Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las vacunas del ébola no llegarán, como pronto, hasta enero

Los primeros resultados de dos prototipos se tendrán a finales de año

La subdirectora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie Paule Kieny, informa sobre la investigación en vacunas contra el ébola.
La subdirectora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie Paule Kieny, informa sobre la investigación en vacunas contra el ébola. EFE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) espera poder enviar las primeras vacunas para el ébola a los países afectados (Guinea, Liberia y Sierra Leona, de momento) a primeros del años que viene, ha dicho hoy en una teleconferencia Marie Paul Kiney, subdirectora general de Sistema de Salud de la OMS, y su portavoz habitual para temas de investigación en medicamentos (ella fue la que notificó que se consideraba ético dar tratamientos a infectados por el ébola aunque no se hubieran probado antes).

La organización está pendiente de dos prototipos, la NIAID/GSK, desarrollada por la farmacéutica GlaxoSmithKline y la VSV-EBOV, de la Agencia de Salud Pública de Canadá, que ya ha remitido 800 viales a la OMS. La mitad de los voluntarios para las primeras fases del ensayo acelerado a que se van a someter se reclutarán en Lausana y Ginebra, respectivamente. Además, hay toda otra serie de fármacos experimentales con los que se espera empezar a trabajar el año que viene. El 1 de noviembre empezarán los ensayos en humanos.

La excepcionalidad de la situación ha acelerado un proceso que normalmente llevaría casi una década. Lo que se pretende ahora es, una vez probada la seguridad de las vacunas en una fase I acelerada, llevarlas a los países afectados, donde se podrá confirmar si protegen o no.

La Agencia Europea del Medicamento ha recordado que todos los tratamientos y vacunas contra el ébola pueden tener la consideración de medicamentos huérfanos que habitualmente se usa para los destinados a enfermedades raras (que afectan a menos de 5 cada 10.000 personas). De hecho, en Europa el ébola lo es (ha habido solo un contagio autóctono, el de Teresa Romero). Con ello no solo se aceleran los ensayos, sino que se consiguen ayudas y desgravaciones ante a agencia.

Las vacunas, que son clave para contener las infecciones –la del VIH se espera desde hace 15 años y se considera clave para erradicarlo- son solo una de las herramientas para frenar la epidemia. Otra muy importante es la hacerse la prueba cuanto antes para, en la medida de lo posible, recibir soporte (o tratamientos cuando los haya) de inmediato e intentar detener la infección desde el principio. Como se ha visto en España, la detección del ébola en la sangre requiere un laboratorio especializado y lleva varias horas. La Comisión para la Energía Atómica de Francia, que tiene también una sección de investigación básica, está trabajando en un dispositivo de prueba rápida similar a los que ya existen para el VIH o para medir la diabetes que, con una gota de sangre o saliva, detecte el virus en 15 minutos. El prototipo aún está en pruebas, pero supondría un importante avance y permitiría reorientar los recursos de laboratorios para el diagnóstico a otras necesidades.

Más información