Tres sectores industriales sortean la crisis

La construcción de buques y las empresas de biotecnología y electrónica son los únicos que no prevén caer este año - La Naval tiene carga de trabajo hasta 2011

Facturar, mantener el empleo, seguir exportando y, además, lucir una cartera de pedidos lustrosa parece cosa de ficción en los tiempos que corren. Esos cuatro parámetros aparecen pintados en un color rojo alarmante desde mediados del pasado año en casi todos los sectores productivos vascos. Hasta el punto de que han arrastrado a la economía a un crecimiento negativo a lo largo del último trimestre de 2008 y dentro de diez días podría confirmarse que, oficialmente, Euskadi ha entrado en recesión. En ese contexto, los tres únicos sectores que han logrado sobrevivir en números positivos y creciendo en sus principales variables son, según un informe de Confebask, la industria marítima, la electrónica y telecomunicaciones, y la industria relacionada con las biociencias.

"La Naval se ha especializado en buques con mucho equipamiento"
La electrónica y las telecomunicaciones aportan el 6% del PIB, 4.100 millones

Son las auténticas joyas de la corona en un panorama en el que las empresas de textil, confección, cuero y calzado sufren descensos de ventas de entre el 50% y el 70%; los ERE empiezan a plantearse para nueve meses y más de 200 empleados, como el de Cegasa, en Vitoria; y la actividad de los juzgados de lo mercantil es frenética, atendiendo a un creciente número de demandas de concursos de acreedores.

Los tres sectores que resisten a la crisis representan algo más del 10% del PIB vasco, aunque sólo el 4% de la población ocupada. El 90% de ese empleo es muy cualificado. Las características comunes son que invierten mucho en I+D, comercializan productos muy específicos, acometen proyectos a dos o tras años vista y están afectados por una demanda muy especializada y parcialmente apoyada por el sector público.

El responsable del departamento de estudios de Confebask, Eduardo Arechaga, atribuye su privilegiada situación a que son sectores afectados por unos ciclos "menos pronunciados, y eso les da ventaja en este momento".

BIOTECNOLOGÍAS Mantener la I+D

Si el término crecer ha sido directamente tachado de los diccionarios de coyuntura, a nadie se le ocurriría diseñar un plan de expansión para cuatro años, y menos para alcanzar un volumen de negocio que multiplique por diez en 2012 la facturación de 2008. "En Progenika tenemos un plan estratégico que tiene como objetivo facturar 200 millones en 2012", asegura un portavoz de la empresa. Una cifras muy ambiciosa si se tiene en cuenta que su facturación en 2006 fue de 6,5 millones, de 8,4 en 2007 y, a falta de la auditoría, espera llegar a 17 en 2008.

Tras instalarse con éxito en la cuna estadounidense y mundial de la investigación, en Cambridge (Massachusetts), Progenika montó en 2008 un centro en los Emiratos Árabes y prevé nuevas localizaciones. Progenika es una de las empresas punteras en el sector de las biotecnologías, que en Euskadi tiene otros importantes representantes, como el centro de investigación BTI que dirige el estomatólogo Eduardo Anitua. Para ellos no hay paro, aunque se trate de un sector poco intensivo en mano de obra.

Las biotecnologías agrupan en Euskadi a 72 empresas, que emplean a unas 1.500 personas y facturan, de momento unos 305 millones de euros, que podrían casi duplicarse para 2012. Su inversión en I+D es espectacular y en 2008 llegó al 12% de sus ventas, según datos del cluster que agrupa a la mayoría de las empresas del sector. Ése puede ser su principal problema para 2009, encontrar financiación privada para mantener tal nivelo de investigación, que es el que al fin y al cabo incide de manera determinante en su nivel de ventas. En el caso de las biotecnologías, aunque la facturación y el empleo se mantienen estables, en términos generales están subiendo tanto las exportaciones como la cartera de pedidos

INDUSTRIA NAVAL Con la cartera llena

La industria marítima crece en facturación, en exportaciones, y empleo, según el informe de Confebask. Supone el 3,4% del PIB vasco, con ventas en 2008 de 2.500 millones y 17.500 trabajadores.Quizás porque quienes hacen barcos han de ser los más preparados para no hundirse en medio de la tormenta económica, la industria naval está "de trabajo hasta las orejas". La Naval de Sestao acomete proyectos que contrató hace uno, dos y tres años, y tiene carga de trabajo para otros dos. En la misma situación están otros astilleros vascos, cuyo principal problema ahora es lograr nuevos contratos para asegurar el futuro.

"El sector marítimo es un sector dinámico y en continua evolución. Ha sabido redimensionarse y posicionarse con liderazgo en importantes nichos de mercado. Muchas de las empresas o marcas vascas son un importante referente en el mercado internacional", asegura el director gerente del Foro Marítimo vasco, Javier López de Lacalle.

La preocupación del sector en este momento es conseguir que crezca su cartera de pedidos, al menos en el subsector de astilleros. No obstante, empresas como La Naval "tienen futuro", según fuentes conocedoras de la industria marítima, "porque se han especializado en buques con mucho equipamiento, algo que no ofrecen los astilleros asiáticos, que intentan paliar ese déficit comprando astilleros en Europa".

Según un informe del cluster con fecha de enero de 2009, "en el País Vasco no se han producido cancelaciones en la cartera de pedidos de los astilleros, por lo que su carga de trabajo continúa completa hasta finales del 2010. Se están negociando nuevos contratos, pero son muy escasas las ofertas que se mueven".

El sector de la aeronáutica y el espacial, que coinciden con los tres sectores que mejor funcionan en muchos aspectos, está sin embargo muy afectado en facturación. La bajada de ventas va a acabar afectando al empleo. Las empresas, tanto tractoras como auxiliares, están sufriendo los retrasos de los principales proyectos de Airbus y Boeing. Sin embargo, mantienen una buena cartera de pedidos y de exportaciones.

ELECTRÓNICA Gracias a las renovables

El sector de la electrónica y las telecomunicaciones es el que cuantitativamente representa más en términos de facturación y de empresas, aunque el marítimo le gane en empleo. Se trata de un núcleo muy activo que agrupa a 330 sociedades, emplea a 14.500 personas y factura 4.100 millones, el 6% del PIB de 2008. El 20% de la facturación procede de las exportaciones, en muchos casos asociadas a las grandes empresas de energías renovables, como Iberdrola, Gamesa o Aernnova, aunque estas pertenezcan a otro ámbito industrial.

"Las empresas de este sector están sacándole mucho jugo a la formación específica de profesionales electrónicos en los centros de formación vascos", asegura un portavoz de Gaia, la asociación que agrupa al 90% de las firmas.

Los servicios informáticos y el software constituyen el 25% de las exportaciones a países de la UE, al sureste asiático y América central y del sur. Las principales empresas del sector creen que en 2009 van a seguir creciendo, aunque han rebajado la cifra del 3% al 2%.

Trabajadores de La Naval, en Sestao, durante la botadura de un buque.
Trabajadores de La Naval, en Sestao, durante la botadura de un buque.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción