Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ogye de Kenia recobran la esperanza de regresar a sus tierras

El Gobierno estudia la forma de restituir a este pueblo indígena desahuciado de sus bosques tras la decisión de la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos

Miembros del pueblo ogiek trabajan la tierra.
Miembros del pueblo ogiek trabajan la tierra.

Entre el pueblo ogiek de Kenia crece el optimismo ante la posibilidad de volver a sus bosques ancestrales, después de que el Gobierno se haya comprometido a respetar una sentencia histórica que ordena reparar a las víctimas de desahucios forzosos, que también podría tener efectos sobre otras reclamaciones similares sobre la tierra.

Los desahucios han cesado y los ogiek están rehabilitando partes del bosque Mau, según un activista de esta pueblo. Esto se produce un año después de que la corte de derechos humanos de África ordenara a kenia compensar a los habitantes del bosque, situado en el valle del Rift, por violar sus derechos sobre la tierra. "Parece que la comunidad se ha estabilizado un poco psicológicamente", según Daniel Kobei, director ejecutivo del Programa de Desarrollo del Pueblo Ogiek, que ha sido parte de la reclamación judicial. "Tiene esperanza de recuperar su tierra".

La Corte Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos, con sede en Tanzania, dictaminó el pasado mayo que Kenia había violado el derecho de los ogiek sobre su tierra al desalojarlos dle bosque Mau, la zona de recogida de agua más grande del país. Activistas en favor de los derechos de las comunidades que viven en zonas protegidas por todo el continente celebraron la primera decisión del tribuna sobre los derechos de los pueblos indígenas como una gran victoria.

Un comité del Gobierno formado en noviembre dará este mes de junio sus recomendaciones sobre cómo hacer efectiva la sentencia, según Korir Sing'oei, miembro de dicha comisión y asesor jurídico de la oficina del vicepresidente.

Cuando puso en marcha este organismo el año pasado, el Gobierno keniano planteó dos posibilidades: que los ogiek volvieran a sus tierras originales o que se les asignaran nuevos territorios. "Todo lo que analizamos ahora tiene que ver con la restitución de las tierras o con otras formas de compensación", declaró Sing'oei. "No creo que en este momento se esté planteando una indemnización financiera".

Organizaciones medioambientalistas llevan tiempo luchando por una mayor protección del bosque Mau a medida que Kenia se ha visto afectada por talas, asentamientos ilegales y producción de carbón en sus bosques indígenas, que son de propiedad gubernamental.

Los pueblos indígenas argumentan que la mejor forma de proteger estas áreas forestales es otorgarles la propiedad de la tierra con la condición de cuidar de su conversación. "Mau es un ecosistema muy frágil con implicaciones medioambientales y ecológicas enormes para todo el país", sostuvo Sing'oei, añadiendo que para devolver el bosque a los ogiek sería necesario que dejara de ser una propiedad pública para pasar a ser privada o de la comunidad.

"Determinar quiénes serían los beneficiarios es un trabajo enorme... hay mucha gente que se presenta como ogiek, y en realidad no lo es, y hay gente que sí es ogiek y no está incluida", apuntó. El asesor gubernamental mantiene que el caso tiene implicaciones de carácter nacional. "Esta es una comunidad forestal y por tanto esa sentencia sienta un precedente valioso para otras comunidades con situaciones parecidas", indicó. "Pero no hay una receta mágica para hacer realidad la sentencia. Será un un proceso razonablemente largo".

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información