Grijelmo critica a la Academia por descuidar la defensa del idioma

El periodista publica 'La punta de la lengua'

El periodista Álex Grijelmo (Burgos, 1956), coautor del Libro de estilo de EL PAÍS, ha publicado una obra que reúne intervenciones radiofónicas y columnas periodísticas en las que reflexiona sobre el uso del español. La punta de la lengua. Críticas con humor sobre el idioma y el diccionario (Aguilar) identifica errores habituales y denuncia algunas incorporaciones recientes al Diccionario de la lengua de la Real Academia Española.

Un ejemplo es la palabra overbooking, incluida así, sin castellanizar, en la última edición del Diccionario académico. "Lo curioso", explica Grijelmo, "es que el personal de los aeropuertos prefiere la palabra sobreventa porque ha comprobado que si usa overbooking los clientes no entienden nada". El problema es que 'sobreventa' no está admitida en el Diccionario. Al parecer, lo correcto en español es decir overbooking. Se trata de un caso extremo, pero ilustra bien el carácter de las denuncias de Grijelmo.

Otro ejemplo es paddle, palabra incluida en la última edición del diccionario, la vigesimosegunda, de 2001. La federación española de ese deporte de raqueta lo escribe desde hace años adaptándolo a la fonética del español: pádel. El diccionario ha preferido la voz inglesa, aunque la incluye en cursiva.

Grijelmo considera que "se han hecho tantas críticas contra el inmovilismo de la Academia que se ha abocado a la institución a caer en lo contrario: todo se da por bueno sólo por el hecho de que se usa, cuando en realidad tampoco eso es cierto. Muchas veces son palabras que sólo utilizan los políticos y los periodistas". En la calle, las cosas funcionan de otra forma. Una de las tesis cardinales de Grijelmo es que "las clases bajas, cuando se expresan con naturalidad, hablan muchísimo mejor que las clases cultas. Estas últimas son las que están deteriorando el idioma por su complejo de inferioridad frente al inglés".

No todo son críticas. "Soy optimista en cuanto al futuro del idioma", asegura Grijelmo. "Va a ser la lengua con mayor expansión en el siglo XXI. Somos muchos y la cultura hispana tiene una gran cohesión a pesar de todas las diferencias que pueda haber. El avance del español en Estados Unidos es espectacular y está contribuyendo a superar los complejos".

Frente a la imagen de purista, Grijelmo se defiende: "Yo no estoy en contra de que entren palabras del inglés. Fútbol y líder añaden algo a nuestro idioma, pero liderar no. Ya tenemos encabezar, capitanear, presidir, dirigir, comandar, pilotar y otros términos que están dejando de usarse precisamente porque liderar se ha convertido en una palabra depredadora que arrasa con todo lo que tiene alrededor. Y no son propiamente sinónimos los términos que están desapareciendo porque cada uno tiene su matiz". Hay palabras que tienen buen marketing y otras que se conforman con la mercadotecnia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción