Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tecnología de mujeres y para mujeres en Dakar

Jjiguène Tech Hub está construyendo una red femenina para compartir conocimientos

Tecnología de mujeres y para mujeres en Dakar

Construir, compartir e inspirar son las tres enseñas de un centro de innovación tecnológica (tech hub) con características muy particulares. Está impulsado por mujeres, gestionado por mujeres y orientado a las mujeres. Se trata de Jjiguène Tech Hub. Binta Coudy, una de las fundadoras de este espacio, desarrolla el lema para resumir los objetivos del proyecto: “Pretendemos construir una red de mujeres interesadas por las ciencias y la tecnología en la que ellas mismas puedan compartir sus conocimientos y que inspire, a su vez, a otras mujeres y niñas”.

En poco más de dos años de vida, Jjiguène (que significa mujer en lengua wolof) ha conseguido posicionarse en el dinámico ecosistema tecnológico senegalés y se han convertido en piezas imprescindibles de cualquier iniciativa relacionada con el desarrollo tecnológico. Básicamente porque han sido capaces de poner en la agenda de este fenómeno la perspectiva de género y así se han ganado la complicidad de los operadores de telefonía móvil locales, interesados comercialmente por fomentar el uso de las TIC, pero también de la administración senegalesa y de organizaciones internacionales.

Las impulsoras de este proyecto han roto, con el paso del tiempo, todas las barreras para disminuir lo que habitualmente se conoce como brecha digital y que desplaza especialmente a las mujeres, y más todavía a las rurales. Por ese motivo, Binta Coudy se muestra especialmente satisfecha por una de las actividades que les ha llevado más allá de las fronteras urbanas. Con la colaboración de Imagination Afrika y de Wetech, han hecho una gira de formación en tecnologías por todo el país, incluso en las regiones más alejadas de la capital. “Las realidades varían de una zona a otra, pero si hay una cosa en común que se puede subrayar de todas nuestras beneficiarias es su creatividad y sus ganas de descubrir siempre un poco más”, señala satisfecha Coudy.

Si los miembros de Jjiguène Tech Hub dedican la mayor parte de su esfuerzo a la formación es por el valor que tienen estas actividades a la hora de replicar, por ejemplo, la familiarización con las tecnologías. “Intentamos sensibilizar a las chicas en relación a los trabajos de carácter más científico, a la vez que les explicamos los riesgos de exponer sus datos personales en Internet y, sobre todo, en las redes sociales”, explica la cofundadora del tech hub. Y en esa capacidad de la formación destaca la posibilidad de sacar un rendimiento económico concreto de estas herramientas, la posibilidad de aumentar la independencia de las mujeres. “Trabajan en el sector textil, en la transformación de productos locales, en la costura, en la sanidad, en la agricultura… han recibido formación en informática. Hoy saben encender un ordenador, usar los paquetes de ofimática y aplicarlos a su actividad, pero, sobre todo, conocen el impacto del comercio electrónico o de las redes sociales para sus negocios y han podido buscar aplicaciones que les permitan desarrollar su actividad de emprendedoras”, señala Coudy.

Finalmente, en Jjiguène Tech Hub han roto también las barreras de edad y se han acercado a  beneficiarias muy jóvenes. “Hemos trabajado con los más pequeños para demitificar el ordenador. Los niños han aprendido a reconocer las piezas de un equipo, a ensamblarlos y a hacer programación básica para configurar sus ordenadores”, cuenta la joven senegalesa.

Para estas apasionadas del mundo digital, el principal reto es hacer el mundo de la ciencia y la tecnología atractivo para las mujeres, porque conocen los beneficios que eso puede comportar. Para ellas, pero también para toda la sociedad cuando se libere esa energía creativa femenina. Un reto en el que cuentan también con la participación de los hombres.

Ficha técnica

País: Senegal

Número de miembros: 40 voluntarios

Año de creación: 2013

Objetivo: crear una red de mujeres interesadas por la tecnología que puedan compartir sus conocimientos y animar a otras.

Logros: llevar la formación en informática a las mujeres tanto en Dakar como en el entorno rural. Sensibilizar a las niñas desde una edad temprana. Y capacitar a mujeres emprendedoras en el uso de las TIC para beneficiar a sus negocios.