Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan José del Solar, Nacional de Traducción por toda su obra

Mario Merlino, premiado por su versión de 'Auto de los condenados', de Lobo Antunes

Juan José del Solar, por toda su trayectoria como traductor al castellano de autores como Elías Canetti y Franz Kafka, y Mario Merlino, por la traducción de la obra Auto de los condenados (Siruela), del escritor portugués António Lobo Antunes, fueron galardonados ayer con los premios nacionales de 2004 a la obra de un traductor y a la mejor traducción, respectivamente, dotados con 15.025,30 euros y concedidos por el Ministerio de Cultura.

El peruano Juan José del Solar, de 56 años, es traductor del Nobel búlgaro Elías Canetti, así como de otros escritores en lengua alemana: Franz Kafka, Ingeborg Bachmann, Joseph Roth, Robert Walser, Walter Benjamin, Bertolt Brecht, Thomas Mann y Friedrich Dürrenmatt. Aunque en 1998 sufrió un infarto cerebral que le paralizó medio cuerpo, Juan José del Solar continúa trabajando, recordó ayer Hans Meinke, editor de Galaxia Gutenberg cuando esta casa inició la publicación de la obra completa de Elias Canetti.

Meinke, que este verano acompañó a Del Solar en la entrega, en Alemania, del premio de traducción de la Fundación Hermann Hesse, afirmó que el galardonado "es uno de los mejores traductores del alemán". "Es un creador" que "consigue transmitir en lengua castellana la musicalidad del texto original". Meinke explicó que, en una ocasión, Del Solar le mostró la correspondencia que éste mantuvo con Canetti en los años ochenta y en la que el premio Nobel le manifestó "toda la confianza". "Aunque Canetti no hablaba castellano, al ser de origen sefardí, sí dominaba el ladino. En una ocasión, Juan José le preguntó cuál de tres opciones prefería para resolver una duda y Canetti le respondió que la responsabilidad de escoger era del traductor".

Juan José del Solar reside en Lima, ciudad a la que regresó en 2002 desde Cataluña, donde vivió y trabajó durante dos décadas. Ha residido también en Alemania y Francia. La atracción por la lengua alemana tiene en su caso un origen musical, ya que la empezó a estudiar de adolescente para comprender el libreto de la ópera La flauta mágica, de W. A. Mozart.

Mario Merlino es el traductor de António Lobo Antunes. Además de la premiada Auto de los condenados, una obra de la primera época del escritor portugués, este traductor de origen argentino se ha encargado de verter al castellano Esplendor de Portugal, Manual de inquisidores, Exhortación a los cocodrilos y Buenas tardes a las cosas de aquí abajo, entre otras. Merlino, que es presidente de la Asociación de Traductores de Libros (Acett), aprovechó la concesión del premio para reivindicar el oficio: "El traductor es una figura invisible que hace un libro paralelo fiel a la interpretación como si se hubiera escrito por primera vez", declaró a Efe. Acerca del trabajo sobre Auto de los condenados, comentó: "Era necesario mantener la coherencia dentro del delirio literario, de la locura; y, por otro lado, seguir el ritmo con una prosa muy cuidada, con gran sentido poético. Se trata de una obra de un periodo neobarroco en Lobo Antunes, cargado de metáforas y con grandes saltos en su imaginación". Merlino también ha traducido a los brasileños Clarice Lispector y Paulo Lins.

El jurado, presidido por el director general del Libro, Rogelio Blanco, estaba compuesto por Emilio Lledó, Rosario Álvarez Blanco, Joseba Urzelai, Roser Berdagué, Gonzalo Fernández Parrilla, Diego Valverde, María Teresa Ortega, Mercedes de la Torre y Vicente Fernández González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2004