_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Crecer o no crecer

De los muchos iconos que nos dejó la era victoriana -Je-kyll & Hyde, Sherlock Holmes, Drácula- Peter Pan es el que menos reinterpretaciones ha disfrutado. O sufrido. Las razones para ello tal vez tengan que ver con el férreo control del Great Ormond Street Hospital al que el padre de la criatura James Matthew Barrie (Escocia, 1860-1937) legó los derechos del volador niño perpetuo. O, quizá, porque es un personaje que -instantáneamente mítico y arquetípico, sublimando tiempos en los que se inventó la infancia tal cual la conocemos- no admite agregados.

Ahora sabemos que Peter Pan -primero pantomima de luxe y luego novela- es mucho más que simples páginas para dormir infantes y que también funcionó como credo secreto apenas codificado de Barrie en el que no queda nada por contar ni sombra por coser a los talones de una trama tan lograda como inquietante. Lo que sí ha aumentado desde su gran estreno en 1904 es la preocupación por la eterna juventud y por prolongar los ritos de la niñez. Así Ayesha, Dorian Gray y el conde transilvano serían dichosos en este presente de nenas top-models, cirugías plásticas y best sellers con niños magos leídos por padres más que dispuestos a ofrecerse como voluntarios para el próximo truco. Desde esta perspectiva, Peter Pan es, ahora, un signo de los tiempos, de estos tiempos. Por lo que -casi emancipado de sus tutores, quienes a partir de 2007 seguirán siendo propietarios del texto original, aunque ya no beneficiarios de la explotación absoluta de la marca- Peter Pan vuela sin restricciones ni horarios para irse a la cama. Ahí está una serie de hasta ahora tres exitosas precuelas firmadas por el autor de policiales Rid-ley Pearson y el humorista Dave Barry editadas por Disney Editions. Y aquí llega la laureada autora para niños y novelista histórica para adultos Geraldine McCaughrean (Londres, 1951) con la responsabilidad extra y el valor agregado de haber sido escogida -previa búsqueda planetaria iniciada en 2004- por las autoridades del hospital infantil dispuestas a ofrecer batalla a los piratas que le han robado su tesoro, la protección su pequeño dios, y los sustanciosos royalties cortesía de alguien que nunca quiso crecer pero que cotizará en alza por siempre jamás.

Más información
Peter Pan se viste de rojo

Y el asunto está en cómo juzgar un libro así. Una continuación oficial para la que McCaughrean -quien compartirá regalías con el hospital- zarpó con restricciones que irritarían a su héroe. Su novela debía ser respetuosa e incluir a los personajes originales; pero McCaughrean ha sorteado la dificultades con gracia y elegancia. En Peter Pan de rojo escarlata corre el año 1926, Peter se muestra un tanto más oscuro, Wendy es adulta y los Chicos Perdidos han crecido (pero de pronto comienzan, nostálgicos, a recordar aquel tiempo a recobrar). Lo más importante, claro, sigue pasando por el eterno duelo entre el orden castrador (Hook) y el gozo anárquico (Peter) donde se dirime el destino del País de Nunca Jamás. Hay varios aciertos pero -suele suceder en la recreación de todo clásico- se tiene la impresión de que éstos ya estaban, latentes, subliminales, en la invulnerable raíz de estas nuevas ramas. En resumen: Peter Pan de rojo escarlata es una buena y lograda segunda parte que por momentos invoca con pericia la prosa un tanto lírica y bizarra de Barrie. Otra cosa -más allá de motivos económicos- es que hiciera falta escribirla. El final, por supuesto, abre la ventana a aventuras por venir.

Barrie asentó en sus diarios la siguiente maldición: "Dios fulmine a todo aquel que escriba mi biografía". El motivo para semejante furia pudo ser el odio a los intrusos o el que a Barrie no le gustara el que las vidas -a diferencia de los cuentos de hadas- tuvieran finales inapelables y, por tanto, tristes. Aunque jugueteó con la idea de escribir una segunda parte, nada malo auguró Barrie a los que se metieran con su obra. Pero tal vez, para él ficción y no-ficción fueran partes inseparables de una buena historia, de un relato para niños que no quieren madurar y para adultos inmaduros que se resisten a una vida cada vez más pequeña. A diferencia de otro joven complejo -aquel príncipe dinamarqués interrogándose en cuanto al ser o no ser- en Peter Pan de rojo escarlata vuelve a no quedar duda alguna y lo que sobra es la certeza. Si la cuestión pasa por crecer o no crecer; entonces ya saben lo que eligió -y lo que nos sigue ordenando elegir- Peter Pan.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_