_
_
_
_
_

Legumbres, verduras, leche y pan más baratos: cuánto ha caído el precio de 13 productos básicos en cada supermercado con la bajada del IVA

Los alimentos que pasan de pagar el 4% al 0% se abaratan en los primeros días de eliminación del impuesto. También se reduce el coste de aceite y pasta

FERNANDO HERNÁNDEZ

Los productos más básicos de la cesta de la compra, como los tomates, las lentejas, las patatas o el queso, tributaban un 4% de IVA hasta el 31 de diciembre de 2022. Este impuesto se esfumó después de las campanadas, mientras que el de la pasta y el aceite se redujo a la mitad (del 10% al 5%). La intención del Ejecutivo con este recorte es que caiga el precio de los alimentos ante la embestida de la inflación: aunque el dato general de diciembre modera el incremento interanual al 5,8%, el aumento de precio de los comestibles sigue desbocado (un 15,3% en noviembre). El objetivo del Gobierno parece cumplirse moderadamente en los primeros días de aplicación de la medida en las principales enseñas, con reducciones de en torno al 4% en los precios de estos productos, de acuerdo a una comparación de precios de 13 productos básicos realizada por EL PAÍS entre el 28 de diciembre, un día después del anuncio del recorte, y este lunes 2 de enero.

El panorama completo es mucho más complejo, ya que la medida afecta a miles de productos en decenas de miles de tiendas, pero esta selección intenta comprobar en un primer vistazo si hay bajadas inmediatas. Y ese es el escenario actual, atendiendo al comportamiento de los precios en las tiendas online de Mercadona, Carrefour, Día, Alcampo, Eroski y Consum en el primer día laborable de aplicación. Lidl completa el grupo de grandes supermercados en España, pero sus precios no han sido analizados porque no vende alimentos por internet. La mayoría de los alimentos elegidos son de marcas blancas.

La tónica general observada es la reducción de precios, con contadas excepciones: en Mercadona un kilo de lentejas costaba 2,08 euros el 28 de diciembre y 2 euros este lunes, es decir, un 3,85% menos; en Carrefour el cartón de un litro de leche entera ha pasado de costar 0,94 euros a 0,90, un 4,26% menos; y en Eroski el tomate tipo pera cuesta 1,97 euros el kilo, un 3,9% menos que a finales de diciembre. En estos tres casos, el supermercado ha eliminado en torno al 4% de IVA que antes repercutía en el precio, pero los porcentajes de decrecimiento no coinciden porque comparamos precios finales, los que interesan al consumidor.

La mejor forma de apreciar si el supermercado ha recortado el IVA en el precio es calcular cuál era el impuesto que se pagaba el 28 de diciembre y si, una vez eliminada esa cantidad (o rebajada para la pasta y el aceite), esa es justo la cifra que marca la etiqueta a 2 de enero. El precio ha caído tanto como el IVA en 53 de las 78 referencias analizadas. En ocho precios la bajada ha sido menor que la del impuesto y en 14 productos, mayor que el tributo que se pagaba hasta el 31 de enero. La nota discordante la dan tres productos en los que el precio final ha crecido.

Mercadona

Carrefour

Día

Eroski

Alcampo

Consum

“No se nota mucho, la verdad. Son unos pocos céntimos, pero es mejor que nada”, dice Consuelo Pérez (59 años) en un supermercado Día de Alcalá de Henares (Madrid). Sabe que han eliminado el impuesto “por la televisión”, pero no se ha percatado mientras hacía la compra este lunes. “Lo he notado con los pepinos. Voy muy al céntimo y he visto que eran un poco menos caros que la semana pasada”, añade Valery Ramírez (26 años). “Me parece bien que haya descuento. Cuanto más dure mejor”, comenta. Tanto la eliminación del IVA superreducido como la disminución al 5% para aceite y pasta estarán en vigor durante seis meses, o bien hasta el 1 de mayo si la tasa interanual de la inflación subyacente —que no tiene en cuenta los precios de energía y alimentos frescos, los más volátiles— del mes de marzo cae a un nivel inferior al 5,5%.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) valora positivamente la medida. “Nos parece una política adecuada, pero se queda corta. Se debería haber incluido al pescado y la carne”, opina Enrique García, portavoz de OCU. “Sin embargo”, continúa, “consideramos muy necesario que haya un seguimiento de cómo avanzan los precios. No sirve de nada que hayan bajado hoy y que vuelvan al precio que tenían en diciembre en dos o tres semanas. Debe haber un control exhaustivo”.

Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, dijo la semana pasada que habrá vigilancia y sanciones a la distribución si no traslada la rebaja del IVA a los precios, aunque el decreto aprobado no aclaraba de qué tipo. “Confío en que el sector, que además es muy consciente de que tiene una responsabilidad especial en este momento, colabore y transmita esta bajada de los precios, que va a notarse inmediatamente en los bolsillos de las familias españolas. Si no, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tendrá una indicación muy clara de vigilarlo y habrá sanciones si no se cumple”, advirtió en TVE.

Ignacio García Magarzo, director general de Asedas (Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercado), asegura que el sector no se va a aprovechar de la coyuntura para subir indebidamente los precios: “La mejor garantía de que eso no va a pasar es la fuerte competencia que hay y la capacidad de elegir de los consumidores. Somos un sector con los márgenes muy ajustados y, a la vez, sabemos de la sensibilidad que hay. Cada consumidor ajusta al máximo. La evolución futura de los precios dependerá de las materias primas y la energía”. García Magarzo también reivindica el esfuerzo logístico que ha supuesto para los supermercados cambiar tantos precios con tan poca antelación. La premura con la que el sector ha aplicado la medida ha hecho que no todos los negocios hayan actualizado el etiquetado, especialmente en pequeñas superficies y mercados.

“Si un producto que costaba un euro ahora vale 96 céntimos, correcto. Ha repercutido la rebaja del IVA, pero ni mañana ni en febrero ni en marzo ni en abril puede volver a costar un euro. Solo pueden subirlo si hay un aumento de los costes”, insiste Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua, que reclama una mayor dotación de recursos para la CNMC para que controle los precios de los supermercados. “Tenemos el precedente negativo de la gasolina y los cinco céntimos de descuento. Nosotros pillamos a muchas que no lo aplicaron o que subieron el precio antes de que entrase en aplicación la medida”, finaliza.

“Espero que esta bajada del IVA no sirva para que ganen más los supermercados. Voy a estar muy, muy pendiente a partir de ahora”, añade Jorge Moreno (34 años), al salir del Día de Alcalá. Esa misma suspicacia se está articulando a través de redes sociales con hashtags como #EseIvaEsMío, con el que algunos usuarios de Twitter están fiscalizando el comportamiento de los precios. “De momento creo que sí han bajado los precios, pero siguen siendo altísimos”, finaliza Moreno.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_