Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Bernardeau, el heredero de la saga Duato

"La fama no ocupa el cien por cien de mis pensamientos”, afirma el actor de 21 años. Es hijo de Ana Duato y está de moda por sus papeles en la película ‘Ola de crímenes’ y la serie ‘Élite’ de Netflix

El actor Miguel Bernardeau, en Madrid / Entrevista a Miguel Bernardeau M.MORATE / P.CASADO

“Cuando en casa dije que quería ser actor, lo primero que me dijeron fue que estudiara para ello”. Lo dice Miguel Bernardeau Duato (Valencia, 1997), que acaba de estrenar Ola de Crímenes en los cines. Tal vez son sus apellidos lo que más llame la atención del público, pues se trata del hijo mayor de la intérprete Ana Duato y del productor televisivo Miguel Bernardeau, pero es un dato que pasa desapercibido cuando entra en acción. Lleva la interpretación en los genes y desde bien pequeño supo que quería dedicarse a ello. “Me encanta observar a la gente e interpretar historias que no son mías. Estoy cansado de mí mismo y por eso me gusta meterme en el papel de otros”, cuenta el joven de solo 21 años a EL PAÍS, en plena promoción de la cinta de Gracia Querejeta.

Tras una pequeña incursión en la serie de sus progenitores, Cuéntame cómo pasó, donde hizo de guardia civil en varios capítulos, este incipiente actor se ha puesto de moda tras asumir papeles importantes en muy poco tiempo. Fue el yerno nini de Javier Cámara en Es por tu bien (2017), su primera película en la gran pantalla; se enamora de Maribel Verdú en Ola de Crímenes, desde el 5 de octubre en cines; y protagoniza al líder guapo y pijo del colegio Las Encinas de Élite, la nueva serie de Netflix que se estrenó la pasada semana. Asegura que es un honor trabajar con grandes estrellas de la industria española, de los que ha aprendido mucho. “Me gusta sentarme en el rodaje y observar mientras ellos actúan, disfrutar y aprender de ellos”, dice.

Bernardeau intenta ser políticamente correcto en sus respuestas y resta importancia a que procede de una familia experta en este mundo. Confiesa que eso le ha facilitado el camino, pero destaca que se ha formado para ello. Ha estudiado Arte Dramático en Los Ángeles y ahora continuará sus estudios en España, donde compaginará algunos cursos de interpretación con la carrera de Comunicación Audiovisual, en la que se acaba de matricular en la Universidad CEU San Pablo de Madrid. “Hay muchos actores que no tienen el apoyo de sus padres porque desconocen la profesión y no les respetan. Eso es muy duro”, revela quien tiene la tranquilidad de llegar a casa y poder hablar con su madre los diferentes registros que requiere cada uno de sus papeles.

Asegura no sentir presión por “ser hijo de” porque, dice, se toma muy en serio su trabajo, y no comparte la nueva corriente de actores que no estudian “para no perder la magia”. “Eso es mentira. Un actor tiene que estudiar y saber cómo utilizar su herramienta que es su cuerpo, la voz y la mente y la conexión unificada de todo ello para poder llevar un papel a la pantalla”, explica quien ha hecho ejercicios de voz y relajación antes de dirigirse a la cámara que graba esta entrevista.

Ver esta publicación en Instagram

Daytrip to London with mums. #casttime

Una publicación compartida de Miguel Bernardeau (@miguel_bernardeau) el

Además de la sangre y la profesión, con Ana Duato también comparte las pecas en el rostro y su gran sonrisa y, aunque comenta que apenas recibe consejos de su parte, señala que lo mejor que le ha enseñado su madre ha sido “a ser yo mismo”. Su padre, Miguel Ángel Bernardeau, productor ejecutivo de series como Fugitiva o la propia Cuéntame, le ha inculcado el respeto por la industria. “Mi padre me ha dado un conocimiento enorme de esta industria y sé el respeto que hay que tener a todo el equipo, porque al final se convierte en tu familia”.

No le gusta hablar de la fama y, aunque la ha vivido desde pequeño cuando paraban a su madre por la calle, asegura que no le preocupa. “No es algo que ocupe el cien por cien de mi peso mental. Es una parte con la que vivo y, de momento, estoy encantado”, explica quien, en los últimos días, ha duplicado su número de seguidores en Instagram, donde acumula ya 353.000 admiradores. Bernardeau cuenta que cuando no está trabajando hace boxeo o disfruta del mar y así lo prueban la mayoría de sus publicaciones en esta red social. “De mi vida personal se van a aburrir porque no hago nada fuera de lo normal. No me gusta salir y voy de casa al gimnasio y poco más”.

No desvela nada de una posible segunda temporada de Élite –algo que no se descarta debido a las buenas audiencias que ha tenido su estreno–, pero confiesa que tiene nuevos proyectos en su camino. Uno de ellos, escribir, otra de sus grandes pasiones. “Es una manera de contar historias diferentes no solo como actor, sino como director o guionista”, asegura dejando claro que tiene mucho respeto por dichas profesiones. “Estoy escribiendo una serie, pero estoy probando, catando el terreno, porque admiro mucho a los profesionales que se dedican a ello”, insiste sin adelantar cuándo dará el paso al otro lado de la pantalla.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Miguel Bernardeau (@miguel_bernardeau) el

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >