar Ayuso, Itzan Escamilla, Mina El Hammani y Miguel Bernardeu. Particular es el de la mexicana Danna Paola, la cruel Lu en la ficción, que empezó como niña prodigio y ya lleva casi 20 de sus 23 años actuando y cantando.

Todos ellos han protagonizado una serie que ha enganchado como si de una droga se tratase a un público de todas las edades, tratando asuntos como el clasismo, el poliamor, el VIH, las drogas, el racismo y las relaciones homosexuales, intentando derribar tabúes con una producción que nunca ha querido ser solo una ficción adolescente.

De serie ha pasado a fenómeno y Netflix ha puesto de ejemplo a sus caras más visibles en la presentación de sus resultados anuales. En el informe remitido por la plataforma digital aparecen ocho fotografías de los intérpretes. “En todo el mundo, nuestros títulos no solo están gustando a los consumidores, sino que están transformando las carreras de nuestros talentos. Élite, nuestra serie original española, ha sido un éxito enorme, con más de 20 millones de hogares en todo el mundo que han disfrutado de la serie en sus primeras cuatro semanas”, destaca en un comunicado. “La aceptación social ha sido un verdadero fenómeno y la popularidad del reparto en las redes sociales se ha disparado. Ha continuado demostrando nuestra habilidad como plataforma de lanzamiento de talento”, añade.

Fotograma de la serie española 'Élite'. ampliar foto
Fotograma de la serie española 'Élite'. Cordon Press

Para demostrarlo, Netflix compara los seguidores que los protagonistas tenían antes del lanzamiento de la serie (28 de septiembre del año pasado) y los que tienen en la actualidad. María Pedraza (1996) es la que más ha ganado, al pasar de 1,2 a 3,9 millones. También ha despertado el interés entre marcas como Cacharel, Aristocrazy, Bulgari o Lancome. El ejemplo más claro del paso de anónima a estrella es el de Ester Expósito (2000), actriz que da vida a Carla, una joven rica que apuesta por experimentar en el sexo sin “poner etiquetas” a las relaciones. Ha pasado de 30.000 a 2,5 millones de seguidores y ahora colabora con marcas como Swatch y Lotto. Polo, su novio en la ficción, ha hecho que el actor Álvaro Rico (1996) pase de contar 20.000 a tener 1,5 millones de followers.

Miguel Bernadeau (1996) ya apareció en Cuéntame, pero Élite ha llevado su fama a otro nivel. Sus redes han crecido desde 30.000 hasta 1,9 millones de seguidores. El hijo de la actriz Ana Duato y de Miguel Ángel Bernardeau, productor ejecutivo de Cuéntame, aprovecha el interés que despierta —acrecentado por su supuesta relación con la cantante Aitana Ocaña— para difundir la labor de UNICEF.

También Mina El Hammani (1993) utiliza sus redes para apoyar causas sociales. La actriz, de orígenes marroquíes, responsable de visibilizar el racismo y el dilema entre seguir el camino que sus padres han decidido para ella o apostar por el suyo propio, alza la voz en su perfil de Instagram a favor de los refugiados y del movimiento feminista. Es una de las que ha multiplicado por 100 sus seguidores, que han pasado de ser 10.000 a superar el millón. También ha atraído marcas como Babyliss, que destaca la belleza de su melena rizada.

Itzan Escamilla (1998) tenía 15.000 seguidores cuando aparecía en series españolas como Víctor Ros (TVE) o Las chicas del cable, también de Netflix. Tras interpretar a Samuel, un joven de clase media que se incorpora al instituto elitista de chavales ricos y pijos, ahora cuenta con 1,4 millones. Al igual que para sus compañeros, no hay fronteras en sus redes sociales, con admiradores en todo el mundo. Cifras similares suman Aron Piper (1997) y Omar Ayuso, componentes de la pareja televisiva formada por Ander y Omar, conocida como Omander entre los fans, un romance gay que recuerda al vivido por Fer y David en Física o Química, interpretados por Javier Calvo —de Los Javis— y Adrián Rodríguez.

Élite ha marcado un antes y un después en la vida de estos actores y actrices, ahora ídolos. Los propios creadores de la serie, Carlos Montero y Darío Madrona, y su director, Ramón Salazar, contaron a la revista ICON que la transformación en estos jóvenes ha sido abismal. “Ahora son influencers”, destacaba Salazar. “Yo les pregunto cómo lo llevan y me dicen que bien, pero se nota un cambio en su actitud, no lo pueden evitar: están todos a dos metros y hay que bajarlos”, indicaba el director. Para Montero, “se nota que están intentando esforzarse en ser normales, en volver a ser los que eran, pero ya no lo son. Están interpretando normalidad, pero es imposible. Están ligando con famosos, cómo no les va a afectar”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >