Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El INE corrige en dos décimas el crecimiento del PIB del año pasado hasta dejarlo en el 2,4%

La producción de la economía española es unos 6.000 millones inferior a lo calculado hasta ahora

Camareros en una cafetería de Sevilla.
Camareros en una cafetería de Sevilla.

La actividad económica se estaría ralentizando más de lo que se estimaba inicialmente. En lugar de crecer un 2,6% en 2018, el Producto Interior Bruto (PIB) solo avanzó un 2,4%, dos décimas menos según la actualización publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta revisión forma parte de las que hace periódicamente el organismo estadístico.

De acuerdo con el nuevo desglose, el consumo de los hogares tuvo el año pasado un incremento bastante menor de lo previsto (1,8% frente a 2,3%). También empeora levemente lo que restó el sector exterior (una décima). Sin embargo, se eleva más la inversión (6,1% frente a 5,6%) y el consumo público (2,1% frente a 1,8%).

Además, los españoles producen y ganan un poco menos de lo que se señalaba hasta ahora. El INE ha actualizado toda la serie remontándose hasta 1995, y el resultado es que el PIB es en estos momentos 6.055 millones de euros más bajo que en el cálculo anterior, situándose en los 1,202 billones al cierre de 2018 frente a los 1,208 billones previamente registrados.

En 2017 la economía creció un 2,9% frente al 3% que antes se había contabilizado. Y en 2016 sumó un 3% frente al 3,2% anterior. Por el contrario, en 2015 la economía subió algo más: un 3,8% frente al 3,6% que se había apuntado. Por lo tanto, la recuperación ha sido ligeramente menos intensa de lo que se pensaba. En los cinco años desde 2014 hasta 2018 inclusive, el PIB creció un 13,5%, y no el 13,8% que se registraba con anterioridad. Es decir, se han recobrado tres décimas menos.

El INE corrige en dos décimas el crecimiento del PIB del año pasado hasta dejarlo en el 2,4%

En cambio, la crisis resultó un poco menos dura según las nuevas cifras divulgadas este lunes por el INE. Entre 2009 y 2013 el PIB cayó un 8,9%, cuando antes se había contabilizado un desplome del 9,2%. En consecuencia, la crisis fue unas tres décimas más suave. En 2010 se vivió una levísima recuperación al anotarse el PIB un crecimiento del 0,1% frente al 0% que daba el INE en la serie previa. Esos fueron los llamados brotes verdes que luego la crisis de deuda soberana europea marchitó.  

El instituto que dirige Juan Manuel Rodríguez Poo ha corregido la serie entera entre 1995 y 2018. Hasta 2002 se han efectuado por lo general revisiones al alza del PIB. Pero a partir de ahí la mayoría son negativas, reduciendo el tamaño de la economía. Según explica el INE, la revisión ha tenido un impacto promedio en las cuentas del -0,4%.

Estas modificaciones han sido el resultado de dos revisiones distintas de las estadísticas. Por un lado, la rutinaria que se hace conforme van llegando más datos. Y por otro, aquellas que se elaboran de forma regular, al menos cada cinco años, en coordinación con Eurostat y el Banco Central Europeo, para mejorar y modernizar los métodos de estimación y las fuentes. Para esta última, que se desarrolla de forma armonizada en toda la UE, se reabre y cambia todo el periodo comprendido entre 1995 y 2018 con el fin de evitar rupturas de la serie estadística.

Como resultado de esta actualización, la deuda pública en principio aumenta en porcentaje del PIB al recortarse el denominador: desde el 97,1% hasta el 97,6%. No obstante, la confirmación de este dato todavía tiene que difundirla el Banco de España el 30 de septiembre. Gracias al redondeo, la cifra de déficit público permanece igual: en el 2,5% del PIB a finales de 2018. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >