Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE aprueba las ayudas por la 'E. coli' contra el criterio de España

El fondo queda en 210 millones y no se incluyen todas las verduras afectadas

Las compensaciones de la Unión Europea por la crisis de la E. coli salen adelante sin el apoyo de España, que las considera insuficientes. La Comisión Europea indemnizará a los agricultores damnificados con 210 millones de euros, que cubrirán la mitad de las pérdidas sufridas, según lo acordado ayer en Bruselas por los representantes de los Gobiernos comunitarios y la propia Comisión. El resultado fue fruto de una votación en la que España se pronunció en contra por considerar insatisfactoria la relación de cinco productos acreedores de indemnización y las propias cantidades puestas en juego. Las compensaciones que finalmente serán liberadas se conocerán a partir del 22 de julio, cuando Bruselas haya contabilizado las reclamaciones.

El Gobierno quiere que se compense también por la caída de precios

La indemnización fijada cubrirá la mitad de las pérdidas sufridas

El monto de 210 millones fue propuesto la semana pasada por el comisario de Agricultura, el rumano Dacian Ciolos, después de que los ministros del ramo rechazaran por insuficientes los 150 millones que figuraban en un primer momento. En aquel primer debate en Luxemburgo, nueve ministros firmaron una carta en la que reclamaban una cobertura del 90% al 100% de los daños.

Era una propuesta de máximos en la que la Comisión detectó líneas de fractura. Llegó a la conclusión de que, más allá del fragor de la batalla verbal, los 210 millones serían una cantidad finalmente aceptada por buena. Así fue ayer, aunque las discusiones duraron más de lo previsto por el comisario. España solo encontró apoyo a su oposición en Francia, Polonia (los tres firmantes de la carta imperativa) y Eslovaquia, un grupo insuficiente para frenar el proyecto. Los demás votaron a favor o se abstuvieron. Entre quienes estuvieron de acuerdo con los planes del comisario figuraban Holanda, país también perjudicado directamente por los errores de las autoridades de Hamburgo, y Alemania. Los dos habían parecido solidarios con España a la hora de suscribir la carta.

Conforme a lo pactado, tendrán derecho a compensación los productores de pepinos (hasta 240 euros por tonelada), tomates (332 euros), lechugas (389 euros), calabacines (296 euros) y pimientos (444 euros) que hayan sido retirados del mercado desde el 26 de mayo al próximo 30 de junio. Esa indemnización cubre el 50% de los precios de referencia fijados como garantía para tales productos y de ella se beneficiarán todos los agricultores. Estas ayudas no son excluyentes de las existentes de forma permanente para aquellos productores integrados en asociaciones profesionales. De hecho, la suma de ese 50% generalizado y de estas otras compensaciones estructurales harán que los productores más profesionalizados de la agroindustria lleguen a alcanzar el 90% de los precios de garantía para productos retirados del mercado, como es el caso de los pepinos, que llegarán a recibir 432 euros por tonelada.

Eduardo Tamarit, secretario general del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, que asistió a la reunión de ayer en nombre de España, reclamó infructuosamente que las ayudas llegaran a todos los cultivos afectados (no solo a los cinco identificados) y a todo el sector, y que se compensara no solo por los productos retirados del mercado, sino por las caídas de precios generadas por la psicosis de la crisis. También reclamó, sin éxito, que la Comisión se implique en campañas publicitarias para alentar al consumo de verduras españolas en los mercados más afectados. El comisario Ciolos dijo: "Soy optimista, creo que el consumo va a recuperarse rápidamente".

Las cifras acordadas son finales, salvo causa de fuerza mayor. El comisario Ciolos apuntó hace unos días que "si sigue habiendo necesidades y existen recursos financieros se podrán movilizar otras medidas", aunque ayer otras fuentes de su entorno comentaban que si las compensaciones ahora aprobadas no dan para cubrir todas las demandas quizá haya que bajar los precios de referencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011