Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Algunas infraestructuras paralizadas podrán salvarse del recorte del gasto

La nueva idea del Gobierno es dar "un cierto alivio a las comunidades autónomas y un empujón importante a las grandes constructoras". Para ello, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero anunció ayer en Palma de Mallorca que "en 10 o 15 días" levantará parcialmente el reciente bloqueo de grandes proyectos y obras de infraestructuras. Se retomarán construcciones que estaban en marcha y fueron suspendidas o paralizadas por el plan estatal de ajuste para reducir el déficit.

Todo apunta a que la protesta de las comunidades y las constructoras ha surtido efecto, pero solo se verificará en septiembre, al aprobarse los Presupuestos Generales del Estado del próximo año.

Los recortes anunciados a lo largo de los últimos meses -más de 6.000 millones para este año y el siguiente; y la rescisión de 32 contratos de obras públicas- están ahora un poco menos claros. Zapatero no especificó cuáles se mantienen y cuáles no. La rectificación parcial de una medida con la que el Gobierno pretendía ceñirse a los objetivos de déficit públicos presentados a la UE será posible "si la estabilidad financiera de España nos puede permitir un margen para los Presupuestos de 2011", en palabras de Zapatero.

Fuentes del Ministerio de Fomento citan la reciente mejora en la recaudación tributaria y en las condiciones de financiación de la deuda española como dos factores que permitirán una mayor alegría inversora en las infraestructuras para los próximos Presupuestos.

Lo malo es que justo después de que el presidente anunciara más gasto público, la prima de riesgo se disparó. Síntomas de que la tregua que los mercados habían concedido a la deuda española puede no ser definitiva. Y si los inversores vuelven a atacar, puede que el Gobierno se vea obligado a más recortes en el gasto público. La pescadilla que se muerde la cola.

Mientras tanto, y a la espera de que en septiembre se conozcan los Presupuestos para 2011, las carreteras serán las principales beneficiadas del anuncio de ayer, que constituye, según Zapatero, "un esfuerzo para aliviar el recorte, que fue muy severo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de agosto de 2010