Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ministros iberoamericanos piden un pacto para canjear deuda por educación

La Declaración de Toledo plantea crear un espacio universitario común para esta zona

Los ministros iberoamericanos de Educación solicitaron ayer a los Gobiernos un pacto para lograr el canje de la deuda externa por inversiones educativas. Esta propuesta la debatirán en octubre los jefes de Estado y de Gobierno, cuando se celebre en Salamanca la cumbre Iberomericana. En la Declaración de Toledo, aprobada ayer por los ministros reunidos en la ciudad castellanomanchega, se insistió también en la necesidad de poner en marcha ya un espacio iberoamericano de educación superior e investigación similar al emprendido por los países europeos.

Los países iberoamericanos necesitan "recursos adicionales" para restañar sus maltrechos sistemas educativos. Con ese objetivo se planteó el canje de deuda externa por inversión en educación, un proyecto que buscará sus primeras concreciones en la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en Salamanca en otoño. A ellos les piden que "promuevan acciones de sensibilización hacia otros países e instituciones para que se sumen a esta iniciativa".

Los ministros de Educación, reunidos ayer y antes de ayer en Toledo esperan que de esa cumbre surja el Pacto Iberoamericano por la Educación para promover "con equidad y justicia social" el desarrollo de la educación en estos países. A cambio, en la Declaración de Toledo, se comprometen a manejar esos recursos mediante una "administración transparente y eficiente" que se someta a un seguimiento que evalúe las metas propuestas y los resultados obtenidos.

Antes de la cumbre se reunirán en septiembre los ministros de Educación, representantes de los ministerios de Economía y Finanzas y de Asuntos Exteriores así como los organismos acreedores para seguir perfilando la reunión de jefes de Estado y de Gobierno.

En la conferencia de Toledo también se debatió la necesidad de unificar los sistemas de educación superior de estos países. Para ello se solicitó a la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) que, junto con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y el Consejo Universitario Iberoamericano (CUIB), se ponga en marcha la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento para "la necesaria transformación de la educación superior, la investigación, el desarrollo y la innovación". Algo similar al proyecto que, desde hace años se viene trabajando entre los países europeos, para facilitar el reconocimiento en todos los países de la UE de los títulos universitarios que se expidan en cada país y promover así la movilidad de estudiantes y profesores.

Se acordó, asimismo, que la OEI, los ministerios de Educación y los organismos internacionales especializados "avancen en la conformación de una red regional que promueva el intercambio de materiales multimedia de apoyo a los profesores". De esta forma se espera compartir esfuerzos y fomentar el uso eficiente de las nuevas tecnologías en los entornos educativos.

Formación docente

Aunque la declaración aprobada se detiene también en la necesaria formación continua de los docentes y en la creación de una red regional que promueva el intercambio en la zona de material multimedia, el canje de la deuda es la prioridad. La deuda obliga a muchos países a destinar "cuantiosos recursos financieros en detrimento de los presupuestos que deben dedicar a la educación", explican. Por ello se compromentieron a estudiar fórmulas que "garanticen" que el dinero canjeado tanga una orientación "prioritaria" hacia proyectos educativos. Para el seguimiento de estos asuntos se creó hace alrededor de un año el Grupo de Trabajo Iberoamericano, integrado por seis países de la región, Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador, México, España y la OEI. Este grupo ha propuesto articular el canje de la deuda mediante un acuerdo multilateral. Ayer recordaron que el Gobierno español se comprometió en mayo, en una reunión en Sevilla de las Universidades Iberoamericanas, a "intensificar la cooperación cultural, educativa, científica y social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005