El país más beneficiado por las indemnizaciones será Holanda

España no será el país más beneficiado por las compensaciones europeas previstas para paliar los daños de la crisis de las hortalizas, porque esta ha ocurrido en los meses más bajos de la campaña de producciones y exportaciones. Según los datos de la Comisión Europea, el principal país perceptor de fondos por la retirada de pepinos, tomates, pimientos, calabacines y lechugas, los cinco productos incluidos inicialmente por Bruselas, será Holanda. Entre 2007 y 2010, en el mes de junio, del volumen de las exportaciones de esos cinco productos en el marco comunitario, el 67% correspondieron a Holanda y solo el 18% a España.

En previsión de situación de crisis, la Organización Común de Mercado (OCM) para el sector de frutas y hortalizas contempla fundamentalmente dos vías para la regulación de los mercados y apoyar la renta de los agricultores. Una primera es la retirada de materia prima para su destrucción o entrega a entidades benéficas. La segunda es el levantamiento de las superficies de cultivo y compensar por el volumen de cosecha no recolectada. El sector hortofrutícola español considera fundamental, sin embargo, que en los mecanismos de compensación por las pérdidas se incluya una tercera vía donde se contemple la caída de las cotizaciones en los mercados y no solo para los cinco productos recogidos inicialmente por Bruselas. Quieren que se incluyan otras producciones hortícolas, así como frutas de verano, especialmente melón, sandía, nectarina, melocotón y ciruela. Este sistema de compensación de los precios ya se aplicó en el caso de la gripe aviar.

Más información

De acuerdo con las ofertas comunitarias iniciales para compensar al sector, el Ministerio de Medio Ambiente, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), dio instrucciones el 8 de junio a las comunidades autónomas para poner en marcha los mecanismos y contabilizar las pérdidas.

Para el cobro de las ayudas previstas por la Unión Europea, los afectados deben comunicar a la Administración autonómica el volumen de mercancía retirada del mercado y que la misma sea certificada por los servicios de inspección. El mismo mecanismo se debe seguir en el caso de las superficies de cultivo que se hayan dejado de recolectar.

Según las instrucciones del FEGA, las comunidades autónomas deben comunicar todos los días a la Administración central el volumen de las producciones retiradas o las superficies que no se vayan a recoger. Hasta la fecha, los datos remitidos no son muy elevados, aunque se espera que ese volumen aumente en próximas fechas, una vez conocidas las ayudas comunitarias definitivas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción