Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Es seguro pagar con el móvil?

Muchos consumidores desconfían de la tecnología

Muchos consumidores son reticentes a pagar con el móvil porque desconfían de la seguridad de la tecnología. Un miedo que se acentúa por los bulos que circulan por la web, como el del robo a las tarjetas contactless en el metro que se difundió desde un hilo de Forocoches, y las noticias sobre la facilidad con la que puede sustraer dinero ellas (funcionan solo con acercarlas).

Adquirir algo con el móvil es más seguro que con este tipo de tarjetas. Para hacerlo es necesario desbloquear la pantalla del teléfono, por lo que un ladrón necesitará conocer su PIN, patrón, tener su huella dactilar o incluso su cara(si tiene activadas estas opciones). Además, hay protección para las víctimas de un fraude.

La Ley de Servicios de Pago fija en 150 euros el límite máximo de la responsabilidad del titular y algunas entidades ya aplican el nuevo límite de 50 euros. En caso de robo o pérdida del teléfono, hay que actuar como si nos pasara con la tarjeta: ponerse en contacto con la entidad financiera para comunicarlo y bloquear las que se hayan configurado.

Pagar con el móvil también implica ciertas medidas de seguridad, como no dejar el teléfono a la vista cuando no se usa; desactivar el sistema y quitar las tarjetas si se le da a un tercero, por ejemplo; y a la hora de repararlo, bloquear el sistema de pago y poner un PIN fuerte, un patrón complicado o su huella dactilar a ser posible.

¿Cómo se paga con el móvil?

Funciona de forma similar a hacerlo con una tarjeta contactless: simplemente hay que sacar el teléfono y acercarlo al datáfono hasta que el pago se haga efectivo. Aunque no vale con cualquier móvil ni tampoco se puede hacer en todas las tiendas, explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Estas son las tres cosas necesarias para poder hacerlo:

1. El smartphone debe disponer de NFC (Near Field Communication), una tecnología inalámbrica que permite transmitir datos de un dispositivo a otro que esté cerca.

2. Tener descargada y configurada una aplicación de pagos. Existen varias, como Apple Pay, Google Pay o las de algunos bancos.

3. La tienda en la que vamos a comprar debe tener un datáfono contactless. De lo contrario, no será posible.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información