Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josevi García y Pablo Molina, el Down sobre ruedas

A bordo de esa furgoneta 'hippy' Josevi García y Pablo Molina rodaron la mitad del filme social 'Distintos' que les ha unido.
A bordo de esa furgoneta 'hippy' Josevi García y Pablo Molina rodaron la mitad del filme social 'Distintos' que les ha unido.

PABLO MOLINA nació hace 19 años con síndrome de Down. Nunca había pensado en ser actor, pero la oportunidad se cruzó en su camino. Lo cuenta entre susurros hasta que el director de cine Josevi García (Valencia, 1977) le interpela cariñosamente: “Venga Pablo, con fuerza, como en el rodaje”. Es entonces cuando el joven se sienta firme, mira a los ojos a su interlocutora y alza la voz. “Josevi me ayudó a atreverme a hablar fuerte. Y eso me va a servir mucho en mi vida”.

García y Molina se conocieron en mayo de 2016, en el centro de la Fundación Asindown, en Valencia. El guionista y cineasta buscaba allí a los dos protagonistas para su cortometraje social Distintos, patrocinado por la propia asociación. “En cuanto Pablo hizo el casting, supe que era perfecto para el papel de Manu”. Cuando lo dice, una sonrisa vergonzosa se dibuja en la cara del chico. “Como ves, Pablo es tímido. Por eso le di el papel del charlatán. Y Salva (el otro protagonista), que habla por los codos, en el corto no dice ni tres palabras. Era un reto y los dos demostraron una capacidad innata para la interpretación”.El filme narra la aventura de dos chicos con síndrome de Down que deciden viajar solos hasta Valencia para cumplir un sueño: asistir a un concierto de Alejandro Sanz y conocerlo. Este ha sido el primer cameo del artista madrileño en la ficción española. Y para Pablo Molina fue “increíble” grabar junto a él. “A mi madre y mi hermana les encanta. Le pedí un autógrafo para ellas y todo”, dice.

El cineasta Josevi García (izquierda) y Pablo Molina, protagonista de su corto 'Distintos'.
El cineasta Josevi García (izquierda) y Pablo Molina, protagonista de su corto 'Distintos'.

García escogió el formato road movie porque quería que su película fuese un viaje transformador. “En el que el público entendiera lo que es realmente tener Down”. Pero a bordo de la mítica furgoneta hippy de Volkswagen en la que rodaron, fueron García y Molina quienes experimentaron un verdadero cambio. “Convivir con Pablo y Salva durante tantos meses me ayudó a comprender su mundo. He descubierto que son personas que se implican al cien por cien, que lo dan todo y que tienen energía para divertirse y divertir a los demás”, dice. Y asegura que esa fue la misma sensación que tuvo el resto del equipo, entre quienes figuran actores como Llum Barrera o Carlos Olalla. “Trabajar con ellos fue más fácil y gratificante que con muchos profesionales”, explica este director, que ha dedicado gran parte de su carrera a las producciones de carácter social. “Quizá sea el mejor rodaje de mi vida”. 

La película se estrenó en junio de 2017, en la Seminci de Valladolid, y ha recorrido varios festivales por la geografía española. La primera vez que Molina se vio en la pantalla se sintió extraño. Después, “satisfecho y orgulloso”. “Me hizo sentir especial delante de mi familia”. Para él ha sido una experiencia de superación y reconocimiento. Acumula ya dos premios a mejor actor, en el Pilas en Corto (de Sevilla) y en el Festival de Cine sobre la Discapacidad de Collado Villalba (Madrid). Aun así, no se imagina dedicándose a ello profesionalmente. Pero hoy saborea el éxito. “A veces me sorprende que me hayan premiado. Le estoy muy agradecido a Josevi por esta oportunidad. Me ha ayudado a darme cuenta de lo que soy capaz. A sacar el potencial que tengo y que la gente lo vea. Porque tienen que saber que no solo tengo Down”.