Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero advierte de una recaída de la economía en el tercer trimestre

La prima de riesgo de España sube con fuerza tras semanas de moderación

La economía española enfila ya la recuperación, pero aún se esperan baches en el camino. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quiso preparar ayer el terreno ante la posibilidad de que el crecimiento del tercer trimestre del año "no sea tan bueno" como el de los dos anteriores. España ha conseguido abandonar la recesión y enlazar dos trimestres de crecimiento consecutivo este año, con cifras aún muy magras. Pese a todo, Zapatero considera abierto el camino para la recuperación del crecimiento económico. "Están dadas las condiciones", subrayó ayer tras reunirse con el Rey en el palacio de Marivent.

Es la primera vez que el presidente del Gobierno admite abiertamente que el final del verano puede devolver los números rojos a la economía española, una hipótesis ya apuntada por algunos analistas. Los últimos, los expertos del Servicio de Estudios del BBVA, que en un informe hecho público el pasado lunes presagiaba descensos intertrimestrales del PIB "en los próximos meses". La subida del IVA y los recortes del gasto público apuntalaban esa tesis.

En su diagnóstico sobre la recuperación, Zapatero se apoyó, entre otros indicadores, en el reciente informe del Banco de España que atribuía un avance del 0,2% del PIB entre abril y junio respecto al trimestre anterior. Al contrario de lo que insinuó ayer el presidente, este organismo descartaba retrocesos en lo que queda de año. El Instituto Nacional de Estadística (INE) dará a conocer este viernes el dato oficial del PIB hasta junio, probablemente idéntico al del Banco de España.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, Zapatero auguró "un proceso largo" de recuperación en el que los bancos abrirán líneas de financiación y, lentamente, se facilitará una recuperación del empleo con la ayuda de "nuevas iniciativas en políticas activas en lo relativo a los servicios públicos". El presidente consideró la estabilidad financiera "una condición imprescindible para que la recuperación económica se mantenga en los próximos trimestres".

Esa estabilidad es la que ha impulsado los drásticos recortes del gasto público, entre ellos el de la inversión. Zapatero dio ayer un paso atrás al anunciar que se retomarán algunas de las construcciones ya prometidas que fueron víctimas del parón en la obra pública.

La prima de riesgo -el diferencial entre el coste de la deuda española y la alemana, sintomático de la credibilidad del país en los mercados- reaccionó a los anuncios económicos con fuertes subidas hasta 165 puntos básicos (1,65 puntos porcentuales). Se trata del nivel más elevado desde que se publicaron las pruebas de resistencia de la banca europea, que otorgaron buena nota a España y que determinaron la relajación de este indicador tras meses en los que estuvo disparado.

Respecto a los Presupuestos de 2011 -el PSOE no cuenta con votos suficientes para su aprobación parlamentaria, por lo que tendrá que pactar con otros grupos-, el presidente prometió que cumplirán con los principios de austeridad. El Ejecutivo buscará que "se pongan en marcha cuanto antes" los diversos planes para fomentar la competitividad y el plan industrial.

La estrategia política de Zapatero se centra en solventar el paro, "el principal problema" de España. El jefe del Gobierno confía en mantener en pie los grandes pilares del Estado de bienestar. "En las últimas semanas se ha producido un proceso de estabilidad, consolidación y mayor sosiego en torno a la economía española", concretó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de agosto de 2010