Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA RUTA DEL VINO

La renovación del cosechero

Dominio de Berzal es el fruto de una bodega familiar de Baños de Ebro por saltar a los vinos de élite

Los hermanos José Luis, Juan Mari e Iñigo Berzal Troncoso responden con detalle al perfil de los impulsores de las bodegas emergentes en la Rioja alavesa. Todo ello, acompañado de una renovación que va desde la construcción de una nueva bodega hasta el diseño de un atractivo logotipo.

Efectivamente, renovarse o morir dice el tópico empresarial, y aquí, en Dominio de berzal, se cumple al milímetro. La familia lleva decenios dedicándose al cultivo de las 50 hectáreas de viñedo que tienen en Baños de Ebro; y desde 1958, los Berzal se empeñaron en la elaboración de vino al estilo tradicional y en su comercialización. Las cosas no les fueron mal, ya que en 1980 se vieron obligados a ampliar las instalaciones de aquella bodega que habían levantado en el centro del pueblo, y desde la que salían las cántaras con destino a Vizcaya y Guipúzcoa, fundamentalmente.

MÁS INFORMACIÓN

Fue en esos años ochenta cuando llegó la botella y su correspondiente etiqueta, gracias a una iniciativa institucional que buscaba tanto la dignificación de las más de 200 bodegas pequeñas y medianas de Rioja alavesa como una mejora en las condiciones sanitarias del producto. Es en 1988 cuando la familia saca al mercado la marca Mainueta, que muchos recordarán como uno de los primeros vinos de cosechero que se embotellaron.

En 1990 nace la marca Dominio de Berzal y se empieza a vislumbrar un nuevo impulso a la trayectoria de esta bodega familiar. Hay que conocer bien el ritmo vital de la Rioja alavesa para valorar en su justa medida los cambios que los Berzal iban imprimiendo a su bodega. Y es que las decisiones en Baños de Ebro, y en cualquier otra localidad de la comarca, no se toman de un día para otro, como muestra el hecho de que sean pioneros en la construcción de una nueva bodega como en la apuesta por la crianza en madera.

Buena parte de responsabilidad en esta transformación la tiene Alejandra Esnaider, la enóloga que asesora a los hermanos Berzal Troncoso. "Alejandra nos ha puesto las pilas", comenta José Luis, quien a sus 47 años reconoce que la asesora les ha abierto todo un mundo de conocimientos relacionados con el vino prácticamente olvidados o desconocidos en la Rioja alavesa.

Por ejemplo, de siempre ha sido más valorada la uva vendimiada en terrenos difíciles en cepas viejas que ofrecen una producción justa. Pero ya hace decenios que esta verdad se había arrinconado, apartada por la búsqueda del mayor rendimiento posible. Los Berzal ampliaron sus propiedades con la compra de fincas en ladera y cascajo ante la mirada atónita de más de un vecino. La enóloga insistió en las virtudes de la agricultura de siempre, combinada con un descubrimiento en la Rioja alavesa, la barrica de roble francés, que cuesta más del doble que una de americano, pero que ofrece sabores y aromas inéditos hasta ahora en Baños de Ebro.

El cambio ha merecido la pena. Ha sido una apuesta empresarial arriesgada, con una gran inversión, respaldada por las 50 hectáreas propiedad de la familia, pero Dominio de Berzal va situándose poco a poco entre los vinos de referencia y abriéndose un hueco en la exportación, sobre todo en Alemania, donde hay un interesante mercado de sibaritas.

Dirección: Término de Río Salado. Baños de Ebro (Álava). Visitas: previa llamada al teléfono 945 623368. Viñedo: 50 hectáreas de tempranillo (80%), mazuelo, garnacho y viura. Vende vino en bodega.

Dominio de Berzal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de agosto de 2003