Borau lleva el cine a la Academia

El director, escritor y guionista sustituye a Fernán-Gómez en el sillón B de la RAE - El novelista José María Merino ocupará la vacante del ensayista Claudio Guillén

Un integral hombre de cine fue elegido anoche como nuevo miembro de la Real Academia Española (RAE) en sustitución del fallecido Fernando Fernán-Gómez. Director, productor, actor, profesor y, sobre todo, guionista, el aragonés José Luis Borau (Zaragoza, 1929) llevará el cine en toda su extensión al sillón B de la institución destinada a velar por el idioma. "Todavía estoy sorprendido y pienso que ha habido un error porque creía que mis posibilidades eran muy remotas", manifestó anoche Borau por teléfono, minutos después de conocer su elección. Con aire bonachón y un enorme prestigio en su profesión, Borau confesaba que está a punto de publicar un libro con un título que, por sí mismo, avala su ingreso en la RAE: El cine en nuestro lenguaje.

"El lenguaje ha sido una obsesión para mí", declaró José Luis Borau

Más información

"Durante los últimos tres años", afirmó, "he trabajado en este libro que parte de un encargo de la Universidad de Valladolid y que, en definitiva, revela mi obsesión por el lenguaje. Este texto me servirá también como base de mi discurso de ingreso en la Academia". Realizador de películas clave del cine español que van de Furtivos (1975) a Leo (2001), Borau ha sido y es sobre todo un guionista que ha dado clases de esa especialidad durante más de tres décadas. Esa condición de guionista fue la más resaltada anoche por el director de la RAE, Víctor García de la Concha, y por el secretario del organismo, José Manuel Blecua, al dar cuenta de que Borau había sido elegido académico en la segunda votación.

El cineasta, que fue presentado por los académicos Antonio Fernández de Alba, Emilio Lledó y Antonio Mingote, competía por la vacante con el escritor Félix de Azúa, respaldado por Luis María Anson, Juan Luis Cebrián y Luis Goytisolo. El resultado de la votación reveló ayer que una mayoría de académicos se inclinó por la opción de integrar al cine en las salas de la Academia. "Con absoluto respeto por los merecimientos incuestionables de Félix de Azúa, muchos pensamos que un cineasta debía sustituir a Fernán-Gómez, un intelectual multifacético pero muy volcado hacia el cine", señaló anoche un académico. Otras voces entre el colectivo de 40 académicos opinaron que había sido un error elegir a Borau y subrayaron que la RAE debe estar integrada básicamente por escritores y filólogos. No obstante, tampoco es descartable que la candidatura de Félix de Azúa (Barcelona, 1944) vuelva a presentarse en solitario. El novelista y catedrático de Estética declinó ayer hacer declaraciones públicas.

La elección que estaba cantada era la del narrador José María Merino, propuesto por Luis Mateo Díez, Arturo Pérez-Reverte y Álvaro Pombo. Elegido en tercera votación, Merino ocupará el sillón m, vacante desde el fallecimiento del ensayista y profesor Claudio Guillén. El nuevo académico se declaró muy satisfecho de su ingreso y honrado por ocupar la plaza de un "ensayista tan brillante, completo y renacentista como Guillén". Si Borau llevará el cine a la sede de la RAE, Merino se encargará de incorporar el cuento y el microrrelato, un género literario en el que se ha volcado en los últimos años. Los dos nuevos académicos leerán sus respectivos discursos de ingreso en los próximos meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de marzo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50