Hacienda cosecha un récord de 15.600 millones en la lucha contra el fraude

La cantidad recaudada durante 2015 supone un incremento del 27% respecto a lo obtenido el año anterior

El director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, antes de la rueda de prensa.FOTO: S.BURGOS / VÍDEO: ATLAS (atlas)

La Agencia Tributaria cosechó el año pasado 15.664 millones de euros por sus actuaciones de la lucha contra el fraude fiscal, lo que supone un aumento del 27% respecto a los 12.318 millones recaudados el año anterior, según datos difundidos este lunes por el organismo pùblico. Esta cifra, que representa un 1,5% del PIB, es el mayor ingreso obtenido jamás en la cruzada de Hacienda contra el engaño en el pago de impuestos y la economía sumergida en España. El director de la Agencia, Santiago Menéndez, calificó este resultado como "histórico" y explicó que este aumento se debe al mayor énfasis en el control sobre los grandes contribuyentes, en combatir la economía sumergida y en el cobro de las deudas pendientes.

Más información

Nunca la Agencia Tributaria había arañado tanto dinero en sus acciones de la lucha contra el fraude. La cifra servirá para que los dirigentes populares traten de hacer olvidar el fiasco de la amnistía fiscal.

La propia Agencia explicó, no obstante, que el resultado de 2015 está distorsionado. Incluye “expedientes singulares de minoración de devoluciones por un importe de 2.700 millones de euros, que por sus características resultan de difícil repetición en el tiempo”. Se tratan de comprobaciones abiertas a contribuyentes que reclamaban al fisco después de anotarse deducciones fiscales, bases negativas —créditos fiscales originados por pérdidas de años anteriores— o provisiones y que Hacienda rechazó.

El director de la Agencia evitó este lunes concretar a qué se deben esos “expedientes singulares” pero sí explicó que se deben a pocas inspecciones de gran cuantía que seguramente no volverán a producirse, lo que permite deducir que se deben a procesos sobre grandes multinacionales. "Cuando hay una actuación singular se desvirtúan los datos", ha reconocido Menéndez. "Pero hay que ser transparente y explicarlo. Los resultados son muy excepcionales. Son históricos. Pero queremos ser transparentes y explicar por qué", ha indicado.

“Hay expedientes que se producen una vez sobre un hecho muy concreto que no se van a producir más. Otros que se producirán pero no sobre esa cuantía. Son actuaciones singulares que llevan mucho trabajo detrás…”, zanjó Menéndez antes de subrayar que aún excluyendo esta excepcionalidad “los de 2015 siguen siendo los mejores resultados históricos de la Agencia”.

Para comparar exactamente cuál ha sido el balance de la Agencia en un año hay que centrarse en “los ingresos directos de actuaciones de control”, derivados de las comprobaciones y actas levantadas por los inspectores. Estos crecieron el año pasado un 11,6% hasta los 9.686 millones.

Este resultado se debe, entre otros motivos, a la batería de medidas aprobadas en 2012 para combatir el fraude —endurecimiento de penas, limitación de pagos en efectivo, embargos preventivos...—, la introducción de nuevas herramientas informáticas, a poner más recursos a controlar a las grandes empresas y al cobro de las deudas pendientes. De hecho, casi la mitad de la deuda liquidada por los órganos de inspección —las actas que levantan los inspectores— procede de la delegación de grandes contribuyentes, el departamento de la Agencia Tributaria que controla a las multinacionales.

La mejora en la recaudación de la lucha contra el fraude es uno de los asuntos que los principales partidos han incluido en sus programas electorales. Podemos, por ejemplo, propone aumentar estos ingresos al ritmo de unos 12.000 millones al año, una cantidad que resulta difícil de alcanzar a tenor de lo que expresan inspectores y otros funcionarios de la Agencia.

En el aumento de la recaudación también ha sido eficaz el plan de incentivos aprobado por tercer año consecutivo por la dirección de Hacienda para premiar a los funcionarios de la Agencia si conseguían determinados objetivos de recaudación. De esta forma, con menos personal ha conseguido mejores resultados porque se han multiplicado las horas extra que hacen los inspectores.

Otra de las explicaciones del aumento de la recaudación está en el aumento de las actuaciones contra la economía sumergida. La Agencia ha multiplicado las visitas presenciales, conocidas en el argot como peinados. El año pasado realizó 21.810 visitas de comprobación, casi una cuarta parte de estas a detectar alquileres opacos.

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción