Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA RUTA DEL VINO

Una saga de bodegas de élite

Sierra Cantabria mantiene el sello de calidad en sus herederas Señorío de San Vicente o Viñedos de Páganos

Como en las mejores familias, a Sierra Cantabria la descendencia mantiene y hasta supera las virtudes de los progenitores. Alguna se ha marchado de casa, otras viven más o menos cerca, pero todas las bodegas herederas conservan el sello de calidad que caracteriza a aquella que comenzó a embotellar en 1957 en San Vicente de la Sonsierra. En la propia localidad riojana se encuentra Señorío de San Vicente; unos kilómetros más allá, en el término alavés de Páganos, Viñedos de Páganos; y ya en la provincia de Zamora, Vega de Toro.

Cada una de ellas elabora una rica variedad de vinos en los que prima el respeto por el producto final desde el primer momento, desde el cuidado de la viña. En una visita guiada por Miguel Eguren, uno de los hijos de Guillermo, el patriarca de Sierra Cantabria, hay que olvidarse del traje y los zapatos. Se empieza por recorrer los viñedos, descubrir las distintas variedades, los tipos de cultivo, las calidades de las tierras. Todas son diferentes, desde las que se encuentran al pie del núcleo urbano de San Vicente, hasta las que limitan con San Asensio, al otro lado del Ebro, o las que se encuentran en Álava, en los alrededores de Laguardia.

MÁS INFORMACIÓN

Entre las parcelas más interesantes se encuentra El Bosque, hectárea y media de tempranillo de 30 años de vida, una de las primeras que se plantó en Rioja en espaldera, especie de emparrado que permite una mejor ventilación del fruto. De esta finca El Bosque sale uno de los vinos gloriosos del entramado de bodegas.

El paseo por las fincas continúa en La Veguilla, a la orilla de los meandros del Ebro. Sobre una pequeña meseta con vistas únicas al castillo de San Asensio, los Eguren cultivan unas seis hectáreas alrededor de una construcción única en toda la Rioja: un guardaviñas de dos alturas, con la correspondiente chimenea para cada planta. Esta edificación de piedra, levantada sin cimientos, argamasa ni techumbre, de forma irregular, suele encontrarse en las fincas alejadas del núcleo del pueblo, y se empleaba como refugio en los tiempos en los que se iba a trabajar andando o en mulo.

La siguiente parada del recorrido es a la sombra de la muralla de Laguardia. Allí, los Eguren han construido Viñedos de Páganos, la bodega predilecta en estos instantes, que servirá de apoyo logístico a Sierra Cantabria, pero que también elaborará vinos propios. Marcos Eguren, el hermano enólogo, muestra cómo no sólo realizan selección de los racimos sino que van más allá: al desgrano uva a uva para conseguir los mejores frutos, con los que se elaboran los vinos más selectos. Estas uvas predilectas fermentan en barricas de madera de 500 litros, mientras que los racimos normales lo hacen en depósitos de acero inoxidable.

La visita concluye en la bodega de Señorío de San Vicente, en pleno centro del pueblo del que recibe nombre. Aquí reposa un vino único, el que producen las 18 hectáreas de tempranillo peludo (una variedad endémica del tempranillo) de una sola finca. Es también la casa de los Eguren que incluye un pequeño museo familiar, con los recuerdos de 133 años de dedicación a la vitivinicultura.

- Sierra Cantabria. Amorebieta, 3. San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). Visitas: previa cita en el teléfono 941 334080. Viñedo: 70 hectáreas de tempranillo, tempranillo peludo, garnacha, viura y otras. Vende vino en bodega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de octubre de 2003