Los ecologistas esperan al futuro inquilino de la Casa Blanca

"Si Bush no da marcha atrás, el próximo presidente de EE UU sin duda lo hará", sentenció ayer el estadounidense Alden Meyer, de la organización no gubernamental Científicos Preocupados. Meyer destacó que algunos Estados de su país, como California, y numerosas ciudades han asumido ya objetivos ambiciosos de contención de emisiones de gases de efecto invernadero y que la preocupación en EE UU por los efectos del calentamiento global es cada vez más amplia. La preocupación ha aumentado especialmente este año tras los daños causados por los huracanes, y Meyer insistió en que incluso varios sectores económicos clave consideran que el Protocolo de Kioto es interesante para su negocio.

Meyer participó ayer en rueda de prensa con los principales grupos ecologistas, que mostraron su contento por el acuerdo que se podía ultimar. Las ONG resaltaban que, ante lo que calificaban de "intransigencia" de EE UU, era preferible seguir con el proceso aunque fuera sin Washington.

"El Protocolo de Kioto está vivo, y el mercado de emisiones tiene un horizonte de futuro después de 2012", dijo Jennifer Morgan, de WWF Internacional. Para Bill Hare, veterano líder de Greenpeace, "en esta semana se ha hecho un progreso histórico, el Protocolo sigue adelante". Los ecologistas felicitaron al presidente de la conferencia, Stephane Dion, y a Canadá por la habilidad en la organización de la cumbre.

No faltó el humor. A la pregunta de si un acuerdo de la cumbre podría ser denominado Mandato de Montreal, Hare contestó que, en realidad, sería el "coso" de Montreal, aunque le "gustaría que fuera un mandato".

Atasco en una línea

En estas conferencias y sus resultados las palabras tienen a menudo importancia y mucho significado, por lo que a veces las negociaciones se atascan durante horas por culpa de una línea o un verbo. Y fue precisamente el llamado Mandato de Berlín, aprobado en la primera Cumbre del Clima, en 1995, el que obligaba a los países miembros de la Convención de Cambio Climático a tener aprobado un protocolo, que luego fue el de Kioto, dos años después. Por ello, mandato es un compromiso fuerte y, a la vista de la decisión de acordar un contenido más débil barajado en el tramo final de Montreal, Hare lo calificó como "coso".

Meyer puntualizó que Montreal también sería "el error de cálculo de Bush", y enfatizó que los avances de la cumbre "no dejan atrás a EE UU, sino a la Administración de Bush". El comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, citó ayer unas palabras de Winston Churchill: "EE UU siempre hace lo correcto...después de haber probado todas las demás opciones".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS