Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1,6 millones dejan de fumar por ley

Los defensores de los no fumadores han presentado 700 denuncias por incumplir la norma antitabaco - Las ventas de pitillos descienden por tercer año consecutivo

La ley antitabaco española cumplió ayer dos años sin estar plenamente asentada. El Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo calcula que en los dos años de vigencia de la ley, 1,6 millones de personas han dejado de fumar. Aunque no se puede atribuir el éxito por completo a la ley, los expertos sanitarios coinciden en que el que no se pueda fumar en los lugares de trabajo ayuda, y ha convencido a muchos fumadores de que pueden dejar el hábito.

La cifra de ex fumadores todavía no se puede comprobar con la Encuesta Nacional de Salud, pero hay datos que reflejan este descenso. Las ventas de cigarrillos están bajando desde hace tres años. A noviembre de 2007 -último mes con datos-, el Comisionado para el Mercado de Tabacos había registrado unas ventas en el año de 4.119 millones de unidades, frente a 4.131 millones del año anterior. En 2005, las ventas totales fueron 4.634 millones de unidades, lo que indica que en los primeros 11 meses debieron de estar en alrededor de 4.248 millones.

Sin embargo, la oposición de algunas comunidades, manifestada en forma de falta de inspecciones y sanciones, impide que los no fumadores disfruten allí de los lugares sin humo que la norma prevé. El último ejemplo lo puso ayer el denominado Partido de los No Fumadores, una organización que en los últimos seis meses del año pasado ha puesto 700 denuncias contra otros tantos lugares donde la norma se incumple.

De ellas, 200 ya han sido admitidas a trámite. Lógicamente, se concentran en las comunidades rebeldes ante la ley antitabaco (Madrid, Castilla y León, Valenciana, La Rioja y Baleares), aunque también hay de otras.

Entre los establecimientos denunciados los hay docentes, como las facultades de Formación de Profesorado y Educación y Filosofía y Letras de la Autónoma de Madrid o el Colegio Suizo de Alcobendas (Madrid); sanitarios, como el hospital Príncipe Felipe y el Centro de Salud de la Seguridad Social La Garena, ambos en Alcalá de Henares (Madrid) o el Hospital de la Reina de Ponferrada (León), y también multitud de hoteles, hostales, cafeterías, pastelerías, bares y restaurantes.

En ninguna de las 200 denuncias que ya han sido admitidas (el primer paso antes de que haya una sentencia) ha habido ningún tipo de actuación por parte de las autoridades, denuncia el Partido de los No Fumadores.

Esta agrupación se ha convertido, con otras asociaciones como Nofumadores.org, en un vigilante del cumplimiento de la ley, sobre todo en las comunidades que, por oposición al Gobierno central, realizan menos inspecciones o han decretado reglamentos más permisivos que la propia ley. Por ello, Sanidad -que ya cuenta con una sentencia favorable contra La Rioja- las va a dejar sin la parte correspondiente de fondos para la lucha antitabaco.

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, ha manifestado que espera que Baleares -la única de las comunidades con las que mantiene un contencioso donde no gobierna el PP- cambie de postura. A diferencia de las otras, el reglamento balear respeta la ley estatal, con la excepción de que se puede vender tabaco en tiendas turísticas, una concesión del Ejecutivo que presidía Jaume Matas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de enero de 2008